Asegure su independencia

Los trabajadores dependientes, independientes o que devenguen un salario integral pueden hacer un ahorro voluntario en un fondo de cesantías y obtener beneficios tributarios. Condiciones, pasos para lograrlo y ventajas que le ofrece este ahorro.

Una encuesta reciente realizada por el Dane reveló que en 2016 el 75 % de los jóvenes colombianos que se desempeñaban como empleados eran asalariados y el 22,1 % eran trabajadores independientes.

De estos últimos, la mayoría afirmó que eligió trabajar así para tener “más libertad”, por encima de intereses como un mejor salario u horarios más flexibles.

Andrés Santos es uno de esos jóvenes que quiso probar las aguas de la independencia. A sus 29 años se retiró de su trabajo como diseñador gráfico en una agencia de comunicaciones y comenzó a trabajar por su cuenta con distintos clientes. “Después de estar empleado durante siete años sentí que era hora de dar el salto”, dice. Se animó también gracias al empujón que le dio su novia, una joven emprendedora que diseña joyas y trabaja por cuenta propia. “Lo que hay que tener en cuenta es que existen periodos de bonanza y otros de cinturón apretado, pero es clave seguir cotizando a la seguridad social”, anota el joven diseñador.

Aquí es importante acotar que ser independiente hoy en Colombia no es sinónimo de ser comerciante, como ocurría hasta hace unos años. Al igual que Santos, muchos millennials deciden en algún punto de su vida laboral trabajar de manera autónoma. Y también lo hacen aquellos que cuentan con una amplia trayectoria, entre ellos abogados, contadores y profesionales de la salud.

De acuerdo con un informe del Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social de la Universidad Externado de Colombia, la estructura del empleo en Colombia muestra que el 86 % del total de los empleados se distribuye entre asalariados y trabajadores independientes. Los asalariados privados y públicos representan el 45,1 % del empleo, mientras que los trabajadores independientes son el 41,2 % (por cuenta propia el 36,6 % y patronos el 4,6 %).

El Ministerio del Trabajo define al trabajador o contratista independiente como aquel que no está vinculado a una empresa mediante un contrato de trabajo, sino de servicios y es remunerado bajo la figura de honorarios o comisiones, o los que trabajan por cuenta propia.

Los 3,5 millones de trabajadores independientes están obligados a aportar al Sistema de Protección Social, pero la gran mayoría desconoce que también cuenta con la posibilidad de hacer aportes voluntarios a los fondos privados de cesantías Colfondos, Porvenir, Old Mutual o Protección. Hasta mayo del 2017 estas cuatro firmas administraban $20,4 billones en cesantías, correspondientes a los aportes de 7,3 millones de afiliados, de los cuales 800.000 son personas que voluntariamente realizan este aporte. También tienen la posibilidad de vincularse al Fondo Nacional del Ahorro a través de la opción de Ahorro Voluntario.

Aunque el número de afiliados independientes representa un poco más del 10 % de los clientes totales, las cesantías voluntarias muestran un crecimiento importante de 14 %, ya que en mayo de 2016 esta cifra rondaba los 698.000 usuarios.

La única restricción que existe para los independientes, de acuerdo con la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantía, Asofondos, consiste en que el aporte a cesantías no puede superar una doceava parte de los ingresos del afiliado para el año inmediatamente anterior, es decir, el equivalente a un mes de salario. “Si el año pasado el trabajador recibió $24 millones, el aporte voluntario a cesantías no puede superar los $2 millones”, indica esta entidad. En cuanto a los periodos de consignación, no existe restricción alguna, ya que la obligación de consignar este ahorro antes del 14 de febrero solamente aplica para los aportes efectuados por los empleadores y no para los trabajadores independientes.

Los beneficios

Además de ser un ahorro que le permite al trabajador acercarse al cumplimiento de sus proyectos personales y familiares, las cesantías se consolidan como una alternativa para que los independientes optimicen su planeación tributaria, tal y como lo indica Juan David Correa Solórzano, presidente de Protección.

“Si usted es trabajador independiente, el aporte que realice a un fondo de cesantías será un gasto deducible que disminuirá la base gravable frente a la cual se calcula el impuesto sobre la renta, bajo el modelo de renta ordinaria”, especifica Correa.

Es decir, los independientes que se encuentren en esta categoría podrán optimizar su planeación tributaria si durante el año y antes del 31 de diciembre realizan aportes a un fondo de cesantías sobre una doceava parte de su ingreso gravable del año y hasta un tope de 2.500 UVT (Unidad de Valor Tributario), o sea, $79.647.500 para 2017.

Esto significa que si el trabajador independiente hizo aportes al fondo de cesantías durante el año anterior, podrá reportar este dato en su declaración de renta para que le disminuyan en la liquidación del impuesto.

Según Asofondos, en relación con los conceptos para retirar los recursos, el trabajador independiente cuenta con un beneficio adicional, pues podrá retirar dicho ahorro en cualquier momento, ya sea de forma parcial o total, aunque con un porcentaje de retención sobre los rendimientos generados.

Pero no solo los trabajadores independientes que tengan contrato por prestación de servicios pueden aportar, también pueden hacerlo los trabajadores dependientes que devenguen un salario integral (es decir, más de diez salarios mínimos legales vigentes), tal y como lo asegura la dirección de mercadeo de Porvenir. “Estas personas pueden ahorrar voluntariamente en un fondo de cesantías, con el fin de que puedan tener un colchón financiero en caso de quedar cesantes o deseen destinar estos recursos para fines de educación o de vivienda”.

Una vez el trabajador tenga claro el monto correspondiente al ahorro y haya elegido el fondo de cesantías, puede consignar a través de un operador de información como Aportes en Línea. El aportante podrá efectuar esta consignación en cualquier momento del año.

A su turno, el presidente de Protección afirma que por tratarse de aportes voluntarios al fondo de cesantías, estos retiros se manejan como un reintegro de capital que no genera efectos tributarios en su impuesto de renta. “Además, como cualquier inversión en el sistema financiero, los rendimientos que le genera este ahorro están sometidos a una retención en la fuente del 7 % al momento del retiro”.

Según el presidente de Colfondos, Alain Foucrier, otros beneficios que tienen los independientes que realizan su ahorro en cesantías son:

Flexibilidad: la cuenta para independientes les permite aportar y retirar su ahorro cuando lo deseen. Es dinero del que pueden disponer para cualquier necesidad que tengan, no solo educación y vivienda.

Sin comisión de retiro: los fondos no cobran comisión por retiro al independiente, algo que sí sucede cuando lo hace un afiliado dependiente.

Rendimientos: al no retirar las cesantías, el trabajador tiene la posibilidad de que los rendimientos en su cuenta sean mayores. Así, puede seguir ahorrando a la cuenta para independientes, lo que le da mayores rendimientos que si retira ese dinero y lo deposita en una cuenta bancaria tradicional.

Facilidad de retiros: los retiros pueden ser parciales o totales; solo debe acercarse a una oficina con cédula en mano y efectuar el retiro.

Lo más aconsejable si alguien está decidido a emprender o ser autónomo en el ejercicio de su profesión y empieza a percibir ingresos por contratos de prestación de servicios, es que sea muy organizado con el manejo de sus finanzas. “Los independientes tienen que planear con mayor detalle que aquellos que tienen un vínculo laboral con empresas, aún más cuando se trata de temas como las cesantías”, indica Clara Inés Guzmán, líder del programa de bienestar financiero de Old Mutual. La especialista advierte que es necesario que los trabajadores, sin importar su vínculo laboral, recuerden que las cesantías fueron creadas con el fin de apoyar a las personas en las etapas en que queden cesantes. “El Gobierno forzó un fondo de ahorro para imprevistos y buscar que las familias puedan tener un sustento en casos o periodos en que no se cuente con un ingreso fijo”, puntualiza.

Mientras que en el país aumenta día tras día el número de independientes –en el trimestre agosto-octubre de 2017 la posición de patrón o empleador fue una de las que más creció de acuerdo con el Dane–, también resulta clave que estos trabajadores protejan su futuro y el de su familia, no solo cotizando a la seguridad social, sino teniendo un ahorro que les ayudará en tiempos difíciles.

Las opciones de portafolio

Al momento de aportar a cesantías, los trabajadores dependientes, independientes o que devenguen un salario integral tienen la posibilidad de elegir su opción de inversión para obtener mayor rentabilidad a través de los portafolios de cesantías, entre los cuales se encuentran:

• Portafolio de corto plazo: esta alternativa está diseñada para los afiliados que deseen retirar el ahorro en un tiempo menor a un año. Por ejemplo, si la persona desea realizar mejoras en su vivienda o emprender proyectos de educación inmediata propia, de sus hijos o su esposo/a, como el pago del semestre de universidad, puede elegir esta alternativa, que le permite tener disponible el dinero cuando lo necesite.

• Portafolio de largo plazo: está orientado a los afiliados que buscan ahorrar sus cesantías por un periodo mayor a un año. Si el objetivo de la persona consiste en guardar este dinero como un seguro de desempleo o para proyectos de vivienda, como pagar la cuota inicial de un apartamento o lote, o destinarlas para proyectos de educación a mediano y largo plazo, la mejor opción es este portafolio, ya que procura generar una mayor rentabilidad a largo plazo.

* Con reportería de Ximena Acevedo.

Articulos Relacionados

  • Música nueva: Rosa Rosa
  • Playlist: las mejores canciones de Rihanna
  • Dos nuevos tráilers de Netflix
  • Calvin Klein deslumbró en la Semana de la Moda de Nueva York