Un adiós para B.B. King

bbking_800x669

B.B. King, el rey del blues, murió el 14 de mayo de 2015 en Las Vegas, a los 89 años.

Aunque usted no recuerde exactamente a B.B. King o no se considere un fanático del blues, estoy casi segura de que lo ha escuchado. Si no a través de la voz de su guitarra, la icónica “Lucille” a quien hoy el mundo acompaña en su duelo, a través de su legado e influencia, presente en músicos como Eric Clapton, los Rolling Stones, Alejandro Alonso, Randy Crawford y Phil Collins, entre otros miles que lo han considerado el verdadero rey de la guitarra blues.

La valoración de King como el rey no tiene que ver solo con la técnica, que frente a muchos acróbatas de la guitarra contemporánea resulta más bien discreta, sino con su personalidad carismática, la manera de armonizar el instrumento y responderle con su voz, en una estructura de pregunta y respuesta que caracteriza a la corriente más clásica del blues.

 

Riley B. King, nació en septiembre de 1925 y se inició en la música desde muy temprana edad, al participar en el coro góspel de la iglesia baptista de Kilmichael, Misisipi, pueblo que abandonó a los 18 años para empezar a viajar tocando la guitarra en las diferentes iglesias del estado con el Famous St. John’s Quartet, lo que le permitiría llegar a las radios locales en 1946. Desde entonces y hasta su fallecimiento en el día de ayer, la carrera de King fue imparable, prolífica y llena de éxito y reconocimiento, como es el caso de sus 15 premios Grammy, y la innumerable cantidad de discos de oro y platino que le fueron otorgados alrededor del mundo.

Su amor por presentarse ante el público y su gran presencia en el escenario hicieron que a pesar de anunciar su retiro repetidas veces, tocará hasta octubre del año pasado (en el cual realizó 300 conciertos), cuando su salud lo traicionó en la tarima. Desde hace aproximadamente 20 años, King padecía de diabetes, enfermedad que lo llevó a cambiar su estilo de vida, abandonando el alcohol, el cigarrillo y convirtiéndose en vegetariano.

Por otra parte, el intérprete fue un gran defensor e impulsor de los programas de educación musical en las escuelas de Estados Unidos, además de interesarse por distintos géneros musicales y estar abierto a trabajar de manera colaborativa, como se refleja en su álbum “Riding With The King” (2000) junto a Eric Clapton, y sus participaciones en conciertos de U2, Barbara Hendricks y Gary Moore, entre otros.

Como el mejor homenaje que se puede hacer a este genio de la guitarra es escucharlo, hemos seleccionado 33 de sus grandes éxitos para que su legado permanezca en los oídos de nuestros lectores. ¡Larga vida al rey!

Articulos Relacionados

  • Galería: vea la línea de ropa inspirada en los clásicos de Disney
  • Galería: cuando Facebook censuró a Neptuno
  • Galería: cuando los empleos no tienen distinción de género
  • Las canciones favoritas de Yuri Buenaventura