Cuatro recetas de verdadera comida griega: el sabor del Egeo

Cuatro recetas de platos típicos servidos en las tabernas del norte de Grecia, ideales para compartir con amigos y acompañadas de un buen vino.

Acompañantes

La comida griega es en su esencia simple y basada en ingredientes frescos de calidad. Estos sencillos platos son perfectos para servir al estilo mezze (entradas compartidas) o acompañamiento de otras recetas, incluidas las de esta edición.

Remolacha con yogur griego
Para 4 personas

500 g de remolacha lavada
1 taza de yogur griego
Aceite de oliva (el necesario)
Un puñado de orégano seco
Sal y pimienta al gusto

Caliente agua en una olla a fuego alto. Cuando esté hirviendo, añada la remolacha, baje a fuego medio y cocine tapado hasta que se ablande –eso depende de su tamaño–. Retire del fuego y deje enfriar. A continuación pele las remolachas y corte en trozos grandes.

Para servir, vierta el yogur griego sobre un plato y coloque los trozos de remolacha encima. Vierta un poco de aceite y espolvoree el orégano seco. Sazone con sal y pimienta al gusto.

Horta
Me enamoré de este plato en Grecia hecho con una hoja local silvestre similar en sabor a la espinaca. Preparé la receta en Colombia con espinaca baby y acelgas, pues ambas funcionan perfectamente.

1 paquete de espinaca baby o acelgas
Aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto
Una manotada de aceitunas negras
Una manotada de aceitunas verdes

Coloque una olla con abundante agua a calentar sobre fuego alto. Cuando esté hirviendo agregue la espinaca o acelga y cocine por un minuto. Retire del fuego, cuele, y ponga las hojas en un recipiente con agua fría y hielo por unos minutos para enfriarlas y que mantengan un color verde brillante.

A continuación, cuele de nuevo y exprima bien con los manos para sacar el exceso de agua. Sirva las hojas en un plato. Sazone con sal y pimienta al gusto y vierta aceite de oliva encima. Decore con unas aceitunas y unos cascos de limón.

Papas con orégano
Esto realmente no es una receta, pero la incluí porque es deliciosa.

Papas cortadas en trozos
Aceite para freír
Sal al gusto
Un puñado de orégano seco

Caliente el aceite y cuando esté en su punto, frite las papas. Retírelas del aceite y séquelas sobre papel absorbente. Espolvoree sal al gusto y orégano seco encima y sirva inmediatamente.

Pulpo asado

Es mucho más fácil encontrar pulpo congelado que fresco, a menos que usted sea un privilegiado y viva en la costa. Muchas personas creen que el congelado resulta más fácil de cocinar, porque esto ayuda a ablandar a esta difícil “bestia”. De cualquier manera, no se sienta intimidado de cocinarlo en casa, porque realmente es sencillo.

Para 4 personas

1 pulpo congelado
1 cebolla pelada y cortada en trozos
4 dientes de ajo
2 hojas de laurel
1 cucharada de orégano
4 tallos de perejil
1 copa de vino blanco
Aceite de oliva (el necesario)
Sal y pimienta al gusto
1 puñado de orégano seco
1 manojo de perejil picado
Aceitunas verdes

Ponga el pulpo a descongelarse durante una noche en la nevera sobre una bandeja tapada. Cuando esté listo, lávelo bien con abundante agua fría. Quítele la cabeza con un cuchillo, luego tómelo desde el centro de los tentáculos y saque la boca para cortarla y desecharla.

Mientras tanto, coloque una olla grande con abundante agua con cebolla, ajo, laurel, orégano, perejil y vino. Cuando el agua esté hirviendo, añada el pulpo por 30 segundos y retire. Cuando el agua vuelva a hervir métalo de nuevo por treinta 30 segundos más y retire del agua (haciendo esto usted puede lograr que los tentáculos luzcan rizados, como todo un profesional). La tercera vez que lo introduzca baje la temperatura y cocine el pulpo por unos 40 minutos o hasta que la carne se ablande (no más de una hora porque empieza a perder su sabor). Cuando el pulpo esté blandito, bájelo del fuego y retírelo del agua. Deje enfriar un poco. Se puede asar el pulpo entero o cortado en trozos.

A continuación caliente una sartén o una parrilla a fuego alto con un poco de aceite de oliva. Unte el pulpo con aceite de oliva y sazone con sal y pimienta al gusto. Cocine por unos minutos hasta que la carne esté dorada.

Para servir, vierta más aceite de oliva encima y luego espolvoree con orégano y perejil picado. Sirva con unas aceitunas verdes y acompañe con unas tajadas de pan tostado.

Croquetas de calabacín con queso feta

Para 4 personas

1 cucharada de aceite de oliva
1 cebolla pelada y finamente picada
3 calabacines medianos, lavados y rallados
3 huevos batidos
6 cucharadas de harina de trigo
1/4 de taza de queso feta picado en cubitos
3 cucharadas de hierbabuena picada
3 cucharadas de eneldo picado
Sal y pimienta al gusto
Aceite vegetal (el necesario)

Caliente una cucharada de aceite de oliva en una sartén. Añada la cebolla y sofríala; cuando esté transparente, agregue el calabacín y saltee entre 3 y 5 minutos. Retire las verduras de la sartén y déjelas enfriar. Aparte, en un recipiente mezcle los huevos con la harina de trigo. Adicione el queso picado, la hierbabuena, el eneldo, la cebolla y el calabacín salteado. Agregue sal y pimienta al gusto y revuelva bien.

En una sartén mediana ponga a calentar un poco de aceite vegetal a fuego medio. Con una cuchara grande vierta una cucharada de la mezcla sobre el aceite caliente. Puede cocinar varias croquetas al mismo tiempo dependiendo del tamaño de la sartén. Cuando las croquetas estén listas de un lado, voltéelas y termínelas de cocinar hasta que se doren. Retire de la sartén y déjelas reposar sobre papel absorbente. Siga trabajando por tandas hasta acabar con la mezcla. Puede servirlas calientes o frías y acompañarlas con tatziki.

Tatziki
1/2 pepino europeo pelado, sin semillas y rallado
1 cucharada de sal
1 taza de yogur griego o yogur sin dulce
1 manojo grande de hojas de hierbabuena finamente picadas

Coloque el pepino rallado en un colador con la sal y deje reposar por 20 minutos para quitar un poco de su agua. Luego lávelo y seque bien con papel absorbente. Después mezcle todos los ingredientes en un recipiente hondo.

Mejillones con salsa de tomate

Si usted está buscando un plato de mar sostenible, los mejillones constituyen una gran opción, porque son uno de los más ambientalmente amigables en el mercado.

Como con cualquier crustáceo, es importante utilizar el más fresco que haya o comprar uno congelado de buena calidad y de un proveedor confiable. Si usted usa mejillones frescos, debe lavarlos muy bien y desechar cualquiera que se le haya roto o permanezca cerrado cuando los haya golpeado suavemente en la superficie de la mesa de cocina.

Si usted utiliza mejillones congelados, cocínelos directamente así, no es necesario descongelarlos. En ambos casos, después de cocerlos deseche cualquier mejillón que no se haya abierto.

Para 4 personas

2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla pelada y picada finamente
4 dientes de ajo pelados y machucados
1 pimentón rojo sin semillas, picado finamente
1 tomate chonto pelado, picado finamente
Una pizca de chile seco
1 copa de vino blanco
1 kg de mejillones limpios
1 taza de tomates cherry partidos en la mitad
1 cucharadita de orégano
1 manojo de perejil liso picado
Sal y pimienta al gusto

Coloque una olla con el aceite de oliva a fuego medio. Añada la cebolla y sofríala; cuando esté transparente, agregue el ajo y saltee por 30 segundos. Adicione el pimentón, el tomate chonto y el chile seco y siga salteando por 3-5 minutos más. Vierta el vino, suba la temperatura y cocine por 1 minuto. Luego añada los mejillones, los tomates cherry y el orégano; baje la temperatura, tape la olla y cocine entre 4 y 5 minutos. Si está usando mejillones congelados, se pueden necesitar unos minutos más.

Retire del fuego, destape y bote los mejillones que no hayan abierto. Sazone con sal y pimienta al gusto y al final espolvoree con el perejil picado. Sirva con tajadas de pan y, si quiere, una ensalada verde.

Lista de Compras

Pulpo y mejillones
Pacific seafood – mercado de mar
Domicilios:
Tel. 437 8840
www.pacific.com.co

Queso feta
Le petit Alsace
Guasca
Domicilios:
Tels. 301 397 2020
o 317 486 8350

Orégano seco
El jardín de Ana
Tel. 312 448 1045

Articulos Relacionados

  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi
  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero