Peleas entre niños ¿intervenir o no?

Las peleas entre niños, amigos o hermanos, suelen descontrolar de igual o peor manera a los adultos. He aquí una ideas para manejar la situación de una forma efectiva.

La diversión en un vecindario suele ser la de jugar a las gambetas en el jardín, saltar lazo y montar en bicicleta con los demás niños. A la vez, los compañeros de juego que viven cerca les proporcionan a los padres un rato de descanso, hasta que comienzan las peleas y los desacuerdos sobre las reglas de los juegos la discriminación infantil, etc. Cómo deben los padres sortear estas situaciones?

A los niños debe dárseles la oportunidad de solucionar ellos mismos sus problemas. “Los niños necesitan tiempo y espacio para poner a prueba sus soluciones a los conflictos”, dice Kirsten Dahl, Ph. D, profesora clínica asociada de psicoanálisis en el Centro de Estudios Infantiles de Yale en New Haven, Connecticut. “Los padres que suelen intervenir a favor de sus hijos, los privan de la oportunidad de aprender a manejar sus sentimientos. El mensaje que se envía a estos niños es que sus padres consideran que ellos son incapaces de manejar la situación”.

Julie Pophal, madre de dos niños de seis y diez años, dice que los niños en su vecindario de Madison, Wisconsin, a veces solucionan sus propios problemas “Algunas veces un niño quiere jugar con el juguete del otro y comienza la pelea. Si yo no intervengo, general. mente se dan cuenta de que es mejor compartir y turnarse el juguete”.

Los padres que intervienen empeoran las cosas. Wanda Draper, Ph. D. especialista en desarrollo infantil en el Colegio de Medicina de la Universidad de Oklahoma en Oklahoma City, afirma: “Cuando dos niños están peleando ninguno de los dos tiene totalmente la razón. Tratar de definir quién tiene la culpa involucra a quien interviene y crea barreras entre ellos”.

Claro, si los niños se están tirando piedra o insultándose, los padres deben intervenir. “Dígales a los niños que paren; si no lo hacen, entre a los suyos y envíe los otros a sus casas”, dice Richard M. Lerner, Ph. D, director del Centro para la Sociabilidad entre niños, familia y comunidad del Boston College. Llame luego a los padres de los otros y sin acusarlos infórmeles sobre el incidente. No le dé miedo decirle otro padre acerca del problema”.

Los padres pueden evitar que los conflictos se salgan de las manos, enseñándoles a los niños técnicas sencillas de solución de problemas. “Los problemas se avivan porque los niños no ven alternativas o no se sienten capaces de manejar una situación, dice la doctora Dahl. Anímelos a explicar su posición escuche el punto de vista de cada uno. “Frecuentemente el sentir que no se les escucha es la mayor parte del problema’, agrega.

Pero no se sorprenda si los niños pequeños no logran dominar el tome y déme que requieren los juegos al aire libre. “Los niños de menos cinco o seis años son aún muy egoístas y más inclinados a los golpes y los empujones para lograr sus propósitos’, explica la doctora Dahl.

Las peleas de los niños tienen su lado positivo. Los niños están aprendiendo cómo entender a la otra y cómo la otra gente actúa y responde, y esto les será inmensamente útil más adelante en la vida”, dice la doctora Draper. Sin embargo, las pequeñas peleas pueden agrandarse. He aquí doce estrategias para ayu dar a evitar algunas de ellas.

1. Mantenga la calma
Alterarse cuando su hijo tiene un encuentro con un compañero de juego sólo hace la fricción parezca más grave de lo que es los ojos del niño. Ayude a sus hijos a entender que la gente puede estar en desacuerdo sin dejar de ser amiga.

2. Sea capaz de prestar ayuda
“Déjeles saber a los niños que pueden hablar con usted acerca de cualquier situación por difícil que sea. “Los niños necesitan saber que existe una diferencia entre dar quejas y pedir la asistencia de un adulto”.

3. Localice y elimine los problemas repetitivos
Si los niños siempre alegan sobre, digamos, como escoger los equipos para un partido de baloncesto, anímelos a encontrar una forma de encontrar una forma de hacerlo antes del próximo juego. Usted, por ejemplo, puede sugerir la manera de llevarlo a cabo, pisando, con rifas, etc.

4. Ayude a los niños a ver los beneficios de la colaboración
Destaque las ventajas de compartir (“si dejas que Iván use tu balón, seguramente él te dejará tar con sus colores”) y explique por qué es importante turnarse (“De esta forma todos nos podremos columpiar”).

5.Practique, practique, practique
Simule una situación en la cual los niños encuentran una solución a un dilema inventando o a una disputa que ellos hayan presenciado recientemente. Pídales que piensen por qué algunas soluciones pueden ser efectivas y otras no.

6. Ayude a sus hijos a desarrollar la empatía
Usted puede hacer esto preguntándole a su hijo lo que piensa sobre cómo puede sentirse un compañerito que está siendo excluido del grupo. Hágale reflexionar sobre cómo se sentirá él en situación semejante.

7. Conozca a los otros padres
“Es más fácil solucionar los problemas cuando tenemos algún sentido de los valores de las otras familias dice la doctora Draper.

8. Establezca algunas normas básicas para la diversión en el vecindario, tales como no insultarse
Esto ayuda a mantener a los niños seguros y disminuye las discusiones sobre lo que es conducta aceptable y lo que no lo es.

9. Permanezca cerca por si la situación se acalora
De esta forma puede cambiar la orientación del juego antes que se le salga de las manos. Algunas veces la sola presencia de un adulto les da a los niños una sensación de seguridad y ayuda a mantener los temperamentos controlados.

10. Sepa cuándo el niño necesita un descanso o cuándo ha tenido suficiente
Los niños cansados y hambrientos no saben manejar un conflicto.

11. Cuando los niños se manejan bien, reconózcalo
Unas palabras amables de aprecio los entusiasma a repetir ese comportamiento.

12. Conviértase en ejemplo digno de seguir
sus hijos vean cómo soluciona usted sus conflictos con sus amigos y familiares. Los niños aprenden más de que hacen sus padres que de lo que dicen’, agrega la doctora Dahl.

Revista Diners de diciembre de 1998. Edición Número 345

Articulos Relacionados

  • Vea las nuevas camisetas mundialistas con diseños ‘vintage’
  • Estas son las ciudades más amigables del mundo
  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi