¿Qué es la comida astringente?

La controversial dieta astringente toma cada vez más fuerza para limpiar el organismo, pero ¿cuándo es bueno hacer una dieta de este tipo?

En Navidad se hizo la promesa de bajar algunos kilos por medio de una dieta, a principios de 2017 se hizo lo posible por comer saludable, pero en marzo más de uno ya perdió la batalla y volvió a las comidas a deshoras y la comida chatarra. Si quiere una segunda oportunidad le recomendamos una dieta astringente, que significa una dieta antiinflamatoria.

Esta dieta fue diseñada originalmente para cuidar enfermedades estomacales como diarrea y gastritis, pues regenera la flora intestinal y le da un descanso al sistema digestivo con alimentos que requieren muy poca energía para procesarse.

Sin embargo, con el paso del tiempo la dieta ha sido adquirida por nutricionistas y health coaches para que las personas que quieren llegar a un estado físico saludable lo hagan pensando primero en la salud de su estómago.

La idea de esta dieta es consumir alimentos que sean más agua que fibra, lo que hace que el sistema digestivo trabaje sin tanto esfuerzo y se concentre en restaurar los jugos gástricos. Cualquier persona puede someterse a esta dieta, excepto si sufre de estreñimiento, como el caso de Carla Eliana Ferretti, una joven que falleció en Argentina a los dos días de recetada la dieta.

Este método no le garantiza que baje de peso, ni que moldee su figura, lo que hará es restaurar su flora intestinal, mejorar el funcionamiento de sus intestinos y limpiar el estómago de virus y bacterias que generan hinchazón y diarreas.

Las nuevas dietas diseñadas para limpiar su organismo buscan que las personas adquieran un estilo de vida saludable, sin que esto los lleve a sacrificar sus gustos y su bolsillo.

Desayuno

Para comenzar una dieta astringente le recomendamos empezar con un cambio gradual de alimentos al desayuno. Por ejemplo reemplace los lácteos, panes integrales y frutos secos, por yogur natural, panes blancos y manzanas. Estos alimentos le aportan más energía y le ayudarán a regular el funcionamiento del sistema digestivo.

Luego de una semana puede agregar infusiones de té, tiras de zanahorias y jamones cocidos. Esta dieta le ayudará a mantener hidratado su cuerpo y darle un respiro a su sistema sin tener que omitir ninguna comida del día.

Almuerzo

Si se siente preparado puede cambiar algunos alimentos del almuerzo sin hacer grandes sacrificios. Por ejemplo, en vez de pedir carnes rojas y grasosas, puede optar por una pechuga a la plancha o un pescado blanco; cambie la ensalada de repollo por un puré de papa, esto con el fin de evitar las bacterias y microorganismos que se encuentran en el repollo y la lechuga. Los fritos lo puede cambiar por un plátano asado.

Esta dieta crea una barrera protectora en el sistema digestivo que evita el desarrollo y la proliferación de infecciones y bacterias.

Cena

Si le gusta la dieta y se siente bien con ella, pruebe estos cambios a la cena. En vez de comer grandes cantidades de alimentos, procure comer algo pequeño pero que satisfaga su apetito. Por ejemplo, reemplace el arroz, los guisados y las sopas por pasta, pan blanco y aceite de oliva. Si lo prefiere también puede probar con un huevo hervido, caldo de pollo o una porción de ternera o pavo.

‘Snacks’

Los ‘snacks’ son alimentos importantes para mantener un buen funcionamiento del sistema digestivo y evitar los desórdenes alimenticios. Para ello le recomendamos probar con un yogur natural, jamón cocido y té caliente.

Esta dieta lo fortalecerá evitando enfermedades intestinales y diarreas comunes. También sentirá cómo su cuerpo se adapta rápidamente, pues se trata de una dieta fácil de poner en práctica en su hogar y restaurante.

Lista de alimentos astringentes

Manzana roja sin piel: por su alto contenido en taninos, compuesto astringente.

Plátano: potasio, ideal para restablecer el cuerpo después de una deshidratación o diarrea.

Té Caliente: mucho mejor si no le echa azúcar para que se concentre su compuesto de tanino.

Arándanos: Esta fruta es efectiva para frenar los problemas estomacales

Guayaba: Lo puede hacer en jugo o asada para concentrar sus vitaminas.

Granadilla: Posee tanino y tiene un alto contenido de vitamina C.

Limonada: sin azúcar para reponer líquidos, electrolitos y recomponer la flora intestinal.

Huevo duro: rico en potasio y vitamina A ideal fácil de digerir.

Articulos Relacionados

  • Galería: Vea las 10 especies marinas no conocidas por el mundo
  • ¿Ya conoce el Ken millennial?
  • Detrás de la portada: Samy Bessudo
  • Galería: 150 años de Frank Lloyd Wright