¿El café frío es mejor que el caliente?

Diners conversó con dos baristas para desmentir o confirmar este mito. Vea aquí lo que nos contaron.

Capuccino, mocha, expresso, macchiatto o frappé, en todas sus presentaciones el café nos cautiva por su aroma y su sabor. Es el compañero ideal para todos los momentos del día, en las mañanas, después del almuerzo o en las noches, esta bebida nos proporciona energía y mejora nuestro estado de ánimo.

Aunque el café generalmente se toma caliente, muchos desconocen que una taza de café frío es mucho más saludable. En una temperatura baja tiende a ser menos ácido, por lo que mantiene el esmalte natural de los dientes y mejora el funcionamiento del sistema digestivo. Según un estudio de la Universidad de Birmingham (Gran Bretaña) beber café frío en cantidades moderadas proporciona cualidades hidratantes similares a las del agua.

Andrés Toledo, profesor y barista de la escuela Arte y Pasión Café de Bogotá, afirma que todo parte del proceso de tostado del café, porque entre más caliente esté menos cafeína tendrá. “Si la bebida se consume fría tendrá mayor efecto en nuestro organismo, porque las propiedades se van a mantener intactas y la esencia del grano no se deteriorará tanto”.

Según Toledo, el café filtrado, negro y frío tiene mayor poder de activarnos en los momentos de somnolencia y tristeza. Además, asegura que se trata de un antioxidante (retarda el envejecimiento) y de una buena opción para eliminar las toxinas del cuerpo.

El barista recomienda no agregar azúcar al café y tomarlo en una temperatura templada (75º), que no sobrepase el punto de ebullición. “El café perfecto varía según los gustos personales, por mi trabajo llego a tomar hasta diez tazas al día, aunque las personas en general no deben sobrepasar las cuatro”.

Por otro lado Mauricio Romero, Campeón Nacional de Baristas 2016, señala que al disminuir la temperatura del café las notas dulces y ácidas se realzan. “Lo que sucede con el café frío es que tiene mayor nivel de concentración, y al tostar los granos se queman los nutrientes de la materia prima”.

En Café 18, Romero fabrica nuevas preparaciones para el consumidor, que le ofrecen experiencias sensoriales innovadoras. “En el pub piden mucho el ‘cold brew’, una bebida de extracción lenta, que se prepara con cubos de hielo y un proceso de destilación por goteo. De allí resulta un café con mayor potencia por el tiempo de contacto entre el agua y el grano”.

De acuerdo con Romero, esta bebida fría equivale a un energizante natural, que funciona como diurético, previene el alzheimer, el parkinson y mejora el sistema circulatorio. “Para los estudiantes es una buena alternativa porque facilita la concentración y les permite retener mejor la información”.

Articulos Relacionados

  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí
  • Estreno mundial de la ópera El último día de Francisco Pizarro
  • Seis datos que probablemente no sabía del Teatro Colón para celebrar sus 125 años
  • “A la mar”, disco recomendado