¿Cree que tiene amistades para toda la vida? Pruébelo con estos tipos de conversación

Estas cinco etapas son cruciales para determinar si una amistad será pasajera o para siempre, según una investigación de la Universidad de Warwick (Reino Unido).

“Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere”, es una famosa frase del filósofo y escritor estadounidense Elbert Hubbard (1856-1915) sobre el significado de la amistad.

Y es que la amistad ha sido un tema de estudio desde el comienzo de los tiempos. Basta leer “Lisis o de la amistad” en los Diálogos de Platón, para darse cuenta de que, como el amor, es una de las interacciones humanas más misteriosas.

En 2017 todavía no hay respuestas definitivas al respecto. Sin embargo, un estudio de la universidad de Warwick (Reino Unido) concluyó que la respuesta de Hubbard, con casi dos siglos de antigüedad, sigue siendo la más acertada. La psicóloga Frances Griffiths, quien realizó un estudio a 3000 mil personas para determinar qué tipo de conversaciones activan el núcleo estriado, zona del cerebro que procesa la amistad y el amor. A continuación, vea los cinco niveles de conversación y evalúe en qué nivel se encuentra, desde sus amigos del colegio hasta sus compañeros de trabajo:

Hablar de temas superficiales


Griffiths encontró que la primera charla necesaria para construir una amistad empieza con un tema trivial. Comentar el resultado de un partido de fútbol, el estreno de una nueva serie o, incluso, el clima. La psicóloga asegura que es necesario empezar con algo superficial y evitar los hablar sobre problemas personales, ya que esto baja el nivel de atención y aleja a la persona con la que se quiere entablar una amistad.

Por otro lado, es necesario pasar rápido a la siguiente etapa porque se puede convertir en una conversación de rutina y nuevamente perderá la atención de los interesados.

Opinar sobre terceros

 

Esta etapa sirve para conocer gustos y rasgos de personalidad. Compartir la opinión sobre un libro famoso, el comentario de un político, o simplemente una buena sesión de chismoseo, ayuda a descubrir características que le puedan agradar o no de la otra persona. El psicólogo español Jaime Fernández Garrido, quien escribió “30 pasos hacia la amistad” (2010), asegura que esta charla sirve para establecer confianza el uno con el otro sin temor a ser juzgado.

Hablar sobre sueños y metas

 

La investigación de la Universidad de Warwick encontró que las personas que revelaron sus opiniones personales de ideas de negocio o estudios concretaron una amistad más fácil que las personas que no lo hicieron. Esta charla se caracteriza por ser un monólogo donde la persona interesada en una amistad genuina habla durante largos periodos, mientras que la otra escucha y revela si está o no de acuerdo.

Revelar sus sentimientos

 

De las 3000 personas que entrevistó la doctora Griffiths, solo el 10% aseguró que comparte sus sentimientos con otras personas. Este nivel de conversación es difícil de alcanzar ya que la persona revela sus temores, sentimientos amorosos y otra información que lo deje vulnerable.

Sin embargo, en esta etapa es necesario que ambas partes compartan sus sentimientos como lo dice Pilar Jericó, escritora de ¿Y si realmente pudieras? (2016), quien asegura que: “una persona puede hablar de lo que le ocurre en su corazón, pero si la otra no hace lo propio se convierte en una comunicación insuficiente”.

Responder a los problemas de la otra persona

 

Una vez confesados sus sentimientos de ira, amor, frustración y rabia, es necesario hacer una retroalimentación en la que usted acepte los comentarios de la otra persona, porque se trata de una opinión sincera. Jericó, por su parte, acepta que se debe practicar con más frecuencia esta conversación, en especial, entre las familias y relaciones románticas.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi