Entrevista con Guido Zegna, heredero de la firma Ermenegildo Zegna

Gildo Zegna, heredero y presidente del imperio Ermenegildo Zegna, cuenta cómo la empresa ha logrado mantenerse por un siglo y es hoy una potencia de la confección. En exclusiva para Revistadiners.com.co

Prev1 de 2Next

¿Cómo han conseguido potencializar los usos de la lana para convertirlo un insumo de lujo?

Ese proceso ha venido desde mi abuelo, un joven emprendedor italiano llamado Ermenegildo Zegna, que fundó su hilandería en 1910 en Trivero, una pequeña población en los Alpes Biella, la compañía se ha convertido en una entusiasta promotora de las materias primas de la más alta calidad. Nuestra estrategia se centró en la selección de las mejores materias primas obtenidas en sus mercados de origen, en la innovación de producto, en el proceso de producción y en la promoción de la marca.

Los representantes de la empresa visitaron Australia en la década de 1920 en búsqueda de la mejor lana merino, lo que dio como resultado una conexión histórica con aquel país. Mi abuelo tuvo la ambición de ser el mejor tejedor del mundo, cuando era el hijo de un simple maestro en un pueblito.

Otras fibras naturales exóticas que usa Zegna son el cashmere de Mongolia interior, el mohair de Sudáfrica, así como las preciosas y exóticas fibras de la vicuña de Perú. La utilización de materias primas de primerísima calidad, exóticas, con propiedades exclusivas y con procesos tecnológicos innovadores, permiten hacer de una prenda tejida una verdadera pieza de lujo.

La empresa cumplió cien años ¿Cómo ha logrado en un siglo renovarse para ofrecer algo nuevo?
A lo largo de este último siglo, el gen de los negocios y el espíritu emprendedor ha pasado de generación en generación y ha garantizado que el nombre Zegna siga siendo sinónimo de progreso. El crecimiento ha sido posible gracias a la diversificación de la oferta, que ahora va desde ropa hasta accesorios.

La tercera generación implantó la integración vertical por completo en la compañía, mediante el lanzamiento de colecciones prêt-à-porter y Su misura, la internacionalización de producción y distribución y la apertura de las primeras tiendas propias con París y Milán. Y con la cuarta generación, a finales de los años noventa se implementó una estrategia de integración vertical, diversificación, extensión de marcas y licencias, hasta crear una marca global de lujo masculino.

La empresa se ha focalizado en el comercio al por menor, como pionera en la entrada de los mercados emergentes de lujo como Brasil, Rusia, India y China. En 2002, Zegna adquirió Longhi, fabricantes de objetos de lujo en cuero. Ese mismo año se estableció una joint-venture con el Grupo Salvatore Ferragamo – ZeFer – para desarrollar un negocio de calzado y productos de cuero a escala internacional.

La diversificación fue más allá cuando en 2004 se crea Ermenegildo Zegna Eyewear, junto con De Rigo, y desarrollamos la primera colección de gafas de sol y de vista. En 2006, del acuerdo con Perofil nace Ermenegildo Zegna Underwear.

¿Qué tanto hay del espíritu italiano en la marca? ¿O está ya influenciada por la globalización?

En nuestra empresa estamos orgullosos de inaugurar nuestro segundo siglo de historia incluso con un cambio en la comunicación. Con la firma del fotógrafo David Sims, la nueva campaña de Ermenegildo Zegna lanza el concepto de “Pasión por la vida”, una expresión de la síntesis de una vida de pasión, verdadero sentimiento hacia la vida y sus posibilidades.

La pasión ha hecho de Zegna lo que es hoy y se encuentra en el ADN de la marca. En esencia y en práctica, la pasión de Zegna por la artesanía se ilustra en los detalles refinados y estilos de firma. La pasión por la vida atraviesa generaciones y está aquí destacada por una imagen de un beso: la última demostración de amor entre un hombre y una mujer. Esto es apenas una muestra de cómo una marca global se va adaptando a diferentes escenarios sin perder su esencia, su ADN.

Han incursionado con éxito en el mercado chino ¿Cómo lograron conquistar al gigante?

El caso chino es paradigmático para Zegna. El primer movimiento de Zegna en Asia fue en los ochenta en el interior de Mongolia para proveerse de materias primas y explorar los tejidos hechos de las más finas fibras de cashmere. A través de los años, Zegna ha expandido y diversificado sus relaciones y negocios en Asia, desde el abastecimiento hasta eventualmente establecer una extensa red comercial.

Luego de la primera apertura de una boutique en Beijing, Zegna procedió a inaugurar una tienda en Hong Kong en 1997 y una distribuidora subsidiaria en Shangai, Zegna Trading, para desarrollar y soportar la demanda futura, así como continuar la integración local.

Para fortalecer la presencia en el mercado chino como una marca de lujo, la compañía abrió una boutique Ermenegildo Zegna en 2003 en la Plaza Oriental en Beijing y más tarde sumó una boutique Zegna (2006) y una Zegna Sport (2009).

Las actividad actual de Zegna en China se compone de una red de distribución bien establecida, con presencia en 37 ciudades con 82 puntos de venta con un espacio de venta promedio de 250 metros cuadrados.

Celebrar 20 años en China es un logro importante para el grupo. En 1991, fuimos pioneros, porque entramos en un mercado que no tenía un sector de lujo en ese momento. Veinte años después, hemos consolidado nuestra presencia con puntos de venta en 37 ciudades, y gracias al arquitecto Peter Marino, estamos orgullosos de nuestras tiendas globales en las principales ciudades de China.

A finales de año una nueva tienda global en Shenyang fue inaugurada. Hemos hecho mucho en estos últimos veinte años, y estamos decididos a continuar con el mismo ímpetu y dirección: en 2010, China volvió a ser el motor principal y el mercado más importante en términos de ventas al por menor del Grupo.

El tema de la filantropía es muy importante en su empresa. ¿Qué hace en ese tema la marca hoy  día?

La Fondazione Zegna fue creada por la cuarta generación de la familia Zegna en 2000 para mejorar la calidad de vida de comunidades y de personas en todo el mundo. Esta misión tiene su origen en la ética del fundador de la empresa, mi abuelo, Ermenegildo Zegna, para quien la ética, los negocios y la estética estaban intrínsecamente relacionados.

Ermenegildo, en la década de 1930, realizó una de las primeras acciones de patronazgo medioambiental y social al reforestar un área montañosa en los alrededores de la destacada hilandería, además de crear instalaciones comunitarias para bienestar de la comunidad local. A lo largo de la última década la Fondazione continuó brindando su apoyo al financiar el desarrollo de proyectos sustentables en cooperación con organizaciones sin fines de lucro que se desempeñan en diversos ámbitos locales y en variados lugares del mundo con el objetivo irrenunciable de mejorar la calidad de vida de las personas de manera sostenible.

Prev1 de 2Next

Articulos Relacionados

  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma
  • Playlist para el fin de semana