Lecciones para la salud y la vida con Santiago Rojas

Diners conversó con el doctor más escuchado de la radio por el lanzamiento de su libro ‘Una maestra llamada enfermedad’, que sirve de guía para los que quieran crear hábitos saludables.

Santiago Rojas es doctor; consejero de miles de pacientes que atiende día tras día; experto en cuidados paliativos oncológicos y en escuchar. Todos estos dones trabajan en conjunto para hacerlo uno de los médicos más respetados de Colombia.

Su experiencia en medicina, las charlas que da sobre crecimiento espiritual y su relación con el mundo lo hacen también un hombre muy solicitado. Bien sea por sus estudiantes de la Universidad de la Nacional, Rosario y Militar de Bogotá; sus oyentes en su programa nocturno ‘Sanamente’ y de todos aquellos que ya lo intentaron todo y que encontraron una alternativa con Rojas, quien asegura: “son ellos los que me enseñan”.

Esta combinación en particular le dio el don de transformar a la enfermedad de verdugo a maestra, y lo mejor de todo es que este conocimiento se lo quiere transmitir a los colombianos. Con un tono íntimo, Rojas supo combinar en este libro sus experiencias como médico y las teorías científicas de diferentes enfermedades.

El doctor afirma que “este libro es una motivación al compromiso del paciente en la creación de salud, lo que hace que el proyecto personal esté en la dirección de la salud”, para que la persona que se encuentra enferma asuma de manera más eficaz la terapia indicada por su médico y lo complemente con su estilo de vida.

‘Una maestra llamada enfermedad’ se destaca por ser una obra para que el lector se enganche, así no esté enfermo; aprenda, así sienta que lo sabe todo y replantee su proyecto de vida, por el bien de su salud.

El doctor Santiago Rojas conversó con Diners sobre su nuevo libro y los secretos para una vida saludable:

¿Cuál fue su motivación para hacer este libro?

‘Una maestra llamada enfermedad’ es un proyecto más antiguo que mis otros libros. Refleja mi misión como doctor y recoge todas las recomendaciones de mis pacientes, no sólo de temas científicos, que de hecho son muy pocos, sino de historias sobre gente real que superó una enfermedad o aprendió a vivir con ella.

El libro sale a la luz hasta hoy porque al principio fue un proyecto de poco interés para las editoriales porque ellas veían a la enfermedad como una enemiga a destruir más no como un motivante, como lo descubrí con mis pacientes.

¿Cómo eligió las historias que encontramos en el libro?

Elegí 18 historias de vida, sobre de pacientes muy responsables con su enfermedad, pero sólo 9 me contestaron. Cada uno de ellos cuenta cómo logró superar diferentes enfermedades, pero no sólo en cuestión de tratamiento, sino en mentalidad, porque cada paciente logró ver a la enfermedad como una maestra.

Puede que el trayecto sea bonito, feo, corto o largo, pero lo importante con cada una de estas cartas es que hay un proceso espiritual.

¿Por qué es importante complementar la medicina con lo espiritual?

Yo he visto que para que una persona se cure no es suficiente cambiar una rutina, porque aún así sigue luchando de forma racional sin entender que la enfermedad está ligada a los pensamientos y el entendimiento espiritual.

En la vida encontramos una revelación con la enfermedad, así no nos guste, para mal o para bien terminamos aprendiendo de ella. Pero para llegar a esa conclusión hay que tener una visión espiritual, no estoy hablando de religión estoy hablando de lo que cada uno puede interiorizar como persona.

Si hay una maestra que es la enfermedad y unos alumnos que son las personas. ¿Qué consejo le da a ese alumno que niega que está enfermo?

El alumno negador es generalmente el que termina siendo abducciones sobre su enfermedad, tomando medicamentos cada vez que tiene síntomas para no sufrir. Es el alumno que cuando se enfrenta a la enfermedad sufre más porque la descubre muy tarde, lo que hace que sea más difícil de tratar.

Lo importante es que este alumno tiene que aceptar su condición y su debida terapia, porque si no la enfermedad se fortalece. Por ejemplo nosotros somos una sociedad enferma de indiferencia, inequidad y cuando uno niega eso, lo que hace es fortalecer estos patrones.

Por eso, si nos damos la oportunidad de aceptar nuestras enfermedades, como personas, sociedad y país podemos aprender de ellas y transformarlas en hábitos saludables. Por otro lado, para que una persona esté bien de salud requiere proyecto personal, apoyo afectivo (bien sea familiar, social o laboral) y atención médica. Si estas tres se dan el proyecto de crear salud va a ser mucho mejor.

¿Qué debería buscar un paciente en un médico para la ‘creación de salud’?

Lo primero que tiene que hacer es buscar una persona idónea para lo que tenga. Por ejemplo si se va a operar de una rodilla obviamente vaya a donde un especialista. Luego buscar una persona, que tenga la capacidad de ponerse en el lugar del otro, capaz de comprenderlo y tercer consejo, que tenga las condiciones para poder ejercer su condición de doctor, es decir, que tenga un hospital o un centro médico.

¿Quién inspiró este libro?

Cada paciente que viene a consulta me dice algo que me impacta y lo anoto en un papelito o en el celular. Entonces pensé en cada paciente que he atendido y me ha enseñado a través de su enfermedad.

Este libro es para todos los que he conocido en mi vida pues cuando uno ve la enfermedad como una maestra, nuestra vida se convierte en algo mucho mejor. Este libro es de aceptación y transformación para la buena salud.

En general, es difícil que la gente se motive a conocer sobre sobre su cuerpo sin antes enfermarse, pero es muy importante que si está enfermo, se motive para transformar esta condición.

¿Qué consejos nos puede dar para gozar de buena salud?

Hay que reconocer sus capacidades para desarrollar una actividad. Por ejemplo si uno se enferma sobrepasa la capacidad de su cuerpo y no va poder desempeñar su trabajo al 100%. La gente tiene que escuchar los mensajes del cuerpo: me siento mal, bien, regular y buscar la justificación, si uno tiene claro este consejo le aseguro que se va a enfermar menos.

Si sufre de estrés por el tráfico, pues salga más temprano de su casa; si sufre por la contaminación de la ciudad, busco lo forma de vivir más cerca al trabajo y así evitar las grandes autopistas. Todas las personas tiene que buscar adaptarse a su realidad, pero esto es muy difícil cuando la gente no sabe lo que quiere en la vida.

El segundo consejo es alimentarse de la manera más adecuada. Pero ojo, esto no sólo va para la comida, sino también en lo sensorial, afectivo, mental, a través del conocimiento, olores y masajes. Todo eso nos nutre y al final nos ayuda.

Tercer consejo, es que hay que tener un sentido de vida diario, que uno se levante por la mañana y tenga un proyecto, porque una vida sin rumbo es muy caótico para la salud. Hay que tener capacidad, fortaleza y persistencia, creo que eso es lo más importante.

Articulos Relacionados

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • 2036: Nexus Dawn, una ‘intercuela’ de Blade Runner