Cuatro recetas de pasabocas mediterráneos por Harry Sasson

El chef Harry Sasson viajó por todo el mundo buscando los mejores sabores de cada país para llevarlos a su mesa.

Higos frescos con queso de cabra y prosciutto (Italia)

Para 4 personas como entrada

-10 a 12 higos frescos cortados por la mitad
-120 a 150 gramos de queso de cabra fresco
-200 gramos de prosciutto cortado en tajadas finas
-Jugo de 1 naranja
-2 cucharadas de miel de abejas

En la parte plana de cada mitad de higo disponga cuidadosamente una cucharadita de queso de cabra, envuelva con una o dos tajadas de prosciutto y asegure con un palillo de madera. Caliente los higos brevemente sobre una parrilla o en el horno en broil, para que el prosciutto se cocine un poco.
Aparte, mezcle el jugo de naranja y la miel, y reduzca al fuego hasta que espese un poco. Para servir, bañe los higos con el glaseado de naranja y miel.

queso Saganaki (Grecia)

Para 2 personas

-1 Trozo de queso kasseri, haloumi, campesino, o costeño de 220 gramos
-Media cucharada de harina
-1 Cucharada de aceite de oliva
-Cascos de limón

Espolvoree el queso con la harina, retire el exceso y dore por lado y lado en una sartén muy caliente con el aceite de oliva. Si lo desea, en la mesa puede bañarlo con ouzo.

Sirva con un chorro de buen aceite de oliva y un casco de limón.

berenjenas_fritas_460x620 Berenjenas fritas con miel (España)

Para 2 personas

-4 Berenjenas frescas cortadas en tajadas muy delgadas
-Harina
-Aceite para freír
-Miel
-Sal al gusto

Pase las tajadas de berenjena por harina y luego fríalas en aceite hondo a temperatura media alta hasta que doren y estén crujientes. Retire del aceite, deje escurrir sobre el papel de cocina y sazone con sal. Al servir, vierta encima un chorro de miel.

“Este célebre platillo describe el perfecto cruce entre la cocina de los moros que pasaron por tierras andaluzas y la tradición española. Es típico de Córdoba, pero me he dado gusto encontrándolo por toda Andalucía”.

pan Pan marroquí (Marruecos)

Para 4 personas

-300 gramos de harina de trigo
-200 gramos de semolina
-15 a 20 gramos de levadura fresca
-400 mililitros de agua tibia
-2 cucharaditas de sal
-Ajonjolí

Mezcle la harina con la semolina en un recipiente. Haga un agujero en el centro y agregue la levadura fresca con un poco del agua tibia. Con los dedos disuelva la levadura en el agua y empiece a incorporar la harina. Agregue más agua, poco a poco, mezclando con la mano hasta conseguir una masa uniforme.

Amase vigorosamente hasta formar una bola, y vaya untándola con agua cuando lo requiera, hasta que la absorba por completo. Finalmente, disuelva la sal en un cuarto de taza de agua y agréguela a la masa. Con las manos húmedas corte la masa en dos, forme unas bolas y enharínelas con semolina.

Luego ponga las bolas sobre un paño limpio cubierto de harina y aplánelas dando golpecitos con la mano hasta que alcancen un centímetro de grosor. Cubra con otro paño limpio y deje reposar durante 20 minutos. Al cabo de este tiempo pinche las bolas de masa con un tenedor, póngalas en una lata, espolvoree con ajonjolí y llévelas al horno precalentado a 400 °F (200 °C) durante 18 o 20 minutos.

“Saliendo de una pequeña aldea en el palmeral de Marrakech pedí al conductor que se detuviera frente a una niña que vendía al lado de la carretera pan recién horneado aprovechando un nicho tallado en la piedra. En uno de mis recuerdos más lindos de Marruecos”.

banner

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi