Hablemos de depresión: Día Mundial de la Salud 2017

El 7 de abril se conmemora la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cada año se llevan a cabo campañas en torno a un tema de salud en particular, este año el tema central es la depresión.

Según la OMS “la depresión encabeza la lista de causas de enfermedad y discapacidad en todo el mundo. De acuerdo con las últimas estimaciones más de 300 millones de personas viven con depresión, un incremento de más de 18% entre 2005 y 2015”.

El objetivo de la campaña es hacer un llamado de atención para que todos aquellos que padecen depresión, o quienes conocen a alguien que atraviesa por esta situación, tomen conciencia de la magnitud de la enfermedad y pidan ayuda especializada.

“El eje es la importancia de hablar de la depresión como componente vital de la curación. La estigmatización de las enfermedades mentales, incluida la depresión, sigue siendo un obstáculo para que las personas de todo el mundo pidan ayuda”, afirma la OMS.

¿Qué es la depresión?

Mental Health America define la depresión clínica como una enfermedad grave y común que afecta física y mentalmente el modo de sentir y pensar. Según la Organización Mundial de la Salud es una enfermedad caracterizada por un estado de ánimo en decadencia constante. “La depresión provoca angustia mental y puede afectar a la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples en un periodo de al menos dos semanas. Lo anterior tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con los familiares y los amigos”.

¿Qué NO es?

En términos psicológicos, la depresión trastorna directamente el estado de ánimo. Sin embargo, los episodios de tristeza, melancolía o decepción esporádicos no necesariamente desencadenan depresión. Quienes no padecen esta enfermedad enfrentan y superan sus problemas a corto plazo y de manera efectiva.

Según el portal web Salud 180 existen cinco condiciones físicas que pueden confundirse con depresión: la deficiencia de vitamina D, el hipotiroidismo, los niveles bajos de azúcar en la sangre, la deshidratación y los problemas digestivos.
Por falta de información se tiende a confundir lo anterior con un trastorno mental depresivo. Por lo tanto, es imprescindible acudir a un especialista para que brinde un diagnóstico y tratamiento médico adecuado.

¿Cuáles son los síntomas?

Según la Organización Mundial de la Salud, los principales síntomas que alteran el organismo son los cambios en el apetito, la somnolencia o en algunos casos insomnio, pérdida de grandes cantidades de energía, ansiedad, falta de concentración, sentimiento de inutilidad y pensamientos de autolesión. “En el peor de los casos, la depresión puede provocar el suicidio, que actualmente es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años de edad” afirma la OMS.

¿Qué hacer para combatirla?

Es necesario hablar del tema con una persona de confianza que pueda asesorar y apoyar a la persona afectada durante su proceso. Además, recurrir a un profesional que se encargue de diagnosticar sesiones de diálogo psicológico y medicamentos para su recuperación.

Una persona deprimida debe centrar su atención en actividades didácticas que le llamen la atención para que mantenga su mente ocupada en ello. Puede compartirlas con familiares y amigos, pues lo más recomendable es evitar el aislamiento. También debe mantener una rutina de alimentación sana, practicar algún deporte y dormir bien.

10 claves para superar la depresión

A continuación, Nicolás Moreno psicólogo clínico de la Universidad de Granada, España, plantea 10 consejos para aquellos que atraviesan por una etapa depresiva en su portal web “Supera la depresión”.

Cabe resaltar que los siguientes consejos no garantizan una cura total para la depresión, pues es un proceso que debe ir acompañado de tratamientos médicos especializados. Se trata de una serie de ejercicios útiles para combatir la enfermedad, lograr enfrentarse mejor a los desafíos de la vida, potenciar la inteligencia emocional y energía personal.

1. Actívese: Prepare una buena comida, tome una ducha, invite a salir a un amigo, inscríbase en un curso o planee un viaje.

2. A pensar positivo: Identifique los pensamientos automáticos, irracionales y negativos (¡soy estúpido!). Posteriormente, escriba en una hoja todas las circunstancias que lo hacen experimentar el malestar. Después, defina la emoción que experimenta (inutilidad, por ejemplo) y puntúela de 0 a 100. Finalmente, cambie sus pensamientos a respuestas racionales y realistas (“soy capaz de lograr todo lo que me proponga”).

3.Potencie su autoestima: Elabore una lista de pensamientos autocríticos (“soy un fracaso”), después párese frente a un espejo. Exprese en voz alta sus pensamientos. Después, responda positivamente a esos pensamientos (“tengo cualidades y defectos como cualquiera”). Dedíquele unos minutos diarios al ejercicio para trabajar la aceptación personal y evitar las distorsiones.

4. Desarrolle asertividad: Mire a la gente a la cara al caminar por la calle, entable una conversación con un mesero, sea impuntual a propósito, proponga nuevos temas en su trabajo o pruébese mucha ropa antes de comprar.

5. Sea emocionalmente inteligente: Escuche música relajante mientras inhala y exhala profundamente. Relaje su cuerpo de pies a cabeza, tensionando y soltando cada una de sus extremidades.

6. Enfrente las situaciones: Recree una situación que evita con frecuencia por miedo. Visualícela y reviva las emociones experimentadas. Afronte la situación hasta reducir la ansiedad. Para motivarse, recuerde logros anteriores en donde pudo solucionar sus problemas con éxito.

7. Establezca objetivos: Propóngase mejorar su alimentación, practicar deporte, aprender un idioma, recuperar viejas amistades o asistir a más eventos sociales.

8. Relájese: Haga una marca en un objeto que vea con frecuencia. Cada vez que lo vea inhale lentamente tensionando los músculos de su cuerpo. Posteriormente, exhale relajándolos. Repita tres veces por cada ejercicio.

9. Medite: Elija un lugar tranquilo, utilice ropa cómoda y siéntese con la espalda recta. Cierre los ojos y vacíe su mente. Respire profundamente al menos por 15 minutos. Al finalizar tenga consciencia de su ser en todo momento. Analice sus emociones, sensaciones físicas y pensamientos.

10. Solucione sus problemas: Imagine cómo resolvería el problema una persona que tenga cualidades que a usted le gustan. Recuerde aquellas veces que ha resuelto conflictos satisfactoriamente y aplique la fórmula a esa situación. También, es útil realizar un cuadro de ventajas y desventajas antes de tomar cualquier decisión relevante.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma