4 directores recomendados del Festival

Directores de talla mundial serán protagonistas de XII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. Agéndese.

Tim Robbins. Este californiano que creció en Nueva York tiene el honor de ser el actor principal de la película más votada y amada de la historia según el portal IMDb: Sueños de fuga (The Shawshank Redemption). Ganador del Óscar por Río místico, es uno de los más críticos personajes de la industria del cine, y sus obras son todas controvertidas o al menos cuentan con un trasfondo político. Eso se evidenció en 1981 cuando fundó el grupo de teatro Actors’ Gang, que buscaba representar el teatro de vanguardia europeo para hacer denuncias políticas, y que trae 1984 al Festival Iberoamericano, la gran obra de George Orwell escrita en 1948, que plantea un futuro totalitario en el que el Estado y el Gran Hermano lo controlan todo. Robbins asocia la obra con nuestro presente, aprovecha para decir que la mayor revolución en un contexto de este tipo es el amor humano, y ataca, como lo ha hecho durante los últimos 30 años, las leyes de su propio país y las que imperan por la censura y el control del mundo.
1984. Teatro Libre de Chapinero. Funciones: 3 al 7 de abril. Boletería: $120.000, $75.000 y $40.000.

Silviu Purcarete. El teatro rumano es considerado uno de los mejores del mundo. No es casualidad que este año sea el invitado de honor del Iberoamericano, y que este director, que ya estuvo en 2006 en Colombia, regrese con otra de sus mayores especialidades: los grandes clásicos. Purcarete arrancó su carrera en 1974, pero se consolidó a inicios de los años noventa, cuando se opacaba la figura del dictador rumano Ceausescu, caía el comunismo y sus magníficos montajes que no dejaban indiferente al público llegaron a oídos de todos. En ese momento le llovieron propuestas para dirigir en el extranjero. Con un talento enorme recorrió Austria, Francia, Noruega o Alemania, entre otros, y descolló con títulos como Fausto, La Bohème, Macbeth, Sueño de una noche de verano o La tempestad, mientras recibía los mayores premios de la escena. Ahora llega al país con Esperando a Godot, de Samuel Beckett, bajo la tradición del teatro del absurdo que popularizó el también dramaturgo rumano Eugene Ionescu.
Esperando a Godot. Casa del Teatro Nacional. Funciones: 29 de marzo al 2 de abril. Boletería: $70.000.

Romeo Castellucci. Pocos directores generan tanta noticia como el italiano Romeo Castellucci. A finales de enero, su obra Sobre el concepto de rostro en el hijo de Dios ofendió al Vaticano porque en un fragmento de la obra la imagen del Cristo pintado por Antonello da Messina recibe un bombardeo de piedras y granadas. Pero Castellucci busca esas reacciones y hace un teatro incómodo, que genera un impacto inmediato en el espectador, y en el que puede estar en el escenario tanto una jauría de perros atacando a un hombre como un grupo de niños encerrados en un cubo de luz. Lo suyo es el teatro visual, acción pura en busca de una emoción antes que de ser comprendido, arte sensorial o arte plástico en movimiento. A Bogotá llega con HeyGirl!, una obra abstracta que él considera un retrato del corazón humano a través de las vivencias de una mujer en un día común.
Hey Girl! Teatro Gilberto Alzate Avendaño. Funciones: 5 al 8 de abril. Boletería: $120.000 y $75.000.

Calixto Bieito. Es uno de los grandes renovadores de la escena española y su adaptación de dos de las obras más clásicas en su país fueron las que catapultaron su reconocimiento mundial: La verbena de la paloma y La vida es sueño. Fue Barcelona y su decisión de estudiar Historia del arte, Interpretación y Dirección de escena las que lo llevaron a dedicarse a los escenarios de principio a fin, y a ser capaz de alternar entre la ópera, el teatro y la zarzuela sin problema alguno, siempre con la intención de trasgredir lo conocido y de adaptarlo al momento actual. Peter Brook, Ingmar Bergman, Judy Dench y Andrej Wajda han sido algunos de sus maestros. Al Festival de Teatro trae Desaparecer, un poema espectáculo para dos voces a partir de textos de Edgar Allan Poe, con el cual se despide como director artístico del Teatre Romea, del cual ha sido director artístico durante once años. La obra, en inglés y castellano, con subtítulos en los dos idiomas, profundiza en la atracción de la perversidad en el ser humano y en las consecuencias de la soledad, y se fundamenta en la más pura y delirante locura.
Desaparecer. Teatro Gilberto Alzate Avendaño. Funciones: 30 de marzo al 2 de abril. Boletería: $120.000 y $75.000.

Articulos Relacionados

  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma
  • Playlist para el fin de semana