Arqueólogos en Turquía hallaron un castillo de 3000 años bajo el agua

Los científicos de la Universidad Van Yüzüncü Yıl encontraron en el lago de Van una edificación sin precedentes.

El lago Van, al suroccidente de Turquía, es sinónimo de turistas e historias fantásticas sobre un monstruo (Illuyanka) que habita en sus profundidades. La leyenda proviene de cronistas medievales armenios que describieron a la criatura como ‘la protectora’ de la humanidad contra los vishaps (monstruos de piedra); una especie del Monstruo del Lago Ness de Europa Oriental.

En 1997 un habitante de la zona aseguró haber hecho un video del monstruo, lo que causó conmoción entre los turcos; la publicación de un libro sobre la bestia; una estatua de 4 metros de altura y miles de científicos expectantes por ver a la criatura en persona.

Por eso, los investigadores de la universidad de Van Yüzüncü Yıl se aventuraron a sumergirse en las profundidades del lago, por primera vez en la historia, en busca de la bestia. Cuál sería su sorpresa cuando, al llegar a las profundidades no encontraron un monstruo, sino un castillo de 3000 años.

“Durante años hubo un rumor de que podría haber algo bajo el agua, pero la mayoría de arqueólogos nos dijeron que no encontraríamos nada. Ahora tenemos un castillo con una extensión de un kilómetro cuadrado, con paredes de tres o cuatro metros”, contó Tahsin Ceylan, líder del proyecto, al diario turco Daily Sabah.

Los investigadores cuentan que este castillo estuvo oculto porque los niveles de agua del lago, de origen volcánico, han cambiado durante los últimos miles de años. “Los estudios revelan que el castillo tiene 3000 años de antigüedad y que probablemente había una civilización próspera”, afirmó Ceylan.

El tiempo coincide con la época en la que la civilización Urartu habitó la región (siglo IX al VIII a. C). Esta fue una de las primeras civilizaciones de Armenia. Estaban avanzados en la metalurgia y en la construcción de estructuras sólidas de bloques de piedra como las que se encontraron bajo el lago.

Por el momento los arqueólogos seguirán haciendo excavaciones submarinas para tener claridad de la magnitud de la edificación. “Otros castillos han sido dañados, pero el agua escondió este y lo preservó. Ahora esperamos explotar todo su valor histórico”, concluyó Ceylan.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma