Guillermo del Toro: “La forma del agua, probablemente, es mi película favorita”

El cineasta mexicano recibió el premio al mejor director en la ceremonia de los Globos de Oro gracias a su película La forma del agua, y cuenta con 13 nominaciones al Oscar. Diners conversó con él sobre esta particular historia.

“Desde niño he sido fiel a los monstruos. Me han salvado y absuelto, porque creo que los monstruos son los santos patrones de nuestras imperfecciones y nos permiten la posibilidad de fallar y seguir adelante. Durante años he elaborado historias de color, luces y sombras y en muchas instancias, en tres ocasiones especiales, estas historias me han salvado la vida”.

Con esas palabras, Guillermo del Toro agradecía su premio a mejor director en la edición 75 de los Globos de Oro y se convertía en el tercer mexicano en recibir este galardón –se espera que en los Óscar también se lleve varios premios–. Nacido en Guadalajara, en 1964, sus películas de terror y fantasía, como El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, han dejado huella en miles de espectadores, que han quedado fascinados con sus historias y su particular estética. Con Diners conversó acerca de La forma del agua, su más reciente producción.

¿De qué se trata la historia?
Es un cuento de hadas para tiempos difíciles; una historia de amor muy delicada, hermosa, llena de vida y emociones. Una película muy romántica y es sorprendente la emoción que produce en el público. Ya saben, consiste en una historia de amor entre una mujer de limpieza en una instalación del Gobierno y un anfibio al que planean diseccionar para estudiar su sistema pulmonar.

¿En qué período de tiempo se desarrolla la película?
En Estados Unidos en 1962, justo antes del sueño americano, es la posguerra, el colapso económico posterior, el país está literalmente en la cima de la prosperidad. Es antes de que el conflicto de Vietnam involucre completamente a los Estados Unidos, que ya se encuentra allá, pero aún no se ha convertido en ese colapso en el que se convertirá. Es el momento en que Camelot está vivo en la imaginación estadounidense. Unos meses después de la película, sabes que Kennedy recibirá un disparo y el sueño americano se derrumbará. Entonces se trata de ese momento preciso en el que se está mirando hacia el futuro y se encuentran una criatura que es la mejor, antigua, divina y hermosa, pero la modernidad se interpone en el camino de contemplarla en su esencia, todos la miran como una cosa, excepto Sally Hawkins que la observa con enorme amor y empatía.

¿Cuál es el género de la película?
La idea es que podemos tomar un formato como en El laberinto del fauno, el cuento de hadas tradicional, y darle un giro, podemos realizar cambios, volverlo interesante, así que la idea para mí consiste en hacer un cuento de hadas muy político (…) y decir que el tipo que hubiera sido el héroe en 1950 es el villano aquí, que la imagen del monstruo llevándose a la niña en la década de 1950 habría sido una imagen de horror, pero se trata de una imagen de redención y amor, hermosa para descubrir y entender, ¿cierto? Y pienso luego, ¿por qué vivimos en un mundo en el que estamos separados por ideas y estamos hablando de construir un muro entre los países en pleno siglo XXI?, para mí esto resulta increíble, pienso que todo se trata de unión y colaboración.

Vea también: 5 actores que se hicieron famosos sin mostrar su cara

Háblenos del reparto…
Lo escribí para Sally (Hawkins), Michael Shannon y Octavia (Spencer). Escribí los roles específicos para ellos y todos dijeron que sí. Así que fui muy afortunado de tener a Michael Shannon, inteligente y empático, incluso si es un monstruo, llega a tener momentos de fragilidad en la película que son muy hermosos. Octavia es Octavia, la intérprete más humana, inteligente, emocional y viva. Sally cuenta con una esencia y belleza propia, es como si no tuviese inocencia, pero posee una pureza con la que puede mirar a esta criatura con amor y empatía, ella es casi como una comediante silenciosa, no tiene ningún diálogo en la película, no habla, se comunica con lenguaje de señas y resulta increíblemente emocional a través de los ojos.

¿Cuáles fueron los desafíos al hacer esta película?
De las películas que he realizado esta está entre mis dos favoritas, de hecho, creería que es la número uno. Fue horrible, horrible, horrible filmarla; fue increíblemente difícil, todos los días eran pútridos, agotadores, exhaustos y horribles de pasar, pero al final del día valió la pena. Quiero decir que tuvimos la peor primera semana en la historia del cine, todo lo que podría salir mal salió mal y siguió saliendo mal todos los días, solo tuve un día fácil, pero la película es, probablemente, la favorita que he hecho.

Articulos Relacionados

  • Música nueva: Rosa Rosa
  • Playlist: las mejores canciones de Rihanna
  • Dos nuevos tráilers de Netflix
  • Calvin Klein deslumbró en la Semana de la Moda de Nueva York