Cuatro pasos para canalizar la ira

Los expertos de la Universidad de California, Santa Bárbara, revelaron qué hay que hacer en un momento de rabia desmesurada.

Llámelo rabia, ira, bronca, berrinche, enfado, disgusto, enojo, arrebato o rabieta, pero los expertos de la Universidad de California en Santa Bárbara (Estados Unidos) aseguran que esta emoción es tan adictiva como cualquier droga y que hay que saber controlarla.

El profesor Aaron Sell, doctor en psicología y líder de la investigación asegura que la rabia, en exceso, trae problemas al sistema nervioso: “dejarse llevar por la ira provoca una sensación de tranquilidad, producida por la dopamina, seguida de ráfagas de culpabilidad y frustración. El efecto positivo no es durable, por lo que explica por qué hasta cierto punto se convierte en una adicción”.

Por otro lado, el doctor Sell explica que la ira es un estado natural del ser humano en la que se evalúa las señales de fuerza: “hay personas que tienen comportamientos violentos y que nunca aprendieron a manejar sus emociones. Estas personas presentan una densidad de la corteza frontal del cerebro, lo que se refleja en una menor capacidad para manejar sus impulsos”.

El profesor Sell y su equipo pusieron a prueba estos cuatro pasos para controlar los estados de ira y salir bien librados a la próxima que este sentimiento irrumpa en nuestro cerebro.

Identifique los momentos de ira

Si es de las personas que no logra controlar su enojo, el profesor Sell pide que busque que es lo que más le da rabia de una situación. “Lo importante es que aprenda a identificar mental y corporalmente los estados de ira. Por ejemplo, con el cuerpo se sube la tensión, aumenta la presión sanguínea y aumenta la frecuencia cardiaca”.

Si usted aprende a identificar estos estados de ira, le será más fácil retractarse de tomar decisiones que le puedan traer problemas sociales y a su salud.

Busque algo con qué distraerse

Si ya logra identificar qué situaciones le provocan ira, pero no sabe cómo controlarse busque algo para entretener a su cerebro y desviar la atención del problema. “La distracción hace que su cuerpo ignore las señales de rabia que envía su cerebro. Luego su sistema circulatorio se regula y logra pasar el problema” dice Sell en su estudio.

Actúe rápidamente

“No deje que pase el sentimiento de ira controlada sin tomar alguna decisión” dice Sell. Esto con el fin de reinterpretar las situaciones de ira para que en un futuro cercano no sienta la misma molestia que antes. “Lo importante es trabajar el cerebro para que esta situación que provoca su ira no sea tan grave como antes creía”.

Sonría así esté bravo

“El pájaro no canta porque está alegre, está alegre porque canta’ dijo alguna vez el psicólogo William James. Esta frase reúne en gran parte uno de los secretos de la felicidad. No importa si está furioso, triste o aburrido, el hecho de sonreír engaña al cerebro del verdadero sentimiento que pueda sentir” comenta el profesor Sell.

Articulos Relacionados

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?