Carlos Elliot Jr: El blues sana el dolor del alma

El colombiano Carlos Elliot Jr. recorrió el sur de los Estados Unidos con su banda, tocando blues en su cuna: el Mississippi. Estará de gira por Colombia desde el 31 de julio.

Durante todo el mes de Abril de 2013 el músico colombiano Carlos Elliot Jr. estuvo recorriendo el sur de los Estados Unidos en una gira que llevó a través de Chicago, Detroit, Memphis y Clarksdale, Mississippi en donde tocó en el famoso Juke Joint Blues Festival, uno de los festivales más tradicionales del blues, que se realiza en ese territorio fértil del Mississippi en donde, según la leyenda Robert Johnson hizo un negocio con el diablo para conseguir su increíble talento.

Luego de escuchar “Mystic Juke Joint Blues” el disco que grabó al lado de una banda tradicional llamada The Cornlickers, hablé con Carlos, mientras manejaba de Nashville a Memphis, para averiguar cómo un risaraldense, nacido en Dos Quebradas, entró a formar parte de ese apretado círculo del blues tradicional del sur de los Estados Unidos.

¿Qué fue lo mejor del tour por Estados Unidos?
En Chicago tocamos en un bar que se llama Buddy Guy’s Legend’s muy conocido en el blues y el bar estaba repleto de gente y pues es una propuesta distinta, muy conectada con un género tradicional, pero es una propuesta novedosa y realmente les gustó mucho y quieren que volvamos como un acto principal y luego Missisippi fue el plato central; yo tuve la fortuna de grabar este disco con la banda base del club más tradicional de blues de Mississippi que se llama Red’s Lounge, un club que lleva por ahí unos 40 o 50 años haciendo música, y que realmente recibe es a los músicos tradicionales locales que viven en los campos de algodón y ellos nos invitaron para hacer la fiesta de lanzamiento del CD en el Red’s Lounge Club bajo el marco del festival entonces eso fue un éxito increíble.

¿Cómo ha sido esa experiencia de tocar con The Cornlickers?
Ellos son una banda muy tradicional y fueron la banda base de Big Jack Johnson un reconocido blueser que se murió hace un año y medio, pero tuvo más de 50 años de carrera. El líder del grupo que se llama Dale Wise, debe tener unos 58 años y así es más o menos la edad promedio de ellos. Para mí fue un gran golpe de suerte, yo fui una noche a un Jam en el Red’s Lounge en Mississippi y toqué con ellos, y luego escucharon mi música y a ellos les gustó, y a mí me gustó la manera como mi música sonaba con ellos y simplemente empezamos a trabajar y a construir esos lazos de amistad y nos animamos a decir bueno, estamos listos y grabamos este disco.

Lo que más lo destaca dentro del círculo del blues es que tiene un estio particular. ¿Qué lo hace diferente? 
Yo hago Mississippi Hill Country Blues y el Juke Joint Blues muy arraigado a las tradiciones afroamericanas, rítmicas, pero a la manera como yo lo puedo expresar mezclado con mis influencias. Yo nací escuchando rock de los noventas, grunge, lo que sonaba en la época. Soy de un pequeño pueblo en Risaralda, donde nunca tuvimos una gran estación de radio, entonces yo me nutría era con los discos que me pasaban los conocidos. Una época estuve haciendo rock progresivo de los setentas y rock psicodélico de los sesentas, y la mezcla de esto con el rock-blues inglés, Eric Clapton, Cream, que es como un puente pequeño que te lleva a Muddy Waters y él ya te lleva completamente a la tierra donde todo es fértil, aquí. Entonces hay algo distinto, que llama la atención, bien sea que soy un colombiano del campo, que está haciendo esto.

Su disco fue grabado completamente análogo. ¿Cómo fue esa experiencia?
El estudio donde grabamos es clásico y sus propietarios son Dave Natale el ingeniero de los Rolling Stones y Dave Wilkerson el ingeniero de YES, junto a Bobby Gentilo que fue el ingeniero que hizo la producción de los Cornlickers. Eso es una experiencia increíble porque no hay cortes, ni ediciones, ni trucos que se puedan hacer luego digitalmente. O sea arranca la canción, se toca y se para y listo, ya quedó grabada en la cinta. Es un gran gusto porque uno reconoce la calidad del sonido de una grabación hecha en cinta magnética con consola análoga. Inclusive la propia reverberación es una placa grande que tiene el tamaño del área de una pared y en esa placa ponen a vibrar lo que van a reverberar y lo devuelven directo a la consola. Entonces son dos sentimientos: la enorme responsabilidad de que tiene que salir de una y también una gran emoción de saber que estás grabando en las mismas condiciones en las que grabó Big Jack Johnson, en el mismo estudio y con los mismos músicos.

¿Cómo ha sido entrar en esa tradición del blues? 
Cuando ellos te ven tocar regularmente y empiezas a ganar reconocimiento entonces de ellos hay una gratitud porque you´re keeping the blues alive. Esa es la única manera, te ven venir, cargar la batería. Conectarte, entrar en la onda de esto, de este sentimiento que se va a perder en el tiempo, entonces ellos miran: ¿Bueno este man se lo está tomando en serio? Bien, entonces vamos a tratar de que las cosas funcionen para todos.

Para Carlos están funcionando, su gira por Estados Unidos ha sido un éxito y ahora regresa a Colombia a estrenar su disco “Mystic Juke Joint Blues” con dos fechas en el festival de Jazz y Blues de la Libélula y en Ozzy Bar. Un disco, y un concierto, imperdibles para los amantes del género, los que quieran empezar a seguir la carrera de un Colombiano en el blues que va para largo y los que quieran escuchar, como suena el Juke Joint Blues, y el blues de las montañas de Mississippi.

Y también para los que sólo quieran ir a pasar un buen rato, a dejarse transformar por una música que es inevitablemente espiritual, porque en palabras de Carlos: “La música es un reflejo de todo aquello que nace en el corazón de las personas. Y el blues sana el dolor en el alma.”

Articulos Relacionados

  • Galería: Vea las 10 especies marinas no conocidas por el mundo
  • ¿Ya conoce el Ken millennial?
  • Detrás de la portada: Samy Bessudo
  • Galería: 150 años de Frank Lloyd Wright