Los tips de belleza de las abuelas que sí funcionan

Aunque suenen absurdos pueden llegar a ser más efectivos que los tratamientos que contienen químicos.

Mi abuela me ha dicho toda la vida que la saliva en ayunas lo cura todo. Sí, suena absurdo y disparatado, pero funciona. No sé si es el poder de la mente, o si realmente es una cuestión sobrenatural el despertarse en las mañanas y ponerse saliva en las cicatrices o granos.

Aparte de este consejo, un tanto extraño, siempre me regaña cuando no me desmaquillo porque dice que me van a salir arrugas y puntos negros. Es fan de todo lo que sea natural: miel, limón y hasta aguacate para el pelo. Según ella estos son algunos de los secretos de la eterna juventud.

Bañarse con agua fría

No hay mejor sensación que tomar un baño de agua caliente, con esencias y velas alrededor. Sin embargo, el agua fría mantiene el pelo hidratado y brillante, tonifica la piel y mejora la circulación.

Agua de arroz

El agua que queda una vez haya hervido el arroz es útil para el pelo. Huangluo es una comunidad étnica en China, en la que las mujeres utilizan esta mezcla para que les crezca el pelo hasta 2 metros.

El labial funciona como rubor

Para salir de cualquier apuro un labial es perfecto para sonrojar los pómulos, pero es importante ser cuidadoso y difuminarlo bien para no quedar como una muñeca de trapo con mejillas rojas.

Los rulos caseros

No es necesario un rizador eléctrico para darle forma ondulada al pelo. Mi abuela y sus hermanas se hacían rulos con medias veladas o con trozos de tela, y dormían con ellos toda la noche.

Peinarse en las noches

Incluso en las películas de antaño vemos como las nanas peinan a las damiselas. Este hábito estimula el crecimiento y elimina la grasa de manera natural, para que no sea necesario lavarse el pelo todos los días (cosa que es un pecado para cualquier abuela).

El bicarbonato es polifacético

Una cucharada de bicarbonato con unas gotas de limón es una mascarilla poderosa para combatir el acné, y para desmanchar la piel. Y si lo utiliza solo, también es bueno para blanquear los dientes.

Baño con hielo

A veces encontraba cubetas de hielo en el baño y no sabía por qué. Mi abuela utilizaba un par de estos en todo el cuerpo una vez terminaba de bañarse. En las noches también los ponía en su rostro para tonificar.

Adiós a las ojeras

“Deje dos cucharas al sereno toda la noche para bajar los morados o disminuir las ojeras”, dicen las abuelas. Pero si es una emergencia opte por el congelador durante 15 minutos y póngalas sobre sus párpados por unos segundos. Y por supuesto, el clásico pepino cohombro también funciona.

Clara de huevo

Ella no bota las cáscaras de huevo sin antes aplicarse la clara en el rostro, para las arrugas, y en cualquier otra parte del cuerpo para eliminar las cicatrices. Hay que dejarla actuar y retirarla con agua tibia.

Agua de rosas

Aunque no es muy amante del maquillaje (y dice que por eso casi no tiene arrugas) antes de arreglarse utilizaba agua de rosas para limpiar las impurezas de la piel y preparar los poros.

Azúcar y miel

Al combinar estos dos ingredientes se obtiene un exfoliante natural que elimina la piel muerta e hidrata la piel. Para los labios resecos también es un buen antídoto. Sin embargo no es recomendable utilizarlo diariamente porque puede llegar a maltratar.

¿Y los trucos de las famosas?

Coco Chanel perfumaba los cepillos de pelo porque decía que “las mujeres deben llevar perfume en aquellos lugares donde las pueden besar”. La icónica diseñadora francesa aromatizaba su pelo de manera sutil.

Audrey Hepbrun, protagonista de Breakfast at Tiffany’s, separaba sus pestañas una por una con un alfiler, y después de la pestañina, su maquillador, Alberto de Ross, hacía lo mismo para darle un aspecto natural y voluminoso.

Una de las actrices de Hollywood más aclamadas, Joan Crawford, se ponía pañitos de ácido bórico y agua fría dos veces al día para que sus ojos brillaran. Sin embargo, no es recomendable intentarlo.

Marilyn Monroe siempre iba con sus labios rojos, y el tono perfecto lo conseguía con cinco brillos diferentes: rojos más oscuros en las esquinas exteriores, tonos más claros en el medio para dar dimensión y un arco de Cupido destacado en el labio inferior.

La actriz Ida Lupino agregaba sal a su crema facial para darle suavidad y eliminar las células muertas. También decía que era bueno darse unos golpes en las mejillas para sonrojarlas y mantenerlas firmes.

Articulos Relacionados

  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi
  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero