Cartier y las variadas personalidades del amor

Louis Cartier
Cartier Destinée
Solitario excepcional
Cartier Destinée
Cartier Destinée
C de Cartier
C de Cartier con pavé
Honeymoon
Honeymoon con pavé

Cartier sigue fiel a su compromiso con el amor y la calidad con su colección Bridal y “Mi diamante”, donde cada enamorado escoge a su gusto.

El momento del compromiso, ese en el que dos personas deciden pasar su vida juntas, jurarse amor y volverse familia, se celebra de maneras diferentes alrededor del mundo. En Francia, por ejemplo, la celebración es en familia y los padres del novio suelen regalar la piedra que adornará la sortija conmemorativa. Así también sucede en Italia. En Estados Unidos el novio escoge un lugar especial y entre flores y champaña, le propone matrimonio a su novia presentándole un anillo con diamantes. En Alemania, la elección de la joya también depende solo del novio, pero el compromiso se hace solo cuando las dos familias han dado su bendición.

En todos los casos están presentes la familia, el amor y el anillo, que representa la eternidad y la promesa de una vida compartida. Y desde hace más de 160 años la casa joyera Cartier ha estado ahí para compartir y sellar ese momento con sus anillos inspirados en la luz, la belleza y la delicadeza del amor. Parejas icónicas como el príncipe Rainiero y Grace Kelly, Liz Taylor y Richard Burton, el duque y la duquesa de Windsor ha celebrado su amor con joyas únicas –algunas excéntricas- de Cartier: diamantes en platino, esmeraldas en oro amarillo, sortijas de calidad, pequeñas obras de arte.

Con “Mi diamante” la casa joyera se compromete a crear sortijas a la medida de los sueños de cada uno. Novio o novia podrán escoger una de siete monturas excepcionales,  en la que se engastará un diamante redondo de entre 0,18 y 1,99 quilates, escogidas en función de los más estrictos criterios de Cartier. La piedra de cada solitario está avalada por el Gemological Institute of America (GIA), instituto experto en materia de certificación de diamantes, que define la calificación del diamante en función de las “4C”: carat, color, clarity, cut (quilates, color, claridad y corte). Sin embargo los diamantes de esta casa joyera cuentan con una quinta C: la de Cartier, que es el alma y el carisma que le dan excepcional belleza a cada una de las piezas.

Cada diamante, cuyo fuego y brillo son el presagio de un futuro brillante y amoroso. Cada sortija un momento de creatividad, un repertorio múltiple en formas y monturas. Por ejemplo el Solitaire 1895, ha sido un clásico desde el primer momento: atemporal y refinado, con unas proporciones que logran que la piedra libere su luz. Mientras el Destinée es todo redondez y delicadeza, el más reciente diseño de la Maison Cartier. Cartier d’Amour y Honeymoon también son redondos y concentran la luz; perfectos para ser admirado de frente o perfil. Las volutas recubiertas de diamantes de la sortija Ballerine son pura armonía y equilibrio, muy femenino. Por su parte, Déclaration es una elegante montura de cuatro garras, clásica y sobria, que le da protagonismo al diamante. Y el “C”, que es siempre un ajuste perfecto y elegante, con un perfil que sin duda dibuja la C de Cartier. Esta es la colección Bridal.

Todos son el reflejo del cariño y el profesionalismo del un joyero dedicado, fiel a la calidad y la belleza. Ética, seriedad y años de compromiso. El compromiso Cartier, su firma, que lo hace testigo fiel y compañero de la aventura que es el amor.

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?