Los mejores vinos australianos y neozelandeses

La expresión popular Down Under, utilizada para referirse a los países de “allá abajo”, cubre territorios pertenecientes a los confines del hemisferio sur, como Australia y Nueva Zelandia, los más recientemente incorporados a la cultura vitivinícola del mundo.

privilegio hugo (1)

Cuando decimos “recientemente” nos referimos a un período transcurrido entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, esto es, unos 300 años después de que la vid hubiera llegado a América. Sin embargo, tanto Australia como Nueva Zelandia ya ocupan un lugar de honor en el estrado de los vinos más innovadores y sorprendentes de los cinco continentes.

AUSTRALIA
El tránsito de los exploradores marinos europeos hacia el Oriente permitió plantar en 1652 y justo en Ciudad del Cabo (hoy Sudáfrica), los primeros viñedos en esa zona del mundo. Un siglo y medio después, alrededor de 1791, se llevaron desde allí los primeros esquejes a Australia, que se plantaron inicialmente en Sídney.

Con el correr de los años, la viticultura se extendió hacia Nueva Gales del Sur, Tasmania, Australia Occidental, Victoria y, finalmente, Australia del Sur. Aunque las primeras bodegas se dedicaron a la elaboración de vinos tintos fortificados, tipo Oporto, en los siglos XX y XXI incorporaron productos más frescos y frutados, estilo que se ha convertido en el sello de identidad australiano. Inicialmente, la propuesta se acogió de manera masiva en Inglaterra, pero luego se amplió al resto del mundo.

Para los seguidores de Australia, la destreza gira alrededor de variedades como Shiraz, Cabernet Sauvignon, Chardonnay y Riesling. Pero sus bodegas exploran muchas otros cepajes. Todas, sin excepción, muestran el estilo inconfundible del lugar donde provienen. Estilo Down Under, en toda su extensión.

NUEVA ZELANDIA
Las islas Norte y Sur de Nueva Zelandia son las nuevas estrellas de la vitivinicultura del Nuevo Mundo. Su discurrir en la elaboración de vinos es más reciente. Data de 1819, cuando Samuel Marsden, un religioso inglés, plantó las primeras parras.
En un territorio donde la cría de ganado sigue siendo la principal actividad económica, la vitivinicultura no ha sido una empresa fácil. Problemas de tipo climático, económico y político, sumados a la intolerancia religiosa hacia el alcohol, frenaron su desarrollo. Para todos los efectos profesionales y tecnológicos, Nueva Zelandia depende de Australia.

Las islas se poblaron inicialmente con inmigrantes ingleses de clase trabajadora, quienes preferían la cerveza. En parte por ello, el Estado impuso durante décadas severas restricciones a la venta de vinos. Pero gradualmente se hizo evidente que vastas zonas neozelandesas eran ideales para la producción de Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Chardonnay y Riesling.
Hoy, estas cuatro variedades, gracias al clima y a la ubicación geográfica del territorio, han permitido obtener vinos de clase mundial, equiparables a los europeos.
Son vinos cargados de frescura y de gran carácter aromático y gustativo. Sin embargo, los bajos volúmenes limitan su presencia en mercados como el nuestro.
De todas formas, las muestras aquí reseñadas son testimonio de lo lejos que han llegado Australia y Nueva Zelandia en el exigente mundo vitivinícola

JACKSON ESTATE STICH

Jackdon Estate Wines / 2013/ Región: Marlborough, isla Sur, Nueva Zelandia / Variedad: Sauvignon Blanc / $87.000 / Disponible en The Wine Store, Bogotá. Tel. (1) 610 4240

A la variedad Sauvignon Blanc le gustan los climas frescos y cercanos al mar. Es allí donde adquiere sus delicadas sugerencias herbáceas y frutales. Este Jackson Estate presenta un notorio carácter cítrico y mineral, con un marcado toque de frescura. Resulta ideal para acompañar pescados de carne blanca y suave.

PENFOLDS BIN 128

Penfolds / 2013 / Región: Coonawarra, Australia del Sur / Variedad: Shiraz / Añejamiento: 12 meses (25 % en barricas de roble francés nuevas; 40 % en barricas de un año, y 35 % en barricas de dos años) / $160.000 / Importa: Marpico S. A. / Tel. (1) 623 5566

Este vino salió al mercado en 1962 y desde entonces se mantiene como un estandarte de la vitivinicultura australiana de calidad. Pasa 12 meses en barricas de roble francés. En nariz sugiere aromas a pimienta blanca, menta, arándanos y moras. En boca se manifiesta fresco, sedoso y elegante. Ideal para carnes a la brasa y aves de caza.

VALLI GIBBSTON VINEYARDS

Valli Vineyards Limited / 2013 / Región: Central de Otago, isla Sur, Nueva Zelandia / Variedad: Pinot Noir / Añejamiento: 34 % en barricas nuevas, 33 % en barricas de primer uso y 33 % en barricas de segundo uso / $154.000 / Disponible en The Wine Store, Bogotá. Tel. (1) 610 4240

Este vino ha sido elaborado con pasión y cuidado por el enólogo neozelandés Grant Taylor, un verdadero genio de los Pinot Noir de Central Otago. Es fresco, con sugerencias a frutos rojos, tierra húmeda y caramelo, y dueño de gran sensualidad en nariz y boca. Larga capacidad de guarda. Perfecto con magret de pato o con salmón o atún a la parrilla.

FRAMINGHAM CLASSIC
Framingham Wines / 2013 / Región: Marlborough, isla Sur, Nueva Zelandia / Variedad: Riesling / $99.000 / Importa: Club de Vinos de Wine & Co, Bogotá. / Tel. (1) 254 1001

La variedad Riesling es el estandarte de Alemania. Muchos dudan que sea posible igualarla fuera de su territorio. Este Framingham Classic constituye una excepción: es elegante y sensual, ligeramente abocado, con recuerdos cítricos y frutados, y una jugosa acidez en boca. Se elabora con uvas orgánicas. Perfecto con comida asiática.

Articulos Relacionados

  • La nueva colección de Carolina Herrera: Crucero 2018
  • Galería: Vea las 10 especies marinas no conocidas por el mundo
  • ¿Ya conoce el Ken millennial?
  • Detrás de la portada: Samy Bessudo