“El arte del siglo XXI no tiene nada que expresar, pocas cosas que sentir”: Fernando de Szyslo

Prev2 de 2Next
szyslo_600x747 La casa de Venus, acrílico sobre lienzo.

Y desde entonces ha tenido una relación muy cercana con el país…

Es una relación que en más de cincuenta años no ha hecho más que crecer. Expuse durante muchos años en la galería de la inolvidable Rita Agudelo y en el Mambo. Y, sin duda alguna, mis mejores grabados los he hecho en Bogotá, en el Taller de Artes Gráficas.

Y ahora regresa a la galería Duque Arango en Medellín…

Sí, voy a presentar los cuadros que he pintado durante los últimos seis meses, algunos grandes, algunos ambiciosos. He trabajado como loco y tengo mucha curiosidad de verlos colgados en esa galería tan linda de Medellín.

El 5 de julio cumple 90 años, han sido muchos años de trabajo artístico. ¿Cómo se siente maestro?

Me siento como si no tuviera 90 años, pero al mismo tiempo me siento viejo, las dos cosas a la vez. Sin embargo, tengo esta maravillosa ayuda que es la pintura, que me permite, cada mañana, entrar en ese desafío, en esas batallas perdidas. Unos cuadros no son el botín de una batalla, son los despojos de lo que queda de esa pelea por volver sentimientos, experiencias, anhelos, en colores, en materia palpable. Ahí hay un milagro inexplicable que siempre te deja insatisfecho. Hay un desfase entre lo que uno consigue y lo que uno sueña.

Usted siempre ha reiterado la idea de que ha tratado de plasmar el cuadro soñado, pero que lo único que ha logrado es un conjunto de fracasos…

Desgraciada, o felizmente, sigo persiguiendo el viejo cuadro. Nunca he hecho otro cuadro que ese que tengo en el fondo y que trato de sacarlo. Nunca lo he conseguido, pero seguiré intentándolo…

Ha sido muy crítico con el arte contemporáneo. ¿Cuál es su perspectiva de lo que se está haciendo?

Lo que se está haciendo en Latinoamérica es una tragedia, pero no es más que un reflejo de lo que es el arte contemporáneo en general. No veo culpa en los artistas, porque la sociedad en la que viven es banal, no tiene significado. Todo ha perdido contenido, el sexo, el amor, se ha convertido en un intercambio de soledades (…). Es completamente explicable que el arte en el siglo XXI sea lo que es porque no tiene nada que expresar, pocas cosas que sentir, solo soledad y un deseo de autodestrucción.

¿Esto lo inquieta?

Esto tiene que cambiar, esos son vaivenes que da la historia, pero no me inquieta. El hombre tiene la condición terrible de ser mortal, lo que siempre lo obliga a dejar testimonios que permanezcan, a dejar huellas. Y no creo que los ejercicios de instalación vayan a dejar mucho rastro en la historia del arte.

Cambiando de tema, usted apoyó la candidatura de Mario Vargas Llosa a la presidencia, ¿cómo fue esa experiencia?

No solamente Vargas Llosa, sino muchos quisimos soñar ese sueño de una política decente, libre, desinteresada, pero siempre chocamos con esas masas, que no tienen convicciones, sino intereses… Y no hay nada más que decir.

Y ahora ha sido muy crítico con el actual presidente del Perú, Ollanta Humala…

Yo creo que ha sido una pena todo lo que ha pasado. Nunca voté por él, pero cuando comenzó le di el chance de que pudiera hacer algo porque había una conjunción de pueblo con ideas, que podría haber dado un resultado, pero ha sido realmente un fracaso…Es un gobierno completamente vacío y ha llevado a Perú a un caos político (…). Si hay algo rescatable es que no ha cambiado las líneas económicas que se han seguido desde hace 15 años. A largo término, soy optimista con mi país, pero ahora estoy muy preocupado.

Prev2 de 2Next

Articulos Relacionados

  • Vea el tráiler de Phantom Thread, la película final de Daniel Day-Lewis
  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi
  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero