¿Imprimiremos la carne del almuerzo?

La tecnología de las impresoras 3D llegó para optimizar la producción masiva de alimentos.

En 2017 ya gozamos de las tecnologías que hace dos décadas parecían imposibles de realizar, autos que se conducen sólos, celulares inteligentes en forma de reloj, hologramas interactivos y la comida creada en una impresora.

El mundo de las impresoras 3D gana más terreno en el campo de la medicina, haciendo prótesis del cuerpo humano; en la arquitectura con casas que se construyen en menos de 24 horas y lo más revolucionario, sin embargo, es la capacidad de imprimir alimentos como la hace la empresa estadounidense ‘Modern Meadow’.

Gabor y Andras Forgacs son los hermanos fundadores de la empresa que crea carne cruda usando una impresora 3D. Para ello utilizaron células madre y otros compuestos del animal. Una vez se condensan las células pasan a llamarse biotinta, la cual se pone en un bio cartucho capaz de imprimir carne cruda.

Sin embargo, esta tecnología aún no se ha hecho para el consumo humano y resulta excesivamente costoso producir una porción de carne para una persona (10 mil dólares), pero con el paso del tiempo los hermanos Forgacs espera optimizar su idea y producir carne sintética a mayor escala.

Por otro lado, los científicos de la NASA cuentan una impresora de alimentos 3D para alimentar a los astronautas en el espacio. Esta tecnología usa cartuchos de vitaminas en polvo y aceites que son económicos y tienen una durabilidad de 30 años.

El genio detrás de esta impresora es el indo estadounidense Anjan Contractor, un ingeniero mecánico que creó el primer sintetizador de alimentos en polvo y del cual creó una pizza crujiente, con sabor y se buen aspecto.

Contractor cree que la solución del hambre está en las impresoras 3D las cuales protegen los recursos naturales, no desperdician la comida y podrían ayudar a erradicar la hambruna en el mundo. “Hay más de mil millones de personas que están desnutridas y a las cuales es imposible de alcanzar con alimentos naturales porque estos se pudren antes de llegar. La alternativa más efectiva son estos cartuchos de vitaminas en polvo con las impresoras” dice Contractor al New York Times.

La NASA, los científicos de Modern Meadow y el mundo de la tecnología tienen la fe puesta en erradicar la hambruna del mundo con nuevas tecnologías que año tras año serán más accesibles al público.

Otras curiosidades de la comida de impresoras 3D

Por otro lado, si le espanta la idea de comer carne producida en un laboratorio hay otros tipos de impresoras que condensan la comida natural y la convierten es su plato favorito. Es el caso de Food Ink, un restaurante de Londres fundado por Anthony Dobrzensky, un amante de la tecnología y el chef Marcio Barradas.

A este restaurante se suma la empresa española Natural Machine, quien vende la impresora ‘Foodini’ a 3 mil dólares. Esta máquina tiene la capacidad de hacer cualquier plato que se le pida como pastas, hamburguesas, nuggets, pizza, papas fritas, galletas, ponques y bizcochos. Esta máquina prepara lo que usted quiera siempre y cuando los ingredientes estén picados en cuadros, la papa esté hecha puré y los huevos estén batidos.

Foto: Foodini

3D printed sugar cubes to sample at the 3D Printing Zone in Lakeside Center. #NRAShow #3dsculinary

A post shared by National Restaurant Assoc Show (@nrashow) on

Otra impresora es la ‘ChefJet’ capaz de preparar los más deliciosos postres del mundo en formas de cubos y figuras que se pueden confundir con obras de arte. Esta impresora consigue reproducir formas geométricas perfectas, algo que resulta imposible en la cocina tradicional.

Articulos Relacionados

  • Así se vivió la Terraza Diners con Estéreo Picnic 2017
  • Carolina Cuervo le contó a Diners las canciones de su vida
  • Las frases misóginas de Donald Trump ahora son publicidad de los años 50
  • Baile Bucanero, lo nuevo de Ondatrópica