Del periodismo a la ficción: entrevista a Felipe Restrepo

Diners conversó con el escritor Felipe Restrepo, autor de la novela Formas de Evasión, sobre los retos de estrenarse en la ficción al tiempo que se dirige una revista.

Formas de Evasión es una de las mejores novelas que se publicaron en 2016 en Colombia, con una historia muy universal centrada en la búsqueda de Umaña, un periodista, un personaje que obsesiona por completo al narrador y que su búsqueda se convierte en el eje de esta ficción. Su autor, Felipe Restrepo, director de la Revista Gatopardo, logró dar a luz mientras producía otras cosas.

¿Qué fue lo difícil y qué fue fácil de hacer el libro?

FR: Lo fácil fue nada, más difícil. Hacer un libro o cualquier cosa creativa, implica mucho rigor y esto a pesar de que es una novela tiene una investigación. Hay detrás años de trabajo de lectura, de entrevistas y de mucha disciplina en el oficio de hacer entrevistas. Cada frase, cada párrafo fue trabajo de años.

Lo fácil tal vez, fue tener la historia en la cabeza, los personajes hacia donde quería que fueran.

Lo más difícil amarrar todo eso. Llevo años queriendo hacerlo. Volvía, abandonaba volvía, abandonaba; soy un idiota y veía un libro, veía una película que me entusiasmaba y retomaba.

Lea también: La biblioteca de Felipe Restrepo

¿Cómo es terminar el proceso de escritura de un libro siendo el director de una revista con edición mensual?
Trabajoso. No soy un escritor que se levanta a las 8 de la mañana y escribe hasta las 2 de la tarde en pijama. Tuve que buscar un momento entre cierres, entre aviones entre momentos libres. Cuando empecé como director de Gatorpardo decidí sacarme esto de la cabeza. Me puse una fecha. Me puse deadlines muy claros.

Empecé a trabajar con una amiga que se llama Lina Vargas que fue redactora de la revista Arcadia cuando tomé la dirección por unos meses. Le dije ¨ Lina ayudame a verificar datos¨. Habla mucho de las enfermedades mentales, del medicamento del rigor y decidi que no me sobrepasara. Lina encontraba estas cosas, cada 8 días hablabamos por skype. ¨Lina investigame esto de Rimbaud, del Xanax, de los paramilitares¨. Trabajamos como año y medio.

En algún momento pensaba “nunca voy a acabar”, y borras y vuelves y empiezas y poco a poco tienes 10 páginas, 30 páginas, 40, y de un momento a otro 200.

¿Cómo fue el tránsito del periodismo a la ficción?
FR: Me confrontó mcho pasar de periodismo a la ficción. Sergio Vilela fue mi coordinador y un día le dije “ya sé que les he prometido mucho y quiero hacerlo…¨
Estaba en la feria de Guadalajara y me encontré con Andrea Montejo, una agente literaria que vivió en Nueva York. ¨Me encantó tu libro de perfiles- me dijo´, tienes algo?¨ Le dije que si y le pasé lo que tenía, fue ella la primera persona que la leyó la novela después de Lina. Entonces, negociamos con Planeta.

Aquí empezó otro proceso de edición. Carolina López es la editora de ficción de Planeta y ese es un proceso de edición fuerte, uno se agota. Releerse y devolverse es fuerte, fueron 4 meses de edición, mientras cerraba revista, me reunía con los anunciastes, además doy clases…

Recuerdo mucho que el cierre del libro me tocó fuera de México en un evento de Boucheron. Llegaba al hotel a editar, Carolina me llamaba ¨ falta esto…¨

Claro, ya no es tan fácil esconderse porque por celular o el correo electrónico lo encuentran a uno.

Sí, aunque no podría estar en ese tiempo. Me parecen admirables los escritores de antes que escribían en máquina de escribir. Yo cargaba todo en una USB y llegaba a conectarme en algún lado para mandar correcciones. Fueron 3 años de non-stop el total del libro.

¿Cómo es el salto de hacer periodismo a hacer ficción?

Fue bastante natural, es una novela que toca temas de periodismo pero no sobre el periodismo, ni se trata de describir como es una sala de redacción. Utilicé las mismas técnicas para hacer un perfil o una crónica por ejemplo: entrevistar, investigar, revisar, creer estructura, escenas verosímiles, un clima un ambiente…

Trabajé en el ritmo, me esforcé en que fuera poco frenética. Quería no tuviera algo que se llama ¨las mesetas insufribles que dice Leila Cobo. Quedó linda la edición es muy cinematográfica, me interesa mucho crear escenas. Me gusta crear imágenes visuales.
Me gusta la escritura descriptiva y visual.

Hablando de esas descripciones ¿por qué Umaña es tan desagradable en varios aspectos, aún así es bien díficil imaginarse un rostro de Umaña, porque es muy cambiante de acuerdo a la época?

FR: Es muy a propósito que Umaña tenga tantas etapas, porque es una personalidad mutante, cambiable, pero sobre todo porque el narrador no es un narrador fiable. Yo tampoco me imagino esta cara, porque él va cambiando su aspecto.

Cuando es joven es algo seductor. Es un personaje muy desagradable cierto, antipático, repulsivo que maltrata a la gente. Es un personaje que no tiene consideración hacia los demás eso de abandonar a la gente su pasado, es muy egoísta. Solo le importa eevadirse de sus realidades, de sus vidas. Pero al final le agarras cierto cariño.

Hay que ser bien detallista para deducir ciertas edades, el narrador respecto a Umaña por ejemplo.
Son medio contemporáneos, en la parte en México el narrador tiene 35 años, Umaña tiene unos 50 y 55 años.

¿Cuánto puede aguantar un personaje de estos como Umaña vivo? ¿De quién tiene Umaña características que exista en la vida real?

Muchos, hicimos la investigación. Las personas adictas a medicamentos y alcohol pueden durar muchos años, muchos.

Umaña está basado en muchos momentos de varias personas, pero no es ningún periodista con otro nombre. Es un mundo ficticio creado a partir de cosas que he vivido y que he conocido.

El agradecimiento a Ricardo (Calderón, periodista de Revista Semana) es porque el es muy generoso y me contó muchas cosas de su vida, lo que me contó Ricardo me ayudó a reconstruir cosas. Tiene muchas cosas que conoce Ricardo pero no es él. No es alguien con los nombres cambiados.


¿Hay mucha realidad en esta ficción, cierto? Algunos personajes de la historia, la línea de tiempo de la novela entre los 80 a dosmiles, las ciudades, los lugares…

Aparecen personajes con nombres reales, los mexicanos, los paras, Pablo Escobar. El asunto de la campaña Lopez Obrador Felipe Calderón en México.Hay una parte que ocurre a finales de los 80 Colombia. Paris mitad de los noventa. España mitad de los 90. Colombia principios de los dosmiles.

Viví en Madrid, mucho tiempo, en Paris, en México, en Londres, escogí esas ciudades porque las descripciones espaciales son reales y verificadas después.El edificio es un edificio que existe en Madrid existe todo actualizado.

¿La historia del amigo Zárate y el incendio con su familia?
La historia del amigo artista del incendio, es muy cierta. Es una amiga cercana de mi mamá y se la puse a Zárate, un evento armado de muchísimas cosas. Una historia que me impactó mucho y quise que estuviera aquí.

Puede ser una pregunta obligada pero nos recuerda mucho a Auster cuando sus personajes terminan convirtiéndose en detectives al azar, a veces el ambiente nos recuerda a Perder es cuestión de Método de Gamboa… ¿qué opina?

Santiago Gamboa, también la primera novela Andrés Felipe Solano, por ejemplo, Mario Mendoza tienen un poco de Paul Auster.

Paul Auster me gustó de joven lo he leído muchas veces incluso lo he entrevistado 3 veces. Esta novela es mucho de él. Me encanta su ritmo, sus temas. Ojalá algún día él pudiera leer una traducción de esta novela.

Umaña y el narrador, ¿qué más puede decirnos?
Hay un juego de espejo entre Umaña y el narrador. Los personajes empiezan a tener muchas similitudes. Al final yo quería que quedara muy abierto, como cuando uno está contando una historia. Siempre uno piensa por qué tan fácil todas esas coincidencias.

En el epílogo hay una especie de confesión en el que se relata a partir de los recuerdos, de fisuras de si existía o no Umaña. Es un juego. El periodismo narra lo real, en la ficción es un juego, la realidad cada quien la arma a su manera. Umaña pudo existir o no pero ese es el juego.

¿Esto de las enfermedades mentales se pensó desde el principio?
Siempre me ha interesado mucho el asunto de la mente, hago psicoanálisis. Es fascinante. Yo he pasado por muchas posiciones respecto a los estados de la mente. No sé si tomar medicamentos cambia o no la personalidad.

Me interesa mucho el tema del psicoanálisis, las personalidades adictivas, compulsivas, los obsesivos-compulsivos. Me interesa mucho pensar en que eres alguien muy normal y de un momento a otro tu cerebro puede hacer corto y pasar deprimido años o estar feliz otros más.

En el libro nunca hay un juicio por quien toma o quien no toma medicamentos. Umaña lo hace de una manera irresponsable y eso es muy claro. Pero no hay un juicio. Personalmente debería obviamente ser controlado por un profesional.

Leo mucho sobre esto. Leí, tuve que estar muy informado, hablé con psiquiatras; tampoco quería que fuera muy real. Me interesa sobre esto el asunto de la identidad , esa situación en que la gente decide cambiar su realidad tomando un medicamento.

MDMA, éxtasis, cocaína existen pero me interesaba más que mi personaje fuera adicto a las drogas psiquiátricas. El alcoholismo es una de las enfermedades y adicciones más nocivas por eso quise que el fuera alcohólico también.

Háblenos un poco de los personajes y las historias que aparecen en el diario de Umaña.
Son historias que me gustaban, escritores que me gustaban Agatha Christie, Rimbaud que lo trabajé en la universidad, Carrère, muchas peliculas, libros, Saint-Exupéry. La historia de Jack Nicholson, lo de Gauguin, la de Wim Wenders, lo de Antonioni. Lo mezclaba con el diario de Umaña. Pareciera que el diario de Umaña tuviera miles de esas historias pero, solo son esas.

¿Aparecerán más estos personajes en otra historia?
Puede ser que aparezcan en otras historias. Estoy trabajando en otras cosas, por ahora no hay una novela pero no lo descarto para un futuro.

Articulos Relacionados

  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi
  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero
  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí