Cuatro nuevos restaurantes que vale la pena probar en Bogotá

Salga de la monotonía gastronómica y pruebe estos cuatro restaurantes que abrieron recientemente sus puertas en la capital colombiana. Están de ataque.

La güera urbana

Calle 69a n.° 4-40
322 764 9465

“La gente que ve el restaurante no se imagina que es de comida mexicana”, comenta Santiago Jaramillo, uno de los socios. Su apuesta le hace el quite al concepto de comida tex-mex “para que los colombianos sepan que hay vida detrás de quesadillas, tacos y burritos”, añade; por eso hay platos poco conocidos como los calderetes de camarones a la diabla (un plato picante que se sirve hirviendo) o el molcajete más chingón, una combinación de bistec, pollo, chorizo, queso en cuadritos, cebolla cambray y pico de gallo servidos en un mortero mexicano que tradicionalmente se usa para moler y preparar salsas.

Jaramillo reconoce que el picante es un tema que no se considera fácil para el paladar colombiano, y aunque hay recetas inamovibles en su nivel de picante, como los calderetes, los platos se sirven con tres salsas diferentes, según el nivel de picor deseado (tomatillo, chile de árbol y chile habanero, la más picante). También cuentan con una carta fuerte en coctelería, diseñada por Camila Pérez, mixóloga del hotel Hyatt, de Cartagena. Los tragos tienen nombres de escritores mexicanos y sus obras, como el Monsiváis, elaborado con mezcal, mermelada de piña y limón. Los postres son de la chef pastelera Mila Vargas, que diseñó la carta de comida y también es socia del restaurante.

La Grande Cantina Cevichería

Calle 68a n.° 10-04
711 4015

Traer los sabores de las costas desde México hasta Colombia, esa fue la misión que se propuso este restaurante que abrió sus puertas el pasado 22 de febrero. En ese sentido, y como su nombre lo anuncia, ofrece un recorrido de opciones de ceviche mexicanos elaborados con aguachiles y jalapeños; el camino baja por la costa pacífica colombiana y aparecen alternativas de ceviches con coco y finaliza en Perú, donde resaltan por ser elaborados con leche de tigre.

Juan Camilo Ortiz, uno de los socios, explica que la presencia del chef peruano Flavio Vergara es un voto de garantía del restaurante. Además, la experiencia de Juan Manuel Restrepo como chef ejecutivo robustece la oferta. Ortiz resalta que “nos dimos cuenta de que ninguno de los restaurantes peruanos que llegaron a Colombia exploraron los conceptos más allá de la parte gastronómica; el tema del consumo de alcohol parecía estar restringido, La Grande es más aliado a la fiesta”. De esta manera, piscos, mezcales, tequilas y rones son protagonistas. Le sugerimos probar el coctel bomba biche, con base de mango y tequila, acompañante ideal del ceviche de la casa, hecho con salsa mexicana, pulpo y camarón.

Monsieur cu-cu

Calle 70 n.° 6-37
792 2473

Foto: Julián Carvajal

Desde que el chef californiano Michael de Miguel llegó a Colombia, hace siete años, ha abierto restaurantes como Gringo Cantina y La Xarcutería (que ya vendió). Su nuevo proyecto, Monsieur cu-cu, abrió hace tres meses y es, en palabras de su dueño, un “bistró francés bogotano. No se trata de fusión, utilizamos técnicas francesas con ingredientes colombianos”, aunque aclara que hay ciertos productos que inevitablemente se deben importar, como el foie gras.

Queso Paipa en las tradicionales pommes dauphinoise (papas gratinadas) y chontaduro como parte de la salsa para un morrillo son algunas de las apuestas que puede encontrar en este restaurante. La recomendación del chef pasa por pedir dos platos fuertes, entre los que destaca los agnolotti (raviolis) rellenos de hongos con espuma de queso de cabra, y los que están rellenos con salmón curado. El chef le encargó la misión de la carta de cocteles a una amiga suya y destacada bartender de San Francisco, Candice Jae, que realizó atractivas propuestas con pisco y ginebra, por ejemplo. Ofrece, además, una completa selección de vinos galos, con referencias de regiones como del valle del Loira.

Insurgentes Taco Bar

Calle 56 n.° 5-21
805 4997

El espíritu mexicano se encuentra, sutilmente, en la decoración de este restaurante. En sus murales de catrinas, sus azulejos y arquitectura no hay excesos ni estereotipos. La comida está a cargo del chef mexicano Adrián Báez y la carta se halla dividida en entradas como guacamole con totopos y nueve variedades de tacos. La carta de coctelería tiene como protagonistas a los tequilas y mezcales.

El restaurante abrió sus puertas el 4 de agosto pasado y su concepto gira en torno al típico taco mexicano, donde la idea es en probar dos o tres. “El taco es un universo infinito, nos acogemos a técnicas y grupos de ingredientes tradicionales. Algunos son guisados, asados, cocinados en el horno por varias horas y es lo que tratamos de hacer, replicar las preparaciones lo mejor posible”, explica Andrés Ortega, socio del restaurante. Recomendado el taco barbacoa de res, con pecho y costilla de res marinado en chiles y cocinado en horno durante doce horas. La gringa, una quesadilla con carne al pastor, también está bastante bien. Remate con un coctel Paloma, elaborado con Olmeca Altos Plata, de tequila blanco, jugo de toronja, sirope, soda y limón.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma