¿Cómo lograr el brownie perfecto?

Es hora de preparar en casa un exquisito brownie de chocolate con los más variados ingredientes: desde té matcha hasta tahini.

Hornear sus propios brownies puede resultar muy gratificante y mucho más cuando logra ver las expresiones de deleite de sus familiares y amigos al devorarse un plato de estos bizcochos de origen americano. No he conocido a alguien que se resista a su aroma recién salidos del horno. Pegajosos en el interior y crujientes por encima, son perfectos calientes o fríos, con café o té.

Además, se pueden convertir en el postre de la cena sirviéndolos con helado de vainilla y moras frescas o arequipe.

Un buen brownie depende, en gran parte, de utilizar ingredientes de calidad, pues como mi abuela solía decir “no puedes hacer una cartera de seda con una oreja de cerdo”. El ingrediente clave es el chocolate. En los últimos años ha habido un aumento de la producción de chocolate artesanal en Colombia. Si usted se considera un adicto al chocolate como yo, entonces vale la pena pagar unos pesos extras por comprar uno colombiano de origen y de clase mundial. El porcentaje de chocolate que emplee en sus preparaciones debe ser acorde a sus preferencias; yo prefiero utilizar chocolates más oscuros, pues le dan un sabor rico y redondo.

Elaboré estas recetas con una selección de chocolates de diferentes orígenes de Colombia. El de la sierra nevada de Santa Marta tiene un sabor definido a fruta roja que funciona bien en el brownie con queso crema. Mientras que el intenso sabor amaderado del chocolate hecho con cacao de Tumaco parece ideal cuando se mezcla tahini y halva, dulce árabe hecho de miel y ajonjolí.

Encontrar harina de buena calidad en Colombia puede ser difícil, pero hay pequeños productores, como los de Deveras en Subachoque, que siembran y elaboran su propia harina. Si quiere experimentar con otros tipos de harina, el kamut, un grano antiguo de la familia del trigo, constituye una gran alternativa al trigo cultivado industrialmente y puede ser utilizado para reemplazar la harina de trigo en todas las recetas de este mes. La mayoría de los almacenes naturales y algunos supermercados ya tienen kamut. Si usted es celíaco como yo, o simplemente quiere intentar algo diferente, entonces la quinua y la harina de arroz también funcionan. La textura será ligeramente diferente, pero seguirá siendo fabulosa.

Si es un fan de la panela, entonces puede hacer todas estas recetas con panela orgánica o utilizar cincuenta por ciento de azúcar orgánico y cincuenta por ciento de panela, lo cual produce un profundo e intenso sabor. Estos ingredientes se encuentran fácilmente en la mayoría de los supermercados. En realidad, pienso que no son solo buenos para el medioambiente y la salud, sino que también saben mejor. Si alguien conoce un buen proveedor de mantequilla orgánica, por favor escriba a la revista Diners y hágamelo saber.

Espero que disfrute cocinando estas recetas tanto como lo hice yo y comparta un pedazo de chocolate del cielo con sus seres queridos.

Brownie con té matcha (sin gluten)

La primera vez que comí chocolate con matcha fue en una casa de té japonesa en Nueva York, hace muchos años, y me encantó desde el primer mordisco. Es rico acompañarlo con una taza de té verde y compartirlo con amigos.

100 g de chocolate 70 %
100 g de mantequilla sin sal
150 g (3/4 de taza) de panela orgánica en polvo
100 g (1/2 taza) de azúcar orgánica
2 huevos orgánicos batidos
1 cucharadita de esencia de vainilla
150 g (1 1/2 tazas) de harina de almendras
100 g (1 taza) de nueces como pecanas o macadamias
Pizca de sal
1-2 cucharaditas de té matcha

Precaliente el horno a 180 °C. Engrase un molde de brownies con un poco de mantequilla y coloque un papel parafinado sobre el fondo. En una olla ponga a derretir la mantequilla con el chocolate a baño maría y mezcle. Cuando apenas esté listo, déjelo enfriar un poco.

Adicione los huevos y revuelva bien. Luego agregue la sal, la vainilla y la harina de almendras y bata hasta que todo quede bien mezclado. A continuación añada las nueces de nogal y la sal. Mezcle con cuidado y luego viértalo en el molde. Lleve al horno durante 20-25 minutos. Retírelo y déjelo enfriar dentro del molde. Cuando esté frío, corte en cuadros y saque del molde con cuidado. Para servir, espolvoree té matcha por encima.

Brownies con pretzels

Dulces, salados, pegajosos y crujientes, estos brownies son para los amantes de los pretzels.

200 g de mantequilla sin sal
200 g de chocolate
100 g (1/2 taza) de azúcar orgánico
100 g (1/2 taza) de panela orgánica molida
3 huevos orgánicos batidos
1 cucharadita de esencia de vainilla
125 g (1 taza) de harina de trigo
1/2 cucharadita de sal
1/2 taza de pretzels partidos
1/2 taza de pretzels enteros

Engrase un molde de brownies con un poco de mantequilla y coloque papel parafinado sobre el fondo. En una olla ponga a derretir la mantequilla con el chocolate en baño maría, batiendo de vez en cuando. Retire del fuego y adicione el azúcar, mezcle bien y deje enfriar un poco. A continuación agregue los huevos, poco a poco, y bata hasta que estén bien incorporados. Adicione la vainilla, la harina y mezcle con cuidado. Luego añada la sal y los pretzels partidos e incorpore con cuidado. Es importante que la masa no se encuentre muy mezclada.

Vierta la masa de brownie en el molde y finalmente coloque los pretzels enteros encima. Si quiere tener un toque más salado, puede espolvorear sal por encima. Lleve al horno por 20-25 minutos. Pasado este tiempo, retire y deje enfriar completamente antes de desmoldar. Para servir, corte en cuadros y disfrute.

Brownies con queso crema

200 g de mantequilla sin sal
200 g de chocolate
250 g (1 taza) de azúcar orgánico
3 huevos orgánicos batidos
1 cucharadita de esencia de vainilla
125 g (1 taza) de harina de kamut o de trigo
Pizca de sal
300 g (1 1/4 tazas ) de queso crema

Precaliente el horno a 180 °C. Engrase un molde de brownies con un poco de mantequilla y coloque papel parafinado sobre el fondo. En una olla ponga a derretir la mantequilla con el chocolate en baño maría, batiendo de vez en cuando. Retire del fuego y adicione el azúcar, mezcle bien y deje enfriar un poco. A continuación agregue, poco a poco, los huevos, batiendo hasta que estén bien incorporados. Añada la vainilla, la harina y la sal y mezcle con cuidado. Es importante que la masa no esté muy mezclada.

Vierta la mitad de la masa de brownie en el molde. Luego, con mucho cuidado, esparza el queso crema encima con la ayuda de una espátula. Después vierta el resto de la mezcla de brownie encima, teniendo cuidado de tapar todo el queso crema.

Lleve al horno por 20-25 minutos. Pasado este tiempo, retire y déjelo enfriar completamente antes de desmoldar. Para servir, corte en cuadros y disfrute.

Brownies de tahini y halva

Si le gustan los sabores de Oriente Medio esta receta le interesa.

El tahini no es solo para platos salados y el halva es un dulce árabe hecho de ajonjolí y miel. Además, este combo de chocolate con toques de nuez es absolutamente sublime.

240 g de mantequilla sin sal
240 g de chocolate (70 %)
4 huevos orgánicos
280 g (1 1/4 tazas) de azúcar orgánico
120 g (1 taza) de harina de quinua o de trigo
2 cucharadas de cocoa en polvo
115 g (1 3/4 tazas) de nuez nogal
Pizca de sal
95 g (1/3 de taza) de tahini
100 g de halva cortado en trozos de 2 cm

Precaliente el horno a 180 °C. Engrase un molde de brownies con un poco de mantequilla y coloque papel parafinado sobre el fondo. En una olla ponga a derretir la mantequilla con el chocolate a baño maría y mezcle. Apenas esté listo, deje enfriar un poco. Bata los huevos junto con el azúcar hasta que la mezcla tome un color claro. Agregue la mezcla de chocolate y mantequilla y mezcle bien. Adicione la harina y la cocoa y bata hasta que quede incorporado.

A continuación añada las nueces de nogal y la sal. Mezcle con cuidado y luego vierta en el molde. Coloque el tahini encima y esparza con la ayuda de una espátula o una cuchara. Luego ponga los trozos de halva encima. Lleve al horno durante 18-22 minutos. Pasado este tiempo, retire del horno y déjelo enfriar completamente antes de desmoldar. Para servir, corte en cuadros y disfrute con una taza de café.

Consejos para hacer brownies increíbles

Aunque los brownies son sencillos de hacer, a continuación unos consejos para hornearlos en casa:

• Al forrar la lata para hornear utilice más papel que el que utilizaría para una torta. El papel que sobra le permitirá levantar fácilmente el brownie de la lata, sin que se quiebre. Luego puede despegarlo cuando lo haya cortado.

• El tiempo es clave y marca la diferencia en la textura y el sabor. En algún punto, entre 18 y 25 minutos, y ni un minuto más. Si se hornea más, es la muerte de un buen brownie. Si le gusta que quede extrapegajoso, entonces menos es más, y yo los cocinaría entre 18 y 20 minutos. Mi horno produce un brownie perfecto, pegajoso, pero no demasiado derretido, con 22 minutos de preparación.

• Cuando usted quiere probar si un brownie está pegajoso, el palillo que inserte en el centro debe salir con algunas migas húmedas; si sale limpio, es porque está muy horneado.

• Para lograr unos atractivos cuadrados de brownies, unas cuantas cosas marcan la diferencia. La más importante es cortarlos sobre una tabla, nunca en el recipiente de hornear. También resulta conveniente utilizar un cuchillo con dientes. Primero miro la corteza y luego empujo hacia abajo para cortar. A fin de mantener los bordes más limpios, antes de cada cortada lavo la hoja metálica con agua tibia y la dejo ligeramente húmeda.

• Se pueden hacer brownies y dejarlos guardados. Su vida útil depende de si han sido cortados o no. Almacene los cuadrados en un recipiente hermético a temperatura ambiente; se comen mejor dentro de uno a dos días. Una lata de brownies sin cortar, cuando se almacena correctamente, se mantendrá a temperatura ambiente durante un máximo de cuatro días, claro, si puede resistir tanto tiempo a no comérselos.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi