Antes de la medianoche, o las conversaciones que duran toda la vida

La tercera entrega de la saga, dirigida por Richard Linklater, explora la relación de sus protagonistas cuando la cotidianidad entra a hacerle juego al romance.

“Yo lo que quiero es una conversación que dure toda la vida”. Así empieza Comedia Romántica, la novela de Ricardo Silva que hace parte de “Érase una vez en Colombia”, y parece ser también la premisa que atraviesa la serie de películas que el director Richard Linklater ha filmado cada 10 años, desde 1994, junto a Julie Delpy y Ethan Hawke.

Así, en “Antes del amanecer” comienza la historia de Céline (Delpy) y Jesse (Hawke), que se conocen en un tren y conversan toda la noche mientras caminan por Viena. Es el amor romántico post-adolescente, de personas en sus veinte, que prometen volver a verse.

Diez años después, Jesse y Céline volvieron a encontrarse en París en la segunda entrega, “Antes del anochecer”. Entonces los espectadores supimos que la promesa de reencontrarse no se cumplió, que los sentimientos siguen a flor de piel, y que, pasados los treinta, los dos protagonistas han adquirido ese cierto cinismo ante el amor y las relaciones que llega con la adultez, las deudas, el trabajo, los hijos. La cinta nuevamente se enfocó en una sola conversación en la que los dos personajes caminaron por una de las ciudades más hermosas del mundo mientras compartían sus secretos y sus miedos más profundos.

Ahora, Linklater, Delpy y Hawke (quienes co-escribieron las dos últimas películas) llegan con la tercera entrega de la saga: Antes de la medianoche. Jesse y Céline decidieron quedarse juntos esa tarde de París, dejar a un lado las prevenciones y empezar a andar juntos. El resultado es una repetición de la fórmula: los dos protagonistas recorren un escenario precioso (en este caso una isla griega) mientras conversan y analizan sus vidas; lo que pasa a su alrededor.

Sin embargo, diez años de convivencia han hecho mella en el romance idílicos de la francesa y el norteamericano que se encontraron en un tren. Inseguridades, reclamos que no se hicieron en su momento, y la triste conclusión de que el amor puede salir por la ventana cuando la cotidianidad entra por la puerta.

Para quienes han seguido la vida de estos personajes, Antes de la medianoche es un duro capítulo que refleja una etapa natural dentro de la vida de una pareja. Delpy y Hawke están a gusto con sus personajes, lo que le da una fluidez particular al diálogo entre ambos. Le advierto, sin embargo, que no es una película apta para corazones idealistas.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi