Las etiquetas en las botellas de vino ahora son también obras de arte

El mundo de las etiquetas de vino tiene su propio significado: reflejan estéticamente el estilo de su creador.

Hay un momento en el que reconocemos la estrecha relación entre arte y vino. Ese momento surge cuando, más allá de saber que estamos ante un jugo fermentado de uva, percibimos varias cosas. Por ejemplo, aromas y sabores desde frutales hasta especiados; equilibrios sutiles entre acidez, dulzor y amargor; texturas cremosas o sedosas en el paladar, que hacen más placentera la experiencia; colores tenues o intensos que cambian con el tiempo; en fin, emociones que nunca antes habíamos detectado en una bebida alcohólica y que, al instante, se tornan tanto efímeras como atemporales. O sea, algo parecido a lo que evoca en nosotros una obra creativa.

Igual que el artista con su lienzo, su pincel y su paleta, el creador de vinos se vale de una variada gama de conocimientos químicos y técnicas ancestrales, para crear en nosotros algo fuera de lo común; algo hechizante que puede atraparnos y hacernos pensar que hemos descubierto secretos que se guardarán en los resquicios de nuestra memoria.

En 1924, y consciente de las asociaciones producidas en nosotros por una gota de vino, el barón Philippe Rothschild revolucionó el mundo de la antigua bebida con un detalle exterior pegado sobre el costado de la botella. Era una etiqueta encomendada al artista gráfico francés Jean Carlu, famoso por sus inmortales afiches de corte político. Conocedor de las debilidades artísticas del barón, Carlu plasmó una creación cubista para asociar de manera clara y contundente el vino de la célebre bodega bordelesa con el movimiento artístico del momento.

El mundo de las etiquetas de vino adquirió a partir de aquel año un nuevo significado, dado que reflejaban estéticamente el estilo de su creador. Lo cierto era que, hasta entonces, la antigua bebida se vendía en barriles, y luego su contenido se envasaba en botellas desnudas para facilitar su transporte y uso.

En 1945 Rothschild nuevamente volvió a recurrir al arte para celebrar el fin de la segunda conflagración mundial al pedirle al artista Philippe Jullian una etiqueta para conmemorar la victoria aliada contra los fascistas y, lo más importante, la liberación de Francia.

A partir de ese momento, cada cosecha del Château Mouton Rothschild ha reservado su etiqueta a un genio del arte. Por ahí han desfilado figuras como Marc Chagall, Wassily Kandinsky, Rufino Tamayo, Pablo Picasso, Joan Miró, Salvador Dalí, Matta, Henry Moore, Andy Warhol, Keith Hering, Francis Bacon y Lucian Freud, entre otros.

Tras la muerte del barón, en 1988, su hija, la baronesa Philippine de Rothschild, continuó con la tradición para conservar esa estrecha relación entre arte y vino. Aunque la baronesa murió en 2013, se espera que sus herederos mantengan abierto ese mismo camino.

Con motivo de esta edición especial de arte, he seleccionado vinos cuyas etiquetas han estado en manos de grandes artistas o cuyas bodegas pertenecen a reconocidos coleccionistas de arte, para quienes el vino es otra expresión de sus gustos y preferencias.

CHÂTEAU MOUTON ROTHSCHILD
País de origen: Francia / Variedades: Cabernet Sauvignon, 81 %; Cabernet Franc, 10 %; Merlot, 9 %/ Distrito: Pauillac/ Zona: Burdeos / Tipo: tinto / $1.800.000/ Wine Store / Tel.: (1) 610 4240

Francis Bacon fue un pintor nacido en Irlanda y residenciado en Inglaterra. En los años ochenta fue considerado uno de los artistas más destacados del siglo XX. El clima predominante durante la cosecha de 1990 fue ideal. Tanto en nariz como en boca, el vino presenta agradables sensaciones evolutivas, con un impresionante final.

MONTES FOLLY
VIÑA MONTES
Variedadades: Syrah / 2005 / País de origen: Chile / Provincia: Colchagua/ Zona: Apalta/ Tipo: tinto/ $373.000/ Doble Vía Vinos Nobles / Tel.: (1) 744 7042

Ralph Steadman, destacado dibujante inglés, cayó doblegado ante los vinos de Viña Montes y viajó a Chile para visitar la bodega. De allí salió, feliz y alegre, con el compromiso de diseñar la etiqueta de este Montes Folly, que su enólogo, Aurelio Montes, concibió para rendirle tributo al Syrah. Es un vino denso, cremoso y elegante.

M DE MURUA
BODEGAS MASAVEU
Variedades: Tempranillo, 92 %, y Graciano, 8 % / País: España / Zona: Rioja/ Tipo: tinto / $120.000 / Vinos del Río / Tel.: (1) 530 5342

Más de 1.500 obras de arte, que recogen ocho siglos de talentosa creación española e internacional, componen esta colección privada de la familia Masaveu, de Asturias, dueña, también, de las bodegas del mismo nombre. Este clásico y profundo riojano no supera las 6.000 botellas, todas hechas de manera artesanal.

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?