¿Cómo celebran el fin de año en otros países?

portada_new_year_800x669

Dormir en un cementerio, romper platos y golpear las paredes con un pan son algunos de los rituales que siguen vigentes en el mundo.

Despedir el año se convirtió en una tradición inquebrantable a nivel mundial. En Colombia no es extraño ver a la gente comiendo doce uvas (que simbolizan los 12 meses del año y que deben comerse con cada campanada del reloj) o dando una vuelta a la casa con una maleta en mano a media noche para atraer los viajes.

No se avergüence de seguir la tradición que le dejaron sus padres, pues los colombianos no somos los únicos que tenemos rituales para despedir el fin de año.

Por ejemplo, en toda Latinoamérica compartimos costumbres como la de quemar un muñeco de trapo (ahora está prohibido en los cascos urbanos) para despedir al Año Viejo. Este ritual nació en España que a su vez lo heredó de las culturas celta y romana, quienes lo utilizaban para celebrar la Saturnalia.

La quema de muñecos en Colombia se prohibió en 2006 porque representan un peligro para la comunidad así no tengan pólvora en su interior. Sin embargo, México, Argentina, Chile, Venezuela y Perú siguen con la tradición para alejar la mala suerte y abrirle paso al año que empieza.

Puede que usted sea escéptico a los rituales porque lo considera como una pérdida de tiempo. Si es de estos, tenga en cuenta que los rituales consolidan nuestra identidad cultural y nos unen en lo colectivo.

Vea cómo celebran el fin de año en otros países:

Alemania

El Silvester o Neujahr como se le conoce al Año Nuevo y Año Viejo en Alemania se celebra con una tradición poco usual: ver “Dinner for one” (1963), un cortometraje británico de comedia que cuenta la historia de una señora que prepara la cena para sus invitados (ya fallecidos) y cuando da la medianoche dice: “Same procedure as every year!” (¡el mismo procedimiento de cada año!). No se sabe a ciencia cierta el origen de esta tradición, pero en Alemania se oye en las calles la frase icónica de la comedia hecha especialmente para fin de año.

Hay otros que para no romper la tradición ven la película “Die Feuerzangenbowle” (El ponche alemán) una comedia de los años 70 que cuenta la historia de cuatro hombres que recuerdan los días de su juventud.

Lo importante de esta celebración es que toda la familia esté reunida, mientras comparten unos deliciosos embutidos y fondue preparado con cerveza.

Dinamarca

Para celebrar el Año Nuevo los daneses realizan un gran banquete de æbleskiver, bizcochos de mermelada; galletas de jengibre; kanelsnegl, panes de canela y buñuelos a los que llaman klejner. Luego de la cena beben vino caliente con especias.

Después de terminada la cena toman los platos y los rompen contra las paredes y en ocasiones contra las puertas de sus vecinos. Esto con el fin de demostrar su cariño y deseos para el año que empieza. Luego de romper los platos los miembros de cada familia se suben a una silla y saltan sobre las esquirlas de los platos para atraer la buena suerte.

Filipinas

Los filipinos acostumbran a vestir muy elegantes, pero a la vez muy llamativos: las mujeres utilizan vestidos de colores vivos y los hombres trajes y pantalones psicodélicos. Mientras más llamativo sean los vestidos del Año Nuevo, mejor será el éxito laboral y la suerte en el amor.
Para completar el ritual, apagan la luz a media noche y comienzan a golpear los muebles de la casa para espantar los malos espíritus y llamar a la buena suerte.

Irlanda

Para atraer la buena suerte y sacar a los malos espíritus que habitan en la casa los Irlandeses utilizan un pan navideño (pan relleno de frutas) para golpear cada rincón de la casa. Todos los miembros de la familia deben participar; desde el más anciano hasta el más pequeño tienen que golpear suavemente las paredes, pues al final ese pan será parte de la cena.

Chile

En Talca (Chile) lo acostumbran hacer para comenzar el Año Nuevo. Los habitantes de esta ciudad realizan un gran banquete sobre las tumbas de sus familiares, bailan y festejan hasta el amanecer; lo que suena como una profanación de tumbas es en realidad un homenaje para esos familiares que fallecieron.

Rumania

Como si la película del Dr. Doolittle se hubiera inspirado en las fiestas de fin de año en Rumania, jóvenes y viejos intentan hablar con los animales para entender los sonidos que emiten.

La idea de los rumanos con esta celebración es aprender a fallar. Ellos saben desde un principio que no podrán comunicarse con las bestias, pero se trata de un ejercicio de fracasar. Eso sí, según los rumanos el que no practique esta tradición atraerá la mala suerte.

Articulos Relacionados

  • Galería: vea la línea de ropa inspirada en los clásicos de Disney
  • Galería: cuando Facebook censuró a Neptuno
  • Galería: cuando los empleos no tienen distinción de género
  • Las canciones favoritas de Yuri Buenaventura