Otro plan en la Florida: Volar en globo sobre Orlando

Una de las opciones menos conocidas de Orlando, Florida, es la posibilidad de volar en globo al amanecer. Una experiencia que nada tiene que ver con las prisas de los parques de diversiones.

A Jim Severn –ingeniero londinense– se le ocurrió darle una sorpresa a su hijo Dylan de tres años. Con varios meses de antelación fue preparándolo con videos no tan casuales que le mostraba por Youtube y con fotos del primer vuelo en globo que había realizado con su esposa Erin seis años atrás. Hasta que en la noche de Navidad le dio una sorpresa extra al tradicional regalo debajo del árbol. Le mostró a su hijo un tiquete de vuelo en el que le aseguraba de mínimo viento y condiciones atmosféricas perfectas para una navegación sin sobresaltos.

Pocos días después Papá Noel, secundado por sus papás, le dio la sorpresa de un viaje en avión desde Londres hasta Orlando (Florida) y al día siguiente la oportunidad de embarcarse a bordo de un colorido globo de aire caliente, con madrugón incluido, porque la cita era a las seis de la mañana. Debían ser puntuales para aprovechar aquella hora sobre Orlando que Papá Noel le regalaría un viaje real en globo a él, junto con sus padres.

Recibieron instrucciones por parte de la tripulación y del piloto que los acompañaría. El temor y la emoción combinados obraron un efecto poderoso en el niño. No había podido dormir y no veía la hora de alzar el vuelo.

Luego de quince minutos de aplicar aire caliente hasta lograr inflar el globo, lograron alzar vuelo a más de quinientos metros sobre tierra. La familia se acomodó en la pequeña cabina, que sin embargo tenía sillas para poder disfrutar mejor el recorrido. Dylan se silenció y contempló el paisaje. “Vimos el sol cuando se levantaba sobre un cielo transparente como un cristal. Y escuchamos todos los sonidos que venían de la superficie con nitidez”, recuerda Jim.

Alcanzaron a ver, a la distancia, la redondez de Nave Espacial Tierra, el símbolo de Epcot, y los campos abiertos de Orlando, así como las ciénagas y los everglades del centro de la Florida. El descenso fue plácido. En la anterior ocasión, Jim y Erin se habían apretujado con nueve personas de pie y tuvieron un aterrizaje doloroso en el que terminaron con cuatro personas sobre su cabeza. Esta vez, sin embargo, el globo se posó en tierra sin mayores remezones. La alegría de Dylan fue tal que el recuento de su aventura navideña logró motivar a una pareja de amigos de sus padres, que celebraba sesenta años de aniversario, para que ellos también vivieran la adrenalina del vuelo en globo. Desde entonces, la historia de Papá Noel subido en un trineo empujado con renos le parece poca cosa. Él prefiere volar en globo.

De alto vuelo

■ Los costos promedio oscilan entre 160 y 185 dólares por cada adulto y van de 95 a 105 dólares por niño. Los menores de ocho años usualmente no pagan.

■ Se transportan grupos entre dos y seis personas. Sin embargo, algunas empresas logran llevan hasta diez en una misma cabina. Siempre van acompañados de un piloto.

■ Existen planes para momentos románticos o lunas de miel, que consisten en vuelos privados para dos (con la compañía del piloto, claro), champaña francesa y comida exclusiva. Hay paquetes para bodas que incluyen notario y ceremonia nupcial en el vuelo.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi