Se disparan las compras digitales

En los últimos dos años el porcentaje de personas que compra por internet se duplicó en Colombia. Una mirada a este tipo de comercio, tendencias y recomendaciones para tener en cuenta.

Las compras en línea vienen subiendo como espuma en Colombia. Prueba de ello es el auge de eventos como Cyberlunes, Black Friday y HotSale, que promueven las compras digitales y animan a los usuarios a dejarse tentar por las ofertas virtuales. Y estas estrategias han demostrado ser efectivas. Durante el más reciente Cyberlunes, que se realizó durante dos días de noviembre pasado, las 125 tiendas participantes aumentaron sus ventas en un 300 %. Efectuaron cerca de 600.000 transacciones exitosas y se vendieron 565.000 millones de pesos. En el último Black Friday –viernes 25 de noviembre– y de acuerdo con PayU Latam, se registraron 600.000 transacciones por 1,7 millones de navegantes. Y para la quinta jornada del HotSale 2017, que se efectuó el pasado 25 y 26 de abril, se esperaba un crecimiento del 35 % frente a la edición anterior.

De acuerdo con el “Estudio de Hábitos del Comprador Online”, elaborado por la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), esta avidez digital se traduce en que las ventas de comercio electrónico en Colombia han pasado de USD 8.283 millones en 2013 a USD 16.329 millones dos años después, lo que significa un salto de 97 %, que se traduce en 49 millones de transacciones virtuales realizadas en un año.

Buena parte de este auge de comercio electrónico se explica por el crecimiento en las conexiones web, pues al cierre del primer trimestre del 2016, Colombia alcanzó los 13,7 millones de conexiones a internet de banda ancha, según el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC).

Y un dato clave en todo este engranaje es la penetración que tienen los teléfonos móviles, pues el número de abonados a celulares en el país llegó a un total de 57,2 millones, lo que significa que por cada cien colombianos hay 117,5 líneas de telefonía móvil activas. Es así como el celular se convierte en el principal dispositivo a través del cual se conectan los usuarios para realizar interacciones en línea, seguido de lejos por los computadores (de escritorio, portátil o tabletas).

LOS QUE MANDAN LA PARADA

De acuerdo con la investigación “El comercio electrónico en Colombia, análisis integral y perspectiva regulatoria”, de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), presentada en abril pasado, las actividades relacionadas con e-commerce que más utilizan los internautas colombianos son las interacciones bancarias, las compras online y la solicitud de servicios a través de internet.

Y lo que más se vende de forma virtual, no solo durante los eventos promocionales, sino en el resto del año, son tiquetes aéreos (27 %); artículos de moda como prendas, accesorios y calzado (27 %); equipos de tecnología como computadores, celulares e impresoras y artículos para el hogar como muebles y electrodomésticos. Le siguen opciones de entretenimiento y cultura como boletas, libros y cursos educativos.

De acuerdo con el estudio de la consultora KPMG “La verdad sobre los consumidores online”, que analiza las preferencias y los comportamientos de más de 18.000 consumidores en 51 países del mundo, 39 % de los compradores virtuales en Colombia (cerca de siete de cada diez) adquieren artículos tecnológicos, electrodomésticos, computadores y accesorios.

KPMG indica, además, que la frecuencia de compras en línea varía considerablemente de un continente a otro y que los consumidores en Asia, Norteamérica y Europa Occidental se consideran los más ávidos compradores digitales, mientras que las compras per cápita en Europa del Este y Rusia, Latinoamérica, Oriente Medio y África resultan menos frecuentes. También señala algo interesante y es que la generación X, aquellos que nacieron entre 1966 y 1981, y no los millennials, son los compradores más activos en internet y en 2016 fueron los que llevaron a cabo la mayor cantidad de compras en el mundo, más que cualquier otro grupo poblacional, con un promedio de 19 transacciones por persona al año.

Otro hallazgo importante consiste en que, aunque hombres y mujeres compran con la misma frecuencia, en promedio los hombres gastan más por transacción (USD 220 vs. USD 151 para las mujeres). Esto se atribuye al hecho de que ellos se inclinan por comprar ítems en las categorías de precios más altos, como artículos de lujo o electrónicos (72 % de las transacciones por compras de estos artículos fueron hechas por hombres), mientras que ellas gastan más en las categorías de menor precio como cosméticos y alimentos.

LO QUE FALTA

A pesar de los avances, comprar en línea no se ha convertido en un hábito entre los colombianos y aún falta mucho camino por recorrer para que pasemos a ser un país maduro en compras digitales. Esto lo demuestra el hecho de que los navegantes realizan compras en forma esporádica, es decir, solo cuando puntualmente necesitan comprar un artículo de e-commerce o aprovechan una promoción, y en promedio gastan sumas inferiores a 500.000 pesos con su tarjeta de crédito, el principal medio de pago por esta vía (56 %).

“Aunque el crecimiento de las compras digitales ha sido exponencial, el comercio electrónico es incipiente en Colombia por diferentes factores diagnosticados”, admite Victoria Eugenia Virviescas, directora ejecutiva de la CCCE. Se refiere a barreras como la desconfianza que aún generan las transacciones a través de internet y a factores regulatorios, socioculturales, tecnológicos y de capacidad económica.

El potencial es enorme, pues tan solo una de cuatro personas realiza actividades de comercio electrónico en el país. ¿Las razones? O no tienen conexión a internet o, a pesar de tenerla, desarrollan otro tipo de actividades no relacionadas con compras, transacciones o solicitudes de servicio en línea.

De un universo de 33 millones de personas mayores de 18 años habilitadas para hacer el shopping virtual, solo la tercera parte es usuaria del comercio electrónico. Y de todas las actividades que se llevan a cabo por este medio (chatear, interactuar en redes, pagar servicios), solo el 17 % se destina a comprar en línea.

En este sentido, existe una oportunidad de oro sobre una población de 16,5 millones de ciudadanos que tienen conexión y aún no compran por este medio. De acuerdo con el índice de Comercio Electrónico Business to Consumer, de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo –Unctad– (que mide la disponibilidad de un país para desarrollar el e-commerce), Colombia ocupa el lugar 72 entre 137 países. Así que falta camino por recorrer.

La misma CRC dice que los hábitos de compra de los consumidores en el país están ligados a las formas tradicionales de comercio y de pago, y por esta razón es clave establecer estrategias como los HotSale, Cyberlunes y demás, que permitan aumentar la confianza de los usuarios en estas nuevas formas de comprar, que están transformando día a día los hábitos de los consumidores.

RECOMENDACIONES DE LA CCCE A LA HORA DE HACER UNA COMPRA VIRTUAL

• Verificar que el sitio donde va a realizar la compra cuente con la certificación SSL. Se trata del estándar de seguridad que encripta la información de usuarios y evita que sea vulnerada por piratas informáticos. La certificación otorga mayor seguridad a la hora de hacer una transacción y notifica a los usuarios que la conexión es confiable.

• No realizar pagos o transacciones en cafés internet o en redes wifi públicas.

• Comprobar que la dirección del sitio empiece por las letras https, lo que indica que se trata de una página verdadera, pues es el protocolo para transferencia de hipertexto seguro.

• Actualizar su navegador antes de efectuar compras en línea desde su computador o dispositivo móvil, tener un antivirus efectivo y comprar siempre en tiendas online conocidas.

Articulos Relacionados

  • Mercedes Salazar lanza una colección de brazaletes inspirados en la Mujer Maravilla
  • Detrás de la portada: Adriana Arboleda
  • El playlist de Juan Felipe Samper
  • Así se ve la Tierra desde el espacio en 2017