El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos

Diners conversó con Juan David Padilla, el artista colombiano detrás de “Nostos, #Urniator y Dor”, que se inaugura el 13 de septiembre en el Teatro Colón de Bogotá.

Un grupo de hombres desnudos parecen arrullados por la naturaleza, o mejor dicho, parecen ser parte de ella. Sin temor alguno sus cuerpos se vuelven uno solo y se conectan con la Madre Naturaleza. Duermen con tranquilidad entre el bosque mientras sus dedos palpan la tierra.

Este es el proyecto de Juan David Padilla, un artista visual, fotógrafo y cineasta colombiano, que llega con una propuesta melancólica al Teatro Colón de Bogotá. El público podrá disfrutar de un performance y una muestra audiovisual que representan la relación entre el cuerpo y el alma, a partir del 13 de septiembre hasta el 2 de octubre.

El escenario principal de “Nostos, #Urniator y Dor” fue el paisaje natural colombiano, tomó aproximadamente un año y medio, y la participación de más de 80 personas (bailarines, fotógrafos, diseñadores, comunicadores y artistas visuales).

El coreógrafo colombiano Jimmy Rangel, quien ha entrenado al Cirque du Soleil, a Lady Gaga y a Monsieur Periné, trabajó codo a codo con el artista para hacer realidad esta muestra polifacética.

Padilla conversó con Diners sobre el significado de la muestra, y cómo representa la nostalgia, el duelo y la melancolía a través del arte:

¿En qué consiste la muestra artística?

Es una propuesta transmedia que nace a partir de aquellos estados que surgen al experimentar la pérdida de seres amados, o más bien un amante, y se manifiestan a través de la nostalgia, la melancolía y el desanclaje.

La exposición reúne una serie de 20 fotografías, un videoarte, un libro con textos cortos que es la bitácora de las sesiones realizadas, y la presentación de un performance de 40 minutos en vivo.

¿Cuál es el trasfondo del proyecto?

El eje central se fundamenta en la relación íntima y metafórica entre el cuerpo y el alma. Mi proyecto, más allá de documentar, es un hecho artístico conectado a una sesión de performance. La serie tuvo como punto de partida una convocatoria que hice a través de redes sociales, para las personas que sintieran afinidad con la exposición.

Así sumé 40 modelos con los que trabajado durante año y medio en paisajes naturales (Choachí, Anolaima, Cachipay) y espacios abiertos tanto en video como fotografía. He trabajado algo que llamamos un despojo de la ropa, pero también cómo nos descontextualizamos y hacemos cuadros con nuestros cuerpos.

¿A qué hace alusión el nombre: “Nostos, Urniator y Dor”?

Nostos, #Urniator y Dor le apuesta a hacer tangible a través de la imagen, el movimiento y el lenguaje un universo profundamente íntimo. En particular, el título evoca los sentimientos que inspiran el proyecto, la nostalgia (viene del griego nostos –regreso- y algos –dolor-) y la melancolía (Dor es una palabra rumana que se utiliza para designar una profunda melancolía).

En diálogo con una figura liberadora, Urniator se inspira en la unidad de guerra del Imperio Romano. Los Urniators reunían a grandes atletas que nadaban a través de las profundidades del mar, recuperando las anclas de los barcos.

¿Cómo surge la idea? ¿Quiénes fueron sus referentes?

Nada fue con antelación, fui encontrando los referentes en el camino. El proyecto surge de una metáfora, y de la necesidad de representar el duelo, la ausencia y el echar de menos. Le di imagen a estas emociones, que experimentamos cuando perdemos a alguien. Para esto tuve que leer sobre las etapas del duelo, la pérdida y el Eros.

Algunos de mis referentes fueron el pintor Luis Caballero y Lars von Trier (Ninfomaníaca, 2013), pero también libros de filosofía como ‘La agonía del eros’ de Byung-Chul Han, y a partir de ellos las imágenes fueron llegando y así construí esta serie fotográfica.

¿Cómo fue la participación de Jimmy Rangel, el coreógrafo de Lady Gaga?

Nosotros hemos trabajado juntos desde hace un tiempo, nos colaboramos mutuamente en varios proyectos. Lo admiro mucho por las obras que ha hecho, como el Super Bowl de Lady Gaga, Black el payaso, Macbeth y Shakespeare enamorado.

Su trabajo coreográfico es excelente, entonces le dije que teníamos que unir fuerzas para este proyecto y desde su dirección escénica y mi propuesta conceptual debíamos construir una acción.

¿Por qué decidió trabajar solo con hombres desnudos?

La respuesta es sencilla, es un proyecto íntimo y sincero, no ha sido para nada pretencioso. Desde ahí yo concibo el deseo, y la perdida también de un amante, es una mirada subjetiva, pero no es para nada misógina.

¿’Damasco’ y ‘El poder del yagé’, dos de sus anteriores proyectos, tienen algo que ver con lo que vamos a ver?

Sí y no. Conceptualmente se distancian mucho, por ejemplo, ‘El poder del yagé’ es más un documental con un toque antropológico y de registro. ‘Damasco’ representa el circo en Colombia y su magia, pero esas dos técnicas se unen en un concepto completamente diferente. Ahora yo compongo el cuadro, y plasmo mis ideas dentro.

¿Cómo es trabajar con más de 80 personas al tiempo?

Hay proyectos que tienen su magia y su lógica propia, yo simplemente hice posible que el proyecto existiera, pero se sumaron muchas personas que querían conectarse.

En escena es un desafío, generalmente las poses duelen, no son fáciles. Sin embargo, todos lo hicieron con la mejor energía y disposición hasta lograr un buen resultado final.

Uso una técnica, con la que he trabajado hace bastante, que es iluminar con luz de celulares- por lo menos siete- y el tiempo de exposición debe ser más lento. Eso implica que las personas estén totalmente quietas, pero cuando vas a cuadrar la décima la primera ya se ha desacomodado.

Tuve que entrar a cuadro en la última foto porque me faltaba una persona, pero no me gusta ni me va muy bien estar frente a la cámara.

¿Cómo denominaría esta muestra?

Diría que es un proyecto transmedia porque tiene varias disciplinas que se articulan, no funcionan por separado, una se alimenta de la otra y cada una habla con su propio lenguaje y cuenta su propia parte.

¿Por qué no podemos perdernos esta muestra?

Porque es algo que nos toca vivir alguna vez en la vida, todos hemos sentido la ausencia de un ser querido. La muestra lo expresa desde el corazón, cada personaje teje sus propias historias y las exterioriza.

Articulos Relacionados

  • Galería: el lado cómico del reino animal
  • El álbum navideño de Sia
  • Ya está aquí el tráiler definitivo de Las Chicas del Cable
  • X: la película de Maluma