Fratelli, el punto más alto de la frescura

Ingredientes frescos suele ser uno de los mayores atractivos que ofrece un lugar a sus comensales. Sin embargo, son pocos los que aciertan con este precepto. Fratelli lo cumple a carta cabal.

Hacía años no me tomaba una sopa de tomate tan fresca y con una mozzarella tan suave en su interior. Hacía mucho no descubría un sándwich (panini) que me sorprendiera tanto como el que lleva en su interior tomates reducidos en vinagre balsámico y va acompañado por una ricota de sabor delicado. O por la sorpresa de, por fin, ensaladas sencillas y creativas en las que la frescura es de verdad una palabra con sentido.
Lo dice una persona que por oficio ha comido todo tipo de propuestas. Alguien que se empeñó hace varios años en fundar la página de Gastronomía de un diario nacional antes del boom de los chefs en el país. Y que le gusta ser sorprendido. Digo lo anterior porque también eso ha significado que me canse de la palabra gourmet en todos lados, que ya no crea en ingredientes frescos porque es una de esas frases que rayan con lo cómodo y pocas veces es verdad.
Pero en Fratelli sí lo fue durante mi visita. Para mi sorpresa, es un sitio donde la frescura es una premisa cumplida y una realidad que se saborea.
El pan lo hacen ellos. La mozzarella y la ricota es de bufala, y es la mejor del mercado colombiano. El yogurt artesanal es quizás el mejor que he probado en Colombia y sigue la tradición de los clásicos europeos en los que la cuchara casi se queda de pie; además, sabe mejor si va acompañado de un müsli a la usanza suiza. Un plato que sirve tanto de desayuno como de postre saludable (ojo: allí es posible desayunar todo el día).
El café es uno de los buenos que se consigue en Bogotá, y proviene de la experiencia que tuvieron los propietarios en el negocio de la importación de café colombiano cuando vivían en Australia, pero con el tratamiento propio de la tradición italiana.
Con el menú escrito en el tablero, a la manera de los bistró, un ambiente blanco que va muy de la mano con la predominancia de la ricota y la mozzarella y lo saludable, tiene toques de Australia que son llamativos, como el Aussie Breakfast, en realidad huevos al gusto sobre una tajada de pan brioche. El pollo rostizado, por muy rico que pueda llegar a ser, es, finalmente, un pollo más como los que se consiguen en otros lados. Lo que realmente marca la diferencia, además de su frescura y de los cafés, es la apuesta por ingredientes de alta calidad. En todo sentido.
Esa búsqueda por ser diferentes llevó a los propietarios a importar vinos no tan conocidos. Entre ellos algunos australianos y buenos vinos del sur de Italia. En su carta hay Pinot grigio, Nero D’Avola y Prosecco frisante, entre otros. También esa calidad se evidencia en sus tés importados Forté, quizás los más exclusivos del mercado, en el pan de chocolate de alta calidad que venden recién horneado o en los ingredientes de los panini.
Eso es Fratelli. Un lugar altamente recomendado. Con la ventaja adicional de que su espacio ofrece, más adentro, cupcakes o muffins decorados como para regalos, además de una galería de arte y de comidas para llevar a casa.
Fratelli Spresso Bar y Restaurante. Carera 5 No. 69-27, teléfono 805 0353, Bogotá.

 

Articulos Relacionados

  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma
  • Playlist para el fin de semana