Leta Sobierajski: una amalgama de ideas

Diners conversó con la diseñadora neoyorquina, una de las invitadas especiales al Congreso Internacional de Diseño.

Los colores vibrantes y chillones, el arte conceptual y las figuras abstractas definen la identidad artística de Leta Sobierajski, una diseñadora polifacética que vive en Brooklyn, Nueva York.

En sus creaciones combina el diseño gráfico tradicional con fotografía, arte y su propio estilo. Cada una de sus piezas se caracterizan por tener ideas poco convencionales y por ser extravagantes.

Desde 2016 creó junto a Wade Jeffree, su esposo, el estudio Ikko Ikko, que rinde homenaje a la unión de sus fuerzas con una estética innovadora. Entre sus clientes principales se destacan Google, Bloomerg, Nike, IBM, The New York Times y el Tate Modern de Londres, entre otros.

Outtake for Bloomberg Businessweek. ☝️

Una publicación compartida de Leta Sobierajski (@letasobierajski) el

Los creadores de Ikko Ikko son uno de los invitados especiales al Festival Internacional de Diseño 4GN, que se llevará a cabo del 27 al 30 de septiembre en Bogotá. Diners conversó con Leta Sobierajski a pocas semanas de su llegada a Colombia.

¿Cómo surgió la idea de tener su propio estudio de diseño?

Estudié diseño gráfico en el Purchase College de Nueva York, y trabajé desde 2013 en un estudio especializado en ‘motion graphics’. Sin embargo, estaba cansada de hacer el trabajo de otros, de diseñar con un estilo predeterminado, y de no poder salir de sus esquemas.

Entonces un día decidí irme y no regresar jamás, porque esa no era mi verdadera pasión. Revisé mi portafolio pero casi ningún trabajo me definía, así que lo dejé prácticamente vacío, y comencé desde cero.

En 2016 conocí a mi esposo, por Internet, y empezamos a trabajar juntos. Ambos teníamos diferentes perspectivas y sueños, pero queríamos fusionarlos en un mismo escenario profesional y personal. Así nació Ikko Ikko, un espacio en el que hay lugar para el branding, la fotografía, el diseño, el arte y hasta el diseño de trajes.

New work! Just finished up a crazy collaboration with Australian-based sock company @oddpears

Una publicación compartida de Leta Sobierajski (@letasobierajski) el

¿Cuál es su fuente de inspiración para crear estas piezas tan particulares?

Nosotros amamos el performance. Queremos que nuestros cuerpos estén involucrados en cada una de nuestras creaciones, que sean parte del resultado final. Siempre buscamos la manera de ser parte de la obra y, así mismo, creamos una interacción con los objetos. También examinamos lo desconocido y hacemos cosas que jamás a alguien se le han ocurrido.

Here's a peek at a bit of my process for shooting the Aark Collective project 👀👋

Una publicación compartida de Leta Sobierajski (@letasobierajski) el

¿Cuál ha sido la campaña más extraña que han hecho juntos?

Aunque todo lo que hacemos es poco conservador y se sale de los parámetros, recuerdo mucho una campaña que hicimos para D.S & Durga, un perfume de Brooklyn.

Nuestra misión era salirnos del cliché de las campañas de fragancias, que sí o sí tienen una modelo o un hombre fornido caminando con la botella. Queríamos hacer todo lo opuesto, contar una historia real, algo divertido y que impactara a los espectadores.

¿Disfrutan ser los protagonistas de sus ideas?

Siempre somos los personajes principales y nos encanta. Además, es difícil contratar a algún modelo que haga lo que nosotros queremos durante cinco horas, no es igual. Los dos hacemos la fotografía, la dirección de arte, el diseño y modelamos.

Complements #17, with @wadejeffree #complementsproject

Una publicación compartida de Leta Sobierajski (@letasobierajski) el

¿Cómo es trabajar con su esposo?

No es fácil estar juntos las 24 horas del día. Intentamos encontrar un balance en nuestra relación, incluso llegamos por separado al estudio porque apreciamos el tiempo que pasamos individualmente, sin tener ningún tipo de interrupción.

Sin embargo, es genial llegar y saber que rompemos la rutina porque cada día trabajamos en algo diferente. Juntos hacemos proyectos maravillosos, por ejemplo en Complements reflejamos que uno no puede estar sin el otro, que estamos totalmente involucrados, es algo así como “explorar la extrañeza universal del amor”.

Ikko Ikko es un estudio polifacético de arte, pero ¿cuál es su dimensión preferida?

No podría escoger una sola. Todas me atrapan porque de eso se trata mi proyecto, de conjugar en un mismo escenario algo que implique el diseño, la fotografía y el dibujo. Todas son necesarias para mí.

El sueño de la mayoría de diseñadores es tener un estudio, y ustedes ya lo tienen, ¿qué viene después?

La verdad nosotros no pensamos en el futuro, no lo planeamos. Simplemente, estamos a la expectativa de aquello que viene. Tenemos los brazos abiertos a los proyectos, y de hecho ahora estamos viajando demasiado por el mundo, se nos están abriendo las puertas y las oportunidades están ahí detrás de nosotros.

¿Qué consejo le daría a alguien que quiere abrir su propio estudio?

La clave es actuar impulsivamente. Lo peor que pueden hacer es permanecer estáticos y dejar que las ideas les queden sueltas durante mucho tiempo. Háganlas realidad, intenten nuevas cosas, experimenten, porque de cada error se aprende algo nuevo. Lo peor que pueden hacer es quedarse esperando, comiencen por plasmar sus ideas sin miedo al fracaso.

Usted y su esposo son unos de los invitados especiales al 4GN ¿Qué vamos a ver durante la charla en Colombia?

El 28 de septiembre vamos a hacer un taller que se llama “ver es creer”, y el 30 de septiembre tendremos una charla sobre creatividad e imaginación. Es nuestra primera vez en Colombia, pero no les puedo adelantar mucho, ¡tienen que ir a vernos!

We added two new Complements to our site this morning. Here is number 16! #complementsproject

Una publicación compartida de Leta Sobierajski (@letasobierajski) el

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi