¿Qué es y para qué sirve la moringa?

Con más de 90 nutrientes y 46 antioxidantes esta hierba llegó para convertirse en su alimento favorito. Vea todas sus propiedades aquí.

En un mundo donde muy pocas cosas llegan a sorprender por el fenómeno de la globalización, llega esta hierba para cambiarlo todo. La moringa es un árbol milenario que se encuentra en el anonimato o está disponibles para muy pocas personas, hasta hoy.

Esta planta milenaria es originaria de la India, pero los británicos la exportaron a Europa y el todo el mundo en el siglo XVII. Las personas utilizaron la moringa para cultivarla en terrenos semiáridos y desérticos. Más adelante, en 1974 la organización Médicos sin Fronteras la usó para acabar con la hambruna en Malawi (África).

Sin embargo, con el paso del tiempo esta planta fue reemplazada por otros cultivos y sus beneficios quedan casi olvidados de no ser porque en América la moringa se convirtió en un alimento que servía para todo. Desde infusiones de té, hasta de condimento para carnes.

A principios de 2016 Fidel Castro llamó a la moringa como “la esperanza alimentaria de la humanidad” o al menos así le contó a la BBC mientras lo entrevistaba entre sus cientos de árboles de moringa. Castro, quien falleció el 25 de noviembre de 2016 a sus 88 años, le agradeció a esta planta su buena salud.

Desde entonces sus propiedades curativas han sido evaluadas y confirmadas por científicos en todo el mundo. Por otro lado, este árbol es capaz de sobrevivir en cualquier ambiente y alcanzar de tres a 12 metros de altura en un año.

En Colombia se cultiva en los departamentos de Bolívar, Tolima, Meta y Antioquia y se comercializa como complemento nutricional para toda la población. Esta hierba de sabor dulce y picante, parecido al del jengibre, es uno de los alimentos más completos que existen en la actualidad.

A continuación vea las propiedades de la moringa:

Elimina la hambruna

La organización Médicos sin Fronteras encontró que las hojas, el tallo y las semillas de la moringa tienen una alta concentración de vitamina C, D y E que ayudan a la nutrición del cuerpo. Por otro lado, el polvo de moringa tiene una gran concentración de aminoácidos que se convierten en un alimento nutritivo que mejora la condición del cuerpo y regula el apetito.

Fortalece el sistema inmunológico

La semilla de la moringa contiene una amplia gama de aceites esenciales para el buen funcionamiento de los órganos vitales. Entre ellos está el campesterol, estigmasterol, clerosterol y kaempferol.

La combinación de estos aceites convierten a la moringa en un potente antioxidante que ayuda a mantener la defensas altas y un buen rendimiento del corazón, riñón, hígado y arterias.

En términos científicos la moringa contiene aminoácidos que se usan para medicamentos como la histidina que trata la anemia; arginina (enfermedades cardiacas); isoleucina (produce energía); leucina (regula los niveles de azúcar en la sangre); lisina (herpes) y valina (desarrollo muscular), entre otros nutrientes.

Energizante natural

Los deportistas pueden poner a prueba la moringa y sus propiedades energizantes. Con sólo 25 gramos de sus hojas en una infusión de té o preparadas con un jugo se puede obtener las mismas proteínas que el huevo, tres veces la cantidad de calcio de la leche; siete veces más la vitamina C de la naranja y cuatro veces la vitamina A de la zanahoria.

Esta combinación resulta muy efectiva a la hora de hacer ejercicio y prepararlo para una ardua rutina de entrenamiento. Por otro lado, las hojas aceleran el metabolismo durante el ejercicio, gracias a su cantidad de minerales y aminoácidos lo que optimiza la construcción de masa muscular.

Purifica el agua

Las semillas de moringa contienen una gran cantidad de ‘polielectrolito’, un químico que en su núcleo contiene importantes cantidades de moléculas y proteínas que al contacto con el agua convierte su carga positiva. Es decir, que cuando combine estas dos las proteínas se unirán con el agua pura y separarán automáticamente los agentes de contaminantes.

Para ponerlo en práctica coja un vaso de agua de 150 mililitros y agregue una bolsa de polvo de semillas, parecida a la de una bolsa de té, y revuelva la mezcla hasta obtener agua cristalina.

Nota: La moringa la puede encontrar en cualquier tienda y la venden en semillas, hojas, polvos e incluso en cápsulas para su consumo. No es apto para mujeres embarazadas ya que puede producir contracciones uterinas y evite comer directamente la raíz cruda, porque puede contener sustancias tóxicas.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma