Las mujeres ya no quieren cocteles de fresitas

Atrás quedó la idea de que los cocteles dulces son para las mujeres. Hoy ellas no solo quieren tragos exclusivos, sino son las diseñadoras detrás de las barras.

Hombres y mujeres somos parte del juego insospechado de ciertas noches en las que es preferible omitir razones y dar pretextos a la buena voluntad de pasarla bien. Para ello hay una plaza enorme de lugares que saben suplir estos deseos, de todos los estilos, ritmos, tendencias y sabores por supuesto, que elevan sus audiencias dependiendo de la calidad en sus bebidas y comidas.

Salir de rumba puede verse como un arte. Una forma de encontrar nuevos modos de expresión, a través del aprecio por la calidad de ciertos licores que saben ambientar. La puesta en escena comienza cuando en medio de la barra, nuestro bartender entrega parte de su asombroso poder preparando bebidas que sabrán entonar la noche. Cada una con toques distintos, colores y tragos de variedad. Un arte que tiene como objeto la observación de ingredientes frescos que dan lugar a cocteles originales, y en ello, los intereses que varían según el tipo de persona.

Hace algunos años la labor del bartender podía verse como aquel sujeto tácito, masculino, que sabe preparar cocteles en la barra del bar. Hoy día el concepto ha cambiado creando una nueva atmósfera en la rutina de preparar lo habitual. El juego de sabores y tendencias sociales varía desde sensaciones amargas y fuertes hasta dulces y suaves. En lugares como Nueva York, Londres, San Francisco, Sydney – Australia, Vancouver- Canadá, ser bartender es una profesión apasionante, establecida como forma de crear nuevas tendencias y relacionada a carreras como la culinaria. Así mismo, ya no es solamente el género masculino quien gobierna la barra del lugar, sino que han sido en su mayoría mujeres protagonistas de la calidad, esencia y sabor en la preparación de grandes cocteles.

El embajador mundial del tequila Don Julio, Brian Van Flandern, habla de una temporada de oro denominada: “The golden age of cocktails”, en la que son las mujeres detrás de la barra las que crean cocteles para el resto del mundo. Un nuevo rol femenino influenciado por estilos variados que dan lugar a los intereses que como mujeres, muchas veces nos vemos limitadas por los sabores estándar.

La presencia de ellas como diseñadoras de trago busca el balance de bebidas. Van Flandern opina al respecto: “En otros tiempos se hablaba de que los cocteles muy dulces eran apropiados para mujeres, hoy no. Hoy día se habla del balance entre el dulce, el cítrico y el alcohol. En donde el alcohol baja un poco de nivel y no se tiene ese impacto de licor fuerte sino que existe un nuevo equilibrio en su sabor”.

Esa era dorada rompe con el clásico esquema del licor suave y dulce para la mujer y el fuerte y amargo para el hombre. Ahora el género no influye en los gustos fuertes o suaves y el punto de esta revolución en cocteles busca encontrar sabores apropiados para cualquier paladar. Teniendo en cuenta además, que los cocteles dulces no son gusto únicamente de mujeres, ni de todas las mujeres. – “Vemos el ejemplo del Daiquirí que era un trago muy de fresitas, muy dulce, con apenas un toque de ron. Esa ya no es la idea. Ahora se busca un balance con equidad en sabor y alcohol pero que puede servir para cualquier persona, y que no sea tan aburrido”, dice Brian Van Flandern.

Se busca experimentar con ginebras, tequilas, variedad de sabores en donde las mujeres puedan degustar y crear sensaciones distintas. Así mismo, eliminar este imaginario acerca del trago fuerte masculino siendo gusto afable también para perfiles femeninos. Que la importancia del trago radique en su sabor. Van Flandern opina que “la presentación es muy importante, pero la cuestión va en lo que hay dentro de la copa”.

Los preferidos de las mujeres

Quien lo creyera. De tomar tragos dulces y suaves, las mujeres están prefiriendo los sabores más fuertes. En esta medida, el tequila entra como uno de los tragos predilectos en términos de equilibrio de sabor. Julio Gonzáles, creador del tequila Don Julio, revolucionó el sabor de la bebida al ponerle un 100 por ciento puro agave (planta de donde se deriva el tequila) que da un sabor puro y funciona como base de coctelería.

Puede que la esencia femenina dé un valor distinto a ciertos licores. Mientras en Nueva York mujeres enloquecen por beber “The Bradshaw” (famoso coctel creado por la marca de tequila Don Julio para el estreno de la película “Sex and The City”), en otras ciudades disfrutamos de margaritas, tequilas, variados cocteles deliciosos que abruman nuestras mentes y aplacan pudores y razones.

El temor de muchas es la resaca del día siguiente y por eso se limitan a probar determinados sabores. Sin embargo, Van Flandern, asegura que ese malestar se produce según la calidad de la bebida consumida. La resaca es provocada por la cantidad de azúcar que hay en el trago. Por ello es recomendable revisar las propiedades del licor. Para el caso del tequila, que varía en sus presentaciones: tequila hecho a base de agave y tequila mixto, cuidar del dolor de cabeza que el mixto ocasiona ya que en su producción, sufre cambios en la base de agave ya que le añaden endulzantes. Si es 100 por ciento agave, no hay mucho de qué preocuparse. Y cambiar el sentido cliché de abstención, por un consumo responsable que dé cuenta del repaso de la noche, desde el momento de sobriedad hasta instantes que den memoria derivada de un sabor inolvidable.

Foto: http://nur-inthecity.blogspot.com

Articulos Relacionados

  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma
  • Playlist para el fin de semana