¿Quién puede hacer un Negroni perfecto?

Luego de una rigurosa selección, el próximo 6 de septiembre se elegirá entre nueve bartenders de la capital colombiana la mejor reinterpretación de este clásico coctel.

ruta del negroni

La leyenda dice que en los años veinte el conde italiano Camilo Negroni siempre iba a su bar de confianza, en Florencia, y pedía un coctel americano, hecho a base de vermut, Campari y soda. Sin embargo, luego de viajar a Londres, el conde le pidió al bartender que en vez de soda le agregara ginebra al trago. Así se creó el negroni, un clásico de la coctelería cuya mejor versión se encuentra escondida en alguna barra o restaurante de Suramérica. Una razón de peso por la cual el Gruppo Campari se propuso encontrarla. La ruta comenzó en Argentina, luego fue a Chile, Perú, y finaliza el próximo 6 de septiembre en el restaurante Red Room, de Bogotá.

No fue sencillo encontrar a los finalistas colombianos. El equipo de Campari visitó de incógnito cerca de cincuenta establecimientos de la capital del país y llegó a la cuidadosa selección de nueve bartenders que preparan un negroni de lujo. Ellos son: Ronald Schneider (barra Ocho y cuarto), Hernán Briceño (Red Room), Gonzalo Marín (The 86), Jeison Caro (Küru), Adrian Patricio Madio (Juana la Loca), Fabián Pulido (El Enano), Juan Camilo Martínez (Ugly American), Joshua Guerrero (Versión Original) y Ricardo Torres (Huerta Bar).

La misión de hallar la reinterpretación más interesante de este coctel está a cargo de un jurado de primer nivel, conformado por Gina Galvis, gerente de marca de Campari; José Arango, sommelier y escritor especializado en vinos y destilados, y dos de los mejores bartenders de Argentina: Sebastián García y Matías Merlo, ambos embajadores de la marca, amigos inseparables y verdaderos rockstars de la coctelería en Latinoamérica.

García, quien diseñó la carta del bar Singapur de Buenos Aires y fue elegido dos veces consecutivas como mejor bartender del país, asegura que “es un coctel perfecto. La base del gin le da la potencia al aroma y fortalece el sabor. Luego viene el Campari, que le da el corazón al coctel, gracias a su toque amargo, producto de hierbas y especias. Y, finalmente, con el vermut, la parte dulce y especial, se logra el complemento justo”.

Por su lado, Merlo, propietario de Rico Tiki Bar y RT en Mar del Plata –este último reconocido por ser uno de los bares de autor con propuestas interactivas en donde el cliente termina de preparar el coctel–, considera que el negroni “es muy versátil, se puede acomodar a cualquier situación: para antes de cenar, como sobremesa o en la tarde con una buena cantidad de hielo. Esa es la gran ventaja que tiene sobre los otros cocteles, se adapta a todos los momentos”.

Sin embargo, la misión no es sencilla. “Al ser tan tradicional y equilibrado, es muy difícil lograr una versión que mantenga la simpleza. Lo llevo al plano musical y es como hacer el cover de un tema clásico, intenta hacer uno de Satisfaction de los Rolling Stones a ver si lo logras. Tiene que ser realmente bueno para que no caiga en el desastre, con el negroni pasa lo mismo”, explica Merlo.

El ganador de esta ruta viajará a Argentina como invitado especial a las mejores barras de la capital austral.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma