Cinco alimentos que no deben faltar en la dieta de un deportista

La comida juega un papel importante a la hora de tonificar, adelgazar y tener un excelente estado físico. Vea el listado aquí.

Entrar al gimnasio y ver todas esas máquinas esperando por unas series para tonificar glúteos y abdomen. Empezar con una sesión de cardio en la elíptica; luego un ejercicio de levantamiento de mancuernas y si el cuerpo da para más, terminar con unas sentadillas.

Esta puede ser una rutina adecuada para la semana. Sin embargo, hay momentos en que el cuerpo no puede completar una serie, o que sus manos sueltan las pesas por inercia. La reacción se debe a la falta de proteínas antes, durante y después del ejercicio.

Si realmente quiere llevar su cuerpo al límite y poder hacer todas las series de pesas y flexiones que desea es importante que siga una dieta para que la mente y todos los músculos respondan conforme a la exigencia.

Tenga en cuenta que consumir proteínas ‘porque si’ no es lo más saludable para el cuerpo. De hecho existe un alimento en especial para cada tipo de entrenamiento que le puede ayudar a obtener resultados mucho más rápidos y más duraderos.

Unos incrementan su fuerza para a la hora de levantar pesas; otro le quita la fatiga después del cardio; otro es imprescindible para después de hacer ejercicio y otro es vital para mantener la figura que con tanto esfuerzo logró en el gimnasio.

A continuación vea los cinco alimentos que no pueden faltar en la dieta de un deportista:

Huevos

 

Crudos, en tortilla, con cebolla y tomate, revueltos o como los quiera comer son importantes para alimentar a los músculos después de una rutina de gimnasio. De hecho las personas consagradas al fisiculturismo los consumen crudos, pero a ciencia cierta no hay evidencias que sea más efectivo en esta presentación.

Lo que sí es verdad es que pese a que los huevos no aporten cantidades significativas de energía, son esenciales para la revitalización y conservación de los músculos, en especial, cuando termina su rutina.

Miel y fruta deshidratada

 

Ambos alimentos son perfectos a la hora de empezar una rutina de cardio por las mañanas. Gracias a su alto contenido calórico, la miel y las frutas deshidratadas se convierten en un alimento que potencia la energía del cuerpo a corto plazo, que es ideal para una rutina de 30 minutos en caminadora.

Estos alimentos elevan el índice glucémico en la sangre por lo que es importante consumirlos antes de empezar una rutina y no después ya que pueden elevar su nivel de glucosa en la sangre.

Patilla

 

Esta fruta es perfecta para después de la rutina de cardio. Por un lado, la patilla es sirve para hidratar el cuerpo y a su vez quitar la fatiga después de 30 o 40 minutos en la elíptica o en la cinta para correr.

La fatiga en el gimnasio es producto de la mala hidratación, lo que conlleva a la dificultad para concentrarse en los otros ejercicios de tonificación e incluso pérdida de memoria o mareo.

Carnes blancas

 

Si ya llegó a un punto en el que está satisfecho con su cuerpo y quiere mantenerlo así. Lo que se recomienda es sustituir el consumo de carnes rojas por carnes blancas, incluyendo pescados.

Este tipo de alimento es perfecto para controlar el contenido de grasas que entra al cuerpo con respecto al alto contenido de proteínas que ayuda a la recuperación de la masa muscular.

Puede ser desde pollo, pavo y conejo, hasta corvina, bacalao y mero.

Leche deslactosada

 

Si su mayor preocupación es controlar el peso y la figura que con tanto sacrificio obtuvo en el gimnasio lo mejor es que cambie todos los productos de leche entera por leche deslactosada.

A parte de ser una fuente indispensable de vitamina D, que ayuda el funcionamiento óseo y muscular, también evita el consumo de grasas y lactosa, que en otras palabras, es un compuesto de azúcar difíciles de digerir en el organismo.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi