100 años del ‘rey de los cómics’

Jack Kirby es considerado el mejor creador de superhéroes, por encima de Stan Lee. Esta es su historia.

Jacob Kurtzberg nació en Nueva York el 28 de agosto de 1917, año en el que las mujeres salieron a las calles a protestar por sus derechos al voto; las carretas de caballos eran reemplazadas por los primeros tranvías y el pueblo neoyorquino despedía a la División 27, que se alistaba para la Primera Guerra Mundial.
Kurtzberg, el niño judío de la calle Lower East Side, creció en este contexto que poco o nada le importó pues estaba maravillado con las historieta de Alex Raymond, un jóven 8 años mayor que él. A diferencia de Raymond, quien estudió en el Grand School of Art, Kurtzberg se dedicó a aprender por sí solo, pese a que sus padres le ofrecieron todas las posibilidades para estudiar.

Con 15 años, Kirby ingresó como dibujante del periódico ‘Boy Brotherhood Republic’ (Nueva York), donde aprendió a leer y a los dos años se convirtió en el asistente de animación de Max Fleischer, estudios que producían las caricaturas de Popeye el marino.

En 1935 entró a Fox Cómics, donde conoció a Joe Simon con quien más adelante trabajaría en Timely (Marvel Cómics) y juntos crearían al Capitán América, el superhéroe que competiría contra el boom de Superman en los años 40.

Los primeros cómics de Capitán América tuvieron un éxito sin precedentes para la empresa de Martin Goodman, dueño de Timely, quien decidió ascender a Kirby y a Simon a directores artísticos de la editorial.

Sin embargo, Kirby no duró más de ocho meses en el puesto por cuestiones salariales, por lo que optó trabajar para la competencia natural, National Cómics (DC Cómics). Con la vacante servida, un joven llamado Stan Lee aprovechó la oportunidad para que Goodman lo nombrara el nuevo editor en jefe con solamente 19 años.
Kirby aterrizó en National Cómics, con su amigo Simons, quien renunció a los dos meses también por problemas económicos en Timely. Allí crearon los otros superhéroes que luchaban contra los nazis llamados los ‘Boy Commandos’.

En 1943 Kirby se enlistó para participar en la Segunda Guerra Mundial. Allí tuvo que poner sus habilidades de dibujo al servicio del ejército para hacer reconocimiento del campo de batalla en las playas de Normandía el 27 de junio de 1944, pocos días después del ‘Día D’ (6 de junio de 1944).

Después de sobrevivir a la guerra, Kirby encontró trabajo en Crestwood, editorial en la que coincidió con su amigo Simons. Allí ambos fueron testigos del éxito de la historieta ‘Young Romance’, un clásico que se vendió como pan caliente y que les dejó importantes regalías a los dibujantes.

En 1956, Simons abandona el negocio de los cómics por el de la publicidad, mientras que Kirby se convierte en un contratista independiente para National Cómics y Timely.

Los colegas de Kirby lo bautizaron como ‘el rey de los cómics’ pues en menos de cuatro años (1958 a 1961) hizo más de mil dibujos en los que creó ‘Challengers of the Unknown’ junto a los hermanos Dick y Dave Wood (National Cómics, 1957); ‘Tales to Astonish’ (Timely que pasó a llamarse Atlas, 1959) y la famosa historieta de ‘The Fantastic Four’, que salvó de la quiebra a la editorial de Goodman en 1961.

Los años 60 se le conocen como la ‘Edad de Plata de Cómic de los Estados Unidos’ por su creciente popularidad en el mundo. El creciente boom de los cómics llevó a Altas a contratar a Kirby para la creación de más personajes como los X-Men, Thor, Iron Man, Silver Surfer, Galactus, Magneto y Black Panther.

Sin embargo, Kirby sintió que su talento no era reconocido en la editorial Marvel, de la que salió firmando una cesión de derechos de los personajes, por lo que la autoría de los mismos quedaron a nombre de Stan Lee, quien mantuvo vivas las historias de estos superhéroes.

Una vez más Kirby llegó a la actual DC Cómics y fue allí donde creó el ‘Cuarto Mundo’ una división alterna de superhéroes y villanos, de la que salieron los cómics ‘New Gods’, ‘Mister Miracle’ y la adaptación de ‘Superman’s Pal Jimmy Olsen’ de 1969.

En 1970 creó el mayor villano de todos los tiempos de DC Cómics: Darkseid, conocido como el personaje más poderoso de las historietas de ‘New Gods’ y en ‘Superman’s Pal Jimmy Olsen #134’.

En 1976 las directivas de Marvel Cómics llaman otra vez a Kirby para que trabajara junto a Stan Lee en la secuela del Capitán América y en un universo paralelo conocido como ‘Bicentennial Battles’, algo muy parecido a lo que hizo en DC.

Sin embargo, Kirby decidió despedirse de las editoriales de cómics, primero porque se sentía incómodo con el manejo económico de las compañías y segundo porque le irritaba la atracción mediática de Lee.

En los años 80 el genio creativo llegó a Disney para trabajar nuevamente en la animación de un personaje que niños y adultos podían disfrutar al mismo tiempo: Turbo Teen.

La historia era sobre un joven que tenía la habilidad de convertirse en carro. Aunque la serie animada sólo tuvo una temporada y trece episodios se convirtió en una reliquia de la cultura pop y los animadores de Disney.

Jack Kirby murió a los 76 años por una insuficiencia cardíaca. Greg Theakston, dueño de la editorial Pure Imagination de Nueva York aseguró al New York Times que: “Kirby es al cómic, lo que Louis Armstrong es para el jazz”. De no ser por Kirby los cómics no hubieran evolucionado a los nuevos formatos de más de 100 cómics por historia.

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi