Diners le recomienda cuatro obras

No todo el mundo puede ver todo el Festival. Por eso, si va a escoger, le presentamos nuestras recomendadas.

La puerta de la ley. El británico Hilary Griffiths dirige, desde 2009, la Ópera de Wuppertal, en Alemania, luego de haber ganado reconocimiento en orquestas de todo el mundo. En Bogotá ya había estado al frente de El barbero de Sevilla. Pero esta vez trae una experiencia bastante particular al Festival de Teatro: una ópera basada en la letra y la música del compositor Salvatore Sciarrino y basada en un cuento de Franz Kafka, que sigue la característica del autor checo de crear laberintos donde el ser humano termina atrapado sin entender por qué. La música no puede ser llamada música: hay gemidos, ruidos del sistema de trenes, percusiones y sonidos corpóreos. Pero el resultado logra ser sorprendente en los setenta y cinco minutos de duración de la obra que cuenta con apenas tres actores en escena y logra generar la sensación de desespero del hombre atrapado en el mundo kafkiano (o real y burocrático).
La puerta de la ley. Teatro de Bellas Artes de Bogotá. Funciones: 29 y 30 de marzo. Boletería: $120.000, $90.000 y $60.000.

Cantina. La compañía australiana Strut&Fret trae la idea del cabaret circo que primó en los tiempos de la gran depresión económica, y la convierte en un espectáculo divertido, en el que lo circense se confunde con el ambiente de una cantina de mala muerte, y en el que el jazz, la sensualidad y la decadencia se unen a través de actos conectados únicamente por seis actores que hacen contorsionismo, equilibrismo, magia, danza y música de ukelele y pianola en vivo. Un circo, en definitiva, más humano, crudo y por tanto poderoso.
Cantina. Teatro Faenza. Funciones: Del 31 de marzo al 7 de abril. Boletería: $130.000 y $75.000.

Les Ballets Trocadero de Monte Carlo. La imagen logra provocar la risa: el ballet de mujeres con tutús y zapatillas es reemplazado por hombres en mallas y con zapatillas de satín. Este grupo, que comenzó en 1974 como una parodia de los ballets rusos, ahora es una compañía muy seria y totalmente masculina, pero también totalmente cómica, compuesta por profesionales que tienen grandes habilidades para la danza. El resultado: un grupo que sabe bailar y lo hace con destreza, pero que es capaz de burlarse de todo lo que la danza clásica ha impuesto durante años, y que logra que el público se ríe y a la vez los admire. Con piernas largas, iguales a las femeninas, y pechos velludos, logran robarse, dondequiera que vayan, a la audiencia.
Les ballets Trocadero. Teatro Mayor Julio Mario Santodomingo. Funciones: Del 3 al 8 de abril. Boletería: $130.000, $100.000, $75.000, $50.000 y $30.000.

Donka, una carta a Chéjov. Donka es el nombre ruso de una campanita que se ata al extremo de una caña de pescar. Cuando tintinea, avisa al pescador que un pez ha mordido la carnada. La compañía suiza Teatro Sinil y Chekhov International trae esta obra de circo contemporáneo con mucha alegría, que parte de los silencios de la obra de Chéjov y de las imágenes que transmite su obra. Dirigida por Daniele Finzi, autor de espectáculos en los circos Éloize y Cirque de Soleil, la obra juega con música tradicional rusa de acordeón, juglares, payasos, acróbatas, un escenario en claroscuros, pocos elementos, bastante humor y una dosis frecuente de sorpresas y acción. Una obra para salir con una sonrisa en los labios.

Donka, una carta a Chéjov. Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Funciones: marzo 29 a abril 8.Boletería: $120.000, $100.000, $60.000 y $30.000.

Articulos Relacionados

  • Calvin Klein deslumbró en la Semana de la Moda de Nueva York
  • Las 5 peores películas basadas en videojuegos
  • Rock, Vallenato, y Plancha: el playlist de Maía
  • Galería: Estos son los ganadores del Wildlife Photographer of the Year 2018