Diez claves para cambiar el mundo según Gandhi

El 2 de octubre se conmemoran 148 años del nacimiento de Mahatma Gandhi, y en su honor también se celebra el Día Internacional de la No Violencia.

Gandhi es sinónimo de paz mundial. Mahatma, el nombre honorífico que le puso su amigo Rabindranath Tagore (Premio Nobel de Literatura, 1913), significa literalmente “alma grande”. Y así fue toda su vida este hombre, de tan solo 1.60 metros, que se convirtió en un ejemplo vivo de la esperanza, el pacifismo y la libertad.

Este líder que revolucionó al mundo nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar, una ciudad de la India, cuando el país estaba dominado por Gran Bretaña. Actualmente esta región se conoce como el estado de Guyarat. No se caracterizó por ser un estudiante sobresaliente, todo lo contrario, a duras penas logró aprobar el examen de admisión en la Universidad de Bombay (hoy Mumbai).

Sin embargo, su verdadero destino era estudiar en la University College de Londres, “la cuna de los filósofos y poetas, el centro de la civilización” como él mismo la definía.

Después de finalizar sus estudios en derecho regresó a su natal India y, años después en 1893, aceptó un trabajo en Sudáfrica. Durante su estadía en este país emprendió una resistencia pasiva por la igualdad y la no discriminación racial de aproximadamente 150.000 indios que residían allí.

A raíz de esta iniciativa Gandhi volvió a India en 1915, e inspirado en las manifestaciones allí fue precursor de varias alternativas de lucha: impuso impuso la desobediencia civil -sin violencia-, hizo huelgas de hambre y rechazó la lucha con armas, entre otras.

Una de las grandes manifestaciones que impulsó este hito histórico fue la “Marcha de la Sal”. Se trataba de una revolución no violenta que promovía el derecho natural de los hindúes a producir sal. Junto a sus adeptos estuvo contra el monopolio británico de la producción y distribución de sal. Antes cualquier ciudadano podía obtener sal tomando agua del mar en un recipiente y dejándola evaporar.

Años después, este evento sería la fuente de inspiración del líder norteamericano Martin Luther King, que promovió la igualdad de derechos para los ciudadanos afrodescendientes. Tomando de inspiración a Gandhi inició la célebre marcha de 1963, en Washington D.C, Estados Unidos. Allí pronunció su famoso discurso “yo tengo un sueño” ante el Monumento de Lincoln. Gracias a esta iniciativa logró la aprobación de la Ley de los Derechos Civiles en 1964 y la Ley del Derecho al voto en 1965.

A causa de su “rebeldía” Gandhi estuvo en la cárcel en varias ocasiones. En 1944, en uno de los arrestos domiciliarios en el Palacio de Aga Khan, falleció su esposa Kasturba Makhanji tras un año y medio privada de la libertad. Tres meses después de la muerte de su esposa, Gandhi salió libre pero con un estado de salud muy débil.

Sin embargo, logró recuperarse y seguir adelante con sus planes independentistas junto a cientos de seguidores como Nehru, quien fue Primer Ministro de la India desde su independencia el 15 de agosto de 1947.

Gandhi marcó la historia del mundo por su contribución a la libertad de una nación, con una campaña de no cooperación. Su “guerra” pacífica se libró con la no cooperación, paros nacionales de trabajo y educación, grandes movilizaciones y obstaculizaciones en las calles. Todo esto le ayudó a convertirse en el interlocutor de las conversaciones con los británicos.

Después de lograr la victoria, fue asesinado a los 78 años por un grupo radical hinduista, el “Nathuram Godse”, el 30 de enero de 1948. Dicha organización afirmó que el líder debilitaba el nuevo gobierno por insistir en que le pagaran una deuda a Pakistán. Sus últimas palabras fueron ¡Hey, Rama!, invocando al dios más popular de India.

Las enseñanzas de Gandhi

“Sea el cambio que quiere ver en el mundo”

Antes de juzgar a quienes nos rodean, debemos reflexionar sobre nuestros propios errores y trabajar para mejorarlos. “Si usted cambia, lograría cambiar su mundo, si usted cambia su forma de pensar entonces transformará la manera de sentirse y así mismo las acciones que toma. Entonces el mundo alrededor de usted cambiará totalmente”.

“La libertad no es la misma si no se pueden cometer errores”

Todos somos humanos y por lo tanto tenemos derecho a equivocarnos. Debemos ser capaces de reconocerlos y aprender de los errores, y seguir intentándolo sin rendirnos. “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo, y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

“Nadie puede lastimarnos sin nuestro permiso”

Podemos escoger nuestros propios pensamientos, reacciones y emociones ante cualquier situación. Por lo tanto, nadie puede controlar la manera en cómo nos sentimos, nosotros decidimos si tomamos o no en cuenta los comentarios negativos. “Cuide sus pensamientos, porque se convertirán en sus palabras. Cuide sus palabras, porque se convertirán en sus actos. Cuide sus actos, porque convertirán en sus hábitos. Cuide sus hábitos, porque se convertirán en su destino”.

“Perdonar es el valor de los valientes”

Gandhi decía que solo aquel que es suficientemente fuerte para perdonar una ofensa, conoce le verdadero significado de amar. Guardar rencores no nos deja continuar nuestra vida con tranquilidad, por eso es mejor dejar el cliché de “perdono pero no olvido” y hacer borrón y cuenta nueva en cada situación a la que nos enfrentamos. “No dejes que se muera el sol sin que hayan muerto sus rencores”.

“Ninguna dificultad podrá abatir a aquellos que tienen fe en su misión”

“La persistencia es una de las cualidades más valiosas del ser humano, deje el autosabotaje a un lado y busque su verdadera pasión. Si lo logra, tendrá motivación para seguir adelante con sus proyectos”.

“Viva como si fuera a morir mañana, aprenda como si fuera a vivir siempre”

La clave está en preocuparse en el ahora, y vivirlo plenamente, no en estar ansioso por el futuro y estar mortificado por el pasado. “Dios no me ha dado ningún control sobre el momento siguiente, la mejor manera para superar la resistencia interna que nos impide tomar acciones es permanecer en el presente tanto como sea posible, y aceptarlo en todas las circunstancias”.

“No hay que apagar la luz de otro para lograr que brille la nuestra”

Es importante dejar de lado a aquellas personas tóxicas, y hacernos la vida más fácil con personas positivas. También es útil ponerse al servicio de ellos, “las personas que ayude se sentirán más inclinadas a ayudar a otras, y entonces juntos crearán un espiral positivo que los hará evolucionar y los convertirá en seres más fuertes”.

“La felicidad es cuando lo que usted piensa, dice y hace están en armonía”

Uno de los consejos de Gandhi para lograr la paz interior y desarrollar habilidades sociales es comunicarse de una manera auténtica y siempre sentirse poderoso y bien consigo mismo. Si nuestras palabras y pensamientos están en sintonía esto se verá reflejado en una buena expresión, un tono de voz seguro y un lenguaje corporal fluido.

“El sacrificio es sinónimo de alegría”

La esencia de la alegría está en la lucha, en intentar y sufrir por obtener una meta, más no se trata de la victoria en sí. El mañana depende de lo que hagamos hoy. “Escribir un libro o entrenar para una maratón proporciona mayor satisfacción que terminarlo o ganar una carrera”.

“El amor es la fuerza más humilde, pero la más poderosa de que dispone el mundo”.

La única arma que utilizó siempre Gandhi fue el amor, por su familia, amigos, su país y por la humanidad entera. “Humildemente me esforzaré en amar, en decir la verdad, en ser honesto y puro, en no poseer nada que no me sea necesario, en ganarme el sueldo con el trabajo, en estar atento siempre a lo que como y bebo, en no tener nunca miedo, en respetar las creencias de los demás, en buscar siempre lo mejor para todos, en ser un hermano para todos mis hermanos”.

Articulos Relacionados

  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero
  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí
  • Estreno mundial de la ópera El último día de Francisco Pizarro