Pelé, por Eduardo Galeano

“Pelé es el rey y punto”, escribió Eduardo Galeano sobre el astro del fútbol que hoy sigue siendo el más grande.

Publicado originalmente en Revista Diners No. 435, junio de 2006

Cien canciones lo nombran. A los diecisiete años fue campeón del mundo y rey del fútbol. No había cumplido veinte cuando el Gobierno de Brasil lo declaró tesoro nacional y prohibió su exportación. Ganó tres campeonatos mundiales con la Selección brasilera y dos con el Club Santos.

Después de su gol número mil siguió sumando. Jugó más de mil trescientos partidos en ochenta países, un partido tras otro a ritmo de paliza, y convirtió casi mil trescientos goles. Una vez detuvo una guerra: Nigeria y Biafra hicieron una tregua para verlo jugar.

Verlo jugar, bien valía una tregua y mucho más. Cuando Pelé iba a la carrera, pasaba a través de los rivales como un cuchillo. Cuando se detenía, los rivales se perdían en los laberintos que sus piernas dibujaban. Cuando saltaba, subía en el aire como si el aire fuera una escalera. Cuando ejecutaba un tiro libre, vales que formaban la barrera querían ponerse al revés, a la meta, para no perderse el golazo.

Había nacido en casa pobre, en un pueblito remoto, y llegó a cumbres del poder y la fortuna, donde los negros tienen prohibida la entrada. Fuera de las canchas nunca regaló un minuto de su tiempo, y jamás una moneda se le cayó del bolsillo.

Pero quienes tuvimos la oportunidad de verlo jugar hemos recibido ofrendas de rara belleza: momentos esos tan dignos de inmortalidad que nos permiten creer que la inmortalidad existe. (De El fútbol a sol y sombra)

Lea también: Pelé, de sal y dulce

DE LABIOS DE PELÉ
• “La vida de Ronaldo es muy confusa”. “Podrá encontrar un mejor ambiente, pero la edad no está de su lado”.

• “Cuando jugaba en Argentina me decían negro sucio y macaco”.

• “El deporte era el mejor camino para incentivar a los jóvenes a llevar una vida sana y rechazar el uso de las drogas”.

• “Me siento realmente apenado por lo que le ocurrió a Maradona, porque era un jugador fantástico. Infortunadamente se involucró en las drogas y perdió la oportunidad de ser un buen ejemplo para la juventud”.

• “Diego, creo que éste es el momento para que recibas el apoyo de todos tus amigos. Los milagros existen y sólo hay que confiar en Dios. Las cosas pueden cambiar y eso es lo que quiero desearte”.

• Nací para el fútbol como Beethoven para la música”.

• “Nunca habrá otro Pelé. Mi padre y mi madre cerraron la fábrica”.

Articulos Relacionados

  • Una artista coreana fabrica cámaras vintage con papel
  • El artista que convierte los dibujos de sus hijos en obras de arte
  • Playlist para recibir el eclipse solar
  • Galería: así fue la restauración del Museo Colonial de Bogotá