‘Lo que de verdad importa’, la película 100% benéfica para los niños de Colombia

El próximo 28 de septiembre se estrena en las salas de cine ‘The Healer’. Diners conversó con su director, Paco Arango, el español que donó su talento a los niños con cáncer.

Seguramente los colombianos no conocen el nombre de Paco Arango, ni lo tiene como referencia del cine español. Sin embargo, en 2011, estuvo nominado a tres premios Goya por su primera película, MakTub, una comedia que narra la relación de un hombre que asediado por la rutina conoce a un niño con cáncer que le cambia la perspectiva de su vida.

Esta historia puede ser una biografía del director español que en 2001 decidió hacer un voluntariado en el Hospital Niño Jesús para niños con cáncer en Madrid. Allí su vida cambió por completo y lo que empezó como un voluntariado de un mes, se prolongó por 16 años.

La experiencia y el amor de los niños marcó a Arango y se propuso realizar una película como MakTub (2011), con la que recaudó fondos para hacer un centro de trasplantes de médula ósea en Madrid. Ahora ¿por qué no repetir esta fórmula de éxito?

Así fue como el director español decidió en 2015 rodar una película, esta vez con estrellas internacionales para así llevarla por todo el mundo y convertirla en la primera película internacional en donar todos sus ingresos en taquilla para las fundaciones de cada país que visita.

Arango estrenó su película en 6 países con éxito y ahora el turno es para Colombia, en donde habló con Diners sobre la película y su causa:

‘Lo que de verdad importa’ es el título de un libro (Jan E. Goldstein) y el nombre de su fundación ¿por qué usarlo como el título de la película?

The Healer en español no me gustaba como sonaba. Sería como “El Curandero” o “El Sanador” parecía que te iban a tomar el pelo.

La fundación que se llama ‘Lo que de verdad importa’, que la inspiró un multimillonario americano, que a los 41 años a punto de morir, dejó un diario a sus hijos que se llama así. Es por eso que aquí hacemos charlas motivacionales a lo largo del mundo totalmente gratis y yo soy uno de sus ponentes.

Me pareció un título idóneo porque la película habla de lo que de verdad importa. Hay una cosa importante que la película está dedicada a Paul Newman y poca gente sabe que Paul era una persona increíble que con su fama generó una línea de comida 100% benéfica, como la película, y que al día de hoy ha generado 550 millones de dólares a la caridad.

Entonces digo al final de la película que los curanderos existen porque vivimos en un mundo en el que curarse en de la salud. Pero yo hablo de la salud más importante que es la del alma. Creo que nosotros hemos tenido algún curandero en nuestra vida o una curandera que no ha ayudado en un momento muy crítico.

Tenemos un reparto de lujo, con gente de Game of Thrones (Jonathan Pryce); Grey’s Anatomy (Camilla Luddington) y de Lost (Jorge García) ¿Cómo hizo para presentarles el proyecto como una película benéfica?

El actor se mueve por el guion, el equipo técnico y la seriedad de la producción, eso estaba hecho. Mi director de fotografía es español, pero está haciendo todas las grandes producciones de Disney.

El actor cobró como Dios manda. Lamentablemente nadie hace esto por caridad. Una vez que se enteraron que había una causa, la mayoría, no todos, pero sí la mayoría ayudaron de una forma muy especial.

Sin embargo, era muy importante separar la película de la causa, porque para tener éxito necesitas una película, no favores, necesitas un ‘peliculón’ y luego esperar que este regalo tenga triunfo.

Mucha gente me decía: si es para lo niños porque no donas el dinero de producción y ya está (porque es una película cara), pero fíjate que es importante que aparte del dinero que reciben (que es muy importante), reciben mucha más notoriedad y esto se está viendo y ha ayudado mucho.

En España se triplicaron los socios de las fundaciones; en México acabamos de entregar el dinero también y es una película que gracias a Dios tiene millones de espectadores.

¿Por qué usar el cine para transmitir este mensaje?

Primero porque es mi arma letal, es lo que creo que hago bien, es mi pasión y es la última sesión de hipnosis. Yo creo que si la película es buena, tu estas sentado viendo la pantalla, que si apagamos la luz, diríamos: ¿qué hace este señor viendo una pantalla? pero te está llegando el mensaje con música, palabras, imágenes, que pueden mover el corazón.

No sé cuánto durará el cambio – había un cómico norteamericano que decía que hasta el matrimonio es corto en el cine- pero yo creo que el cine tiene la habilidad de hacerte ver.

Lo que intento es poner cómodo al espectador y me gano toda tu confianza. Cuando ya te estas riendo y disfrutas tus crispetas, te pego muy fuerte y luego te levanto.

¿Qué lo llevó a ayudar a niños con cáncer?
A mi lo que me abruma es el por qué nací en una familia que me quiere; nací en un embudo con salud y pude cumplir todos mis sueños como profesional. Mira lo que está pasando con los refugiados; lo que pasa con las guerras; niños perdiendo la vida. Siempre me pregunto ¿por qué tuve esa suerte?

Lo primero que pensé es que yo tengo que devolver esa suerte entregando lo más preciado que tengo: mi tiempo. Entonces pedí ayuda a una persona que se dedicaba a buscar causas en España y le dije que me ayudará a encontrar un espacio donde pudiera entregar mi tiempo y que sea duro; use la frase: quiero mancharme las manos.

Luego me llamó a la semana y me dijo: empiezas en el hospital Niño Jesús de Madrid para ayudar a niños con cáncer. Yo en esa época tenía el programa número uno de televisión española de comedia que era muy familiar. Entonces entré por el hospital y no salí. A los cuatro meses falleció un niño que yo quería mucho eso fue algo muy duro pero me di cuenta que era algo vocacional y que era muy importante.

Ahora con mi fundación he ayudado a 15 mil niños, yo creo que somos uno de los mayores enemigos del cáncer infantil. Con esta película buscamos ir por el mundo ayudando a la gente que hace lo mismo que yo.

¿Cómo eligió a las fundaciones que van a recibir este apoyo en Colombia?
Pies Descalzos es la fundación de Shakira. No sólo hacen colegios, sino que además son oasis para los niños muy pobres. El colegio no sólo es educación, es un lugar donde se pueden salvar de muchas cosas.

Ellen Riegner de Casas es una fundación maravillosa que ayuda a muchas mujeres, pero también a muchísimos niños con cáncer. Porque para mi era importante que tratasen a los niños. Tiene lugares donde albergan a niños que no tienen donde tratarse, porque el tratamiento es que tu llegas a la ciudad, te tratan, pero el problema es a ¿dónde vas cuando acaba la ‘químio’? y en este fundación te solucionan esto.

Por último está Sanar niños con cáncer, muy parecida a mi fundación Aladina, que están todos los días al pie de la cama; están tratando de hacer un edificio adicional y fíjate que mi primera película, MakTub, viene de ‘El Alquimista’ de este libro tan bello de Pablo Coelho y significa que una coincidencia es algo más que eso.

Yo siempre digo que las coincidencias que cuando trabajas con niños con cáncer son inverosímiles y yo cuando le di el abrazo a la gente de Sanar, apareció un arcoíris por la puerta que duró de más de media hora y fue lo más impactante que vi en mi vida.

Entonces estas son las fundaciones, las escogí cuidadosamente y están todas muy involucradas. Vi muchas y podría mencionarte otras 20 más que son increíbles, pero había que limitarte.

Era muy importante que la causa fuese infantil, dentro de lo posible una o dos relacionadas con el cáncer infantil, pero siempre dejando la puerta a algo más. Pies Descalzos llega a lugares donde albergan a niños que no tienen formas de recibir comunicación y esas es quizás la mejor prevención contra la enfermedad, porque uno de los efecto de amor es la falta de comunicación.

¿En qué cree usted?
Yo creo (hasta) en Harry Potter, lo mío es tremendo.

La gente me dice: Paco tu tiene fe y les respondo: no lo mío no es la fe; yo ha asistido a la muerte de más de 400 niños al pie de su cama, cuando la cosa se pone muy fea, ahí es donde entro más en acción.

De hecho tengo el corazón roto, destrozado, pero lo tengo recompuesto por cada niño. Pero también creo en milagros y no lo digo fácilmente. Yo he visto estos milagros en cuestiones de amor, he visto cosas inequívocas de que hay algo más que está basado en amor.

Entonces con mis películas intento transmitir con el mayor respeto, yo soy cristiano, pero estamos hablando del dios de todas las religiones, entonces intento transmitir esa fe porque creo que cuando era niño crees en todo y cuando eres mayor te vas estropeando.

Creo que tengo la responsabilidad de pensar como niño para ver qué queremos pensar.

¿Qué espera del estreno en Colombia?
Conozco poco Colombia pero lo que he visto es que son gente muy sensible. El Papa me ha llenado el camino y creo que vamos a hacer un golazo. Estamos pidiéndole ayuda a James, para que también apoye la causa.

Tenemos a mucha gente colombiana. Yo creo que Shakira también va a ayudar; Cali y el Dandee y creo que vamos a hacer mucho mucho bien.

Nunca había sido tan fácil hacer el bien. Sólo hay que ver una película.

Antes de ser cineasta fue músico, incluso lanzó 5 discos con Sony ¿influyó de alguna forma en la banda sonora de la película?

La última canción de la película que se llama Serious Funk es mía; letra y música. La canta una niña de 14 años y es una canción que le da las gracias a Paul Newman y traduciendo le dice: “No sé dónde estás ahora mismo, pero estoy segura que Dios te dio una habitación con una vista muy bonita para ver todos tus campamentos”.

La música es como una novia, nunca la dejas, y la canción hace parte de los himnos del campamento y luego la composición fue hecha por un amigo mía y claramente opino, pero él sabe mucho más que yo.

¿Por qué grabar en Nueva Escocia (Canadá)?
Principalmente por un incentivo fiscal. Lo bonito de ser director y guionista es que yo tenía una historia de un curandero porque es el don que yo siempre quise tener. Entonces dije dónde me dan más ayuda para la película y me dijeron Nueva Escocia Canadá.

Cuando llegué me dijeron el 50% de los suelos canadienses que tu utilices de los devuelven el gobierno canadiense. Entonces el gran logro es que la mayoría de actores son locales. Yo pasé un año haciendo casting y venía alguien que quería ser policía y yo le decía: No, tú vas a hacer tartamudo y le cambiaba el rol un poco, pero fue muy bonito.

En primer lugar, porque la chica de la película se llama Abigail y cuando llegó a Canadá por primera vez y les muestro la propuesta se le echa a llorar la directora de la comisión y le digo: ¿qué pasa? y me dice: lo que pasa es que la hija de mi mejor amiga se llama así y acaba de fallecer por cáncer.

Entonces pedí permiso de hablar con la mamá y le dije que sería muy bonito ponerle Abigail, entonces me dijo por favor; incluso el poema que lee en la película es de la verdadera Abigail.

¿Qué gana usted con este proyecto?

Nada. Tengo la suerte de que hice unos negocios en los que me fueron bien, por eso esto es un regalo para los niños del mundo. Por eso es muy irrepetible. Es una película de 7 millones de dólares que yo regalé, pero lo haría otra vez porque lo que estoy recibiendo es mil veces eso.

Que esté funcionando, que los niños y las fundaciones estén recibiendo dinero es maravilloso. Estoy agotado, pero feliz.

Articulos Relacionados

  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero
  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí
  • Estreno mundial de la ópera El último día de Francisco Pizarro