Ron Zacapa, con la dignidad de los mejores tragos del mundo

Probar este ron, quizás el mejor del mundo, es una experiencia igualable a su calidad. Hecho en lo mejor de la geografía guatemalteca, su sabor es ideal para maridar con carnes o postres.

Jueves en la noche. Podría haber sido un día normal de no haber descubierto, diez años después de carrera periodística, que me equivoqué de profesión. Mario Navarro tuvo todo que ver. Un chileno de no más de 1.70 de estatura, vestido de paño que lucía sin corbata y un morral que lo hacía pasar por un estudiante tardío, se presentó como embajador mundial del ron Zacapa. Traducción: va por el mundo bebiendo y enseñándole a beber a los demás.

Algunos dirán que los dos mil litros de ron que puede tomarse al año ya no le resultarán atractivos, porque hasta lo mejor aburre. Digamos que yo prefiero aburrirme en Suecia, República Dominicana o España bebiendo unos tragos que en una oficina llevando la contabilidad, por ejemplo.
Noche de cata

Mario estaba para enseñarnos el perfecto maridaje de este ron que no tiene nada que envidiarle al mejor whiskey, con carnes, pescados y hasta postres. ¿Quién se imagina un helado de chocolate, caramelo y vainilla pasado a sorbos con un ron Zacapa 23? Resulta apropiado decir que es, indudablemente, una de las mejores mixturas que haya probado. Navarro lo llama maridaje por asociación, lo que significa ponerle al trago una combinación que resalte sus sabores. Y es que Zacapa 23 sabe a pasas, a madera, café tostado, a vainilla con notas de chocolate, miel y flores. Bueno, eso dijo él. A mí me supo a ron. Pero un ron suave, con una chispa que queda en la boca y no quema la garganta, como si los sabores explotaran entre los labios y bañaran la lengua con calma. No envidié un trago de whiskey en ese instante. Estaba probando el mejor ron del mundo, hecho entre los contrastes de la geografía guatemalteca y que está en la lista de los 100 mejores productos del planeta, pontificados por el World Luxury Asociation.

Maestra ronera

Lorena Vásquez tiene otro cargo que vale la pena envidiar: master blender de Zacapa. Es ella quien va mezclando sabores, años y barricas para obtener los mejores tragos. En una clase con un grupo de chefs –todos hombres- le preguntaron: ¿cómo ha hecho para crear sabores tan complejos? “Me gusta lo complejo, dijo la nicaragüense, desde el ron hasta los hombres”. Esa es una de las definiciones precisas para este trago: complejidad, por la manera como quien toma debe concentrarse para reconocer sabores; poner el trago en la nariz para extraer la esencia de los años que dura el líquido entre barricas, con una historia de whiskey o vino, que se mezclan entre las producciones jóvenes de un año, con las más sabias de 15 o 16. Por eso, este trabajo convertido en una bebida de algo más de 300 mil pesos, resulta un regalo. Tomarlo de un solo sorbo es un pecado sin expiación.

Zacapa XO es una variación del 23. Después del proceso hecho a partir de miel virgen de caña, se le deja dos años más de maduración en barricas que albergaron previamente un cognac, el encargado de darle sus tonos más suaves, acaramelados y ligeros. Se percibe fácilmente el sabor dulce y las chispas de alcohol se quedan en un giro suave y fermentado en la boca.

Termina la cena que había sido antecedida por un mojito hecho con Zacapa 15 (menos tiempo de maduración), azúcar moreno, yerbabuena y quizás algún secreto que Navarro no ha querido revelar. Ha sido el mejor mojito en la lista de mis preferidos. No en vano está hecho con la única bebida del mundo entre los 100 mejores objetos del lujo del mundo.

Articulos Relacionados

  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma
  • Playlist para el fin de semana