Moda: La voz de la moda

La tecnología trajo consigo una revolución silenciosa e invisible que también llegó al mundo de la moda, donde el estilo será cada vez más personal por cuenta de las redes sociales.

El 30 de junio del año 2010 recibí mi segundo bautismo, o lo que mis amigos expertos en tecnología denominarían el “bautismo digital”. En una calurosa mañana de verano en Nueva York, antes de empezar las grabaciones del programa Project Runway, decidí abrir una cuenta de Twitter. A los cinco minutos ya tenía una foto de perfil en mi nueva cuenta de Facebook y a los diez mi ninagarcia en Tumblr.

Aunque la letra del tango de mi querido Carlos Gardel diga que “veinte años no es nada”, tengo la sensación de que en el mundo digital tres años es una eternidad. En este tiempo he visto nacer plataformas digitales como Pinterest, Instagram, G+ y Vine; he presenciado otras, como Net-a-porter, ModaOperandi y Uber, reinventar el mundo del comercio, y he visto cómo nuevos gadgets entraron en nuestras vidas, convirtiéndose en cuestión de segundos en elementos casi invisibles de nuestro paisaje cotidiano. En estos tres años he sido testigo de cómo a la velocidad de Twitter –que es una de mis principales fuentes de información– se derrumban regímenes dictatoriales y se crean nuevas celebridades.

El mundo digital se ha convertido en una extensión de nuestra persona. El “yo” y el “mi iPhone/Blackberry/Samsung” son imposibles de separar, algo que los llamados selfies o autorretratos de Instagram nos recuerdan constantemente. “Yo soy yo y mis circunstancias”, decía el filósofo español José Ortega y Gasset, pues bien, de acá en adelante deberíamos decir “Yo soy yo y mis circunstancias… digitales”.

¿Y en el mundo de la moda? Una fecha puede explicarlo todo: el 6 de octubre de 2009 el diseñador Alexander McQueen realizó por primera vez el streaming de uno de sus desfiles. La noticia en aquella Semana de la Moda de París era esta: ¡un diseñador de la talla de Alexander McQueen mostraría su show en vivo por Internet! Ahora, cuatro años más tarde, damos por sentado que cualquier diseñador –ya se trate de nuevos nombres como Alexander Wang o Prabal Gurung, o de casas con historia como Chanel, Dior u Oscar de la Renta– mostrará su colección en vivo por Internet. Aunque hay un par de excepciones a esta norma: Tom Ford decidió prohibir cualquier tipo de publicaciones digitales del desfile que significaba su retorno al mundo de la moda y Celine decidió no publicar ninguna imagen de su colección Resort 2014.

A esta idea de inmediatez –que es uno de los conceptos básicos desde mi punto de vista– tenemos que sumarle la explosión de la individualidad. En otras palabras, el éxito de las redes sociales ha tenido una consecuencia directa en el mundo de la moda y es que el estilo se ha vuelto más personal que nunca. Ya sean inspiradas por Lady Gaga, Kesha o Katy Perry, adolescentes de todo el mundo y blogueros han decidido atreverse y tener un estilo único. Con sus fotos en Instagram y en sus blogs, chicas y chicos nos están diciendo que es el fin de las tendencias estáticas. Y los diseñadores los han escuchado. Por eso, cada vez será más difícil encontrar un hilo narrativo en los desfiles celebrados en todo el planeta. Por otro lado, las casas de moda han entendido que no es suficiente presentar dos colecciones al año: este acelerado mundo necesita consumir con más rapidez y por eso nos encontramos con desfiles cada dos meses –Resort, Pre-Fall–, a los que se suman las dos temporadas de alta costura. De acá en adelante respiraremos moda los 365 días del año.

Nos encontramos en el principio de una revolución, silenciosa e invisible, que está modificando la mayoría de las industrias y nuestro comportamiento social y de la que tenemos que ser conscientes. Si el iPhone se ha convertido en una extensión de nuestro brazo, usémoslo sin perder de vista nuestra humanidad. Vivir en un mundo como el de Blade Runner, en el que los androides sueñan con ovejas eléctricas, no entra dentro de la descripción de esta aldea global con la que tanto soñó Marshall McLuhan.

*Nina García: Directora creativa de la revista Marie Claire, jurado del programaProject Runway y autora de cuatro libros sobre estilo personal. Su cuenta de Twitter @ninagarcia cuenta con más de 800.000 seguidores.

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?