Se cumple un siglo del primer disco de jazz

Febrero de 1917 quedará marcado como el mes en que un grupo de músicos le mostraron al mundo el jazz.

“Original Dixieland Jass Band” es la primera banda de jazz que grabó y vendió el primer disco en su género. Suena extraño, al tratarse de un ritmo creado por la comunidad negra, pero esta banda conformada por Nick La Rocca, fundador de la banda y cornetista; Larry Shields, en el clarinete; Tony Sbarbaro (Spargo), en la batería; Eddie Edwards en el trombón y Henry Ragas en el piano, todos originarios de New Orleans, sur de los Estados Unidos, hicieron historia.

A principios de enero de 1917 estos músicos se encontraban en una gira por Nueva York, cuando la compañía de gramófonos Victor Talking Machine Company les ofreció grabar un disco en Camden (New Jersey). Fue así como el 26 de febrero de 1917 se puso a la venta un disco de 78 RPM con el nombre de los Dixieland Jass Band, la imagen de un perro frente a un gramófono (logotipo de la compañía Victor Talking) y las canciones Livery Stable Blues y One-Step, que de hecho eran covers del maestro Ray López (cornetista clásico de jazz) y Alcide Núñez, compositor y clarinetista.

Gracias a este disco, los estadounidenses conocieron el jazz no como la música de antros y lugares de mala muerte, sino como un género musical que hasta hoy se conoce como la primera forma de arte musical que se originó en los Estados Unidos.

Sin embargo, los críticos de jazz no reconocen este disco porque el género nació como una forma de expresión en la comunidad afroamericana y no de la cabeza de cinco músicos que imitaron los sonidos del pianista Charles ‘Buddy’ Bolden (1931), el cornetista King Oliver (1938), el trompetista Bunk Johnson (1949) y el baterista John Robichaux (1939), que se habían negado anteriormente.

Los expertos admiten que el primer disco tendría que haber sido de Freddie Keppard, conocido como El Rey de la Trompeta. Keppard rechazó la oferta de Victor Company por miedo a que la industria le robara el crédito de sus canciones.

Este inconveniente le dio paso a muchos malentendidos en el mundo del Jazz, pues la fama con la que contó “Original Dixieland Jass Band” hizo que La Rocca asegurara a los medios que su banda, había sido la creadora del jazz, provocando la ira de las comunidades afroamericanas del sur de los Estados Unidos.

Por fortuna, las bandas Red Hot Peppers (1926), Sevens Armstrong (1927) y The Hot Five (1925) esclarecieron el panorama cuando decidieron lanzar sus propios discos en 1923, mostrándole al público un sonido fresco y excitante que dejaba al descubierto lo opacos que eran los sonidos de Dixieland.

Quedará para la historia que el primer disco de jazz lo grabó un quinteto de blancos, que aunque fueron tachados de racistas y de poco innovadores, fueron la banda que marcó los primeros registros del género y así influenció a artistas como el gran Louis Armstrong. Este último era fanático de los Dixieland que incluso interpretó varias veces la canción ‘Margie’ (1935) uno de los éxitos de la banda.

Armstrong también reconoció la importancia de Dixieland Jass en su autobiografía ‘Swing That Music’ en la que reconoce que “sólo cuatro años antes de que aprendiera a tocar la trompeta en Waif’s Home (1909), la primera gran orquesta de jazz fue formada en New Orleans por Dominic James La Rocca. Sólo tenían cinco piezas musicales, pero eran las más calientes que jamás se había conocido antes, una instrumentación que hacía honor a las viejas canciones. Ahora la banda Dixieland ha marcado la historia musical”.

Articulos Relacionados

  • Así se ve la Bella y la Bestia sin efectos digitales
  • Mercedes Salazar lanza una colección de brazaletes inspirados en la Mujer Maravilla
  • Detrás de la portada: Adriana Arboleda
  • El playlist de Juan Felipe Samper