¿Cómo preparar la piel para las Vacaciones?

Hidratarse y alimentarse de una manera saludable son dos aspectos fundamentales para lucir una piel sana, luminosa y hermosa, durante y después de unos días de vacaciones.

Cuando se acercan los días de descanso la preocupación es la ropa que se va a utilizar para cada ocasión y clima. Normalmente no se piensa en el cuidado especial de la piel antes y después de estas fechas.

Vea también: Nueve productos claves para el cuidado de su piel

María Isabel Fuentes (Spa Manager y Biocosmetóloga de Assul Medical Spa) La piel necesita mantener una estructura íntegra en su superficie para protegerse de sus principales agresores: los rayos solares, la sal del mar o el cloro de las piscinas. La calidad de la hidratación de la piel es uno de los principales secretos para su función adecuada; aplicar hidratación tópica cada vez que la piel esté expuesta a alguno de estos factores es una acción importante. Otro secreto de la hidratación es contribuir a que la superficie de la piel esté homogénea y de esta forma pueda lucir bella y luminosa.

También recomienda tomar mucha agua. Evitar el exceso en azúcar y sal para cuidarse de la inflamación o retención de líquidos que provocan ese aparente cansancio en el rostro.
Es importante no realizar tratamientos despigmentantes como peeling agresivos, láser o cualquier tipo de procedimiento que produzca fotosensibilidad, antes de tomar el sol. De esta forma se evita correr riesgos innecesarios para la piel. Estos tratamientos se pueden llevar a cabo luego del regreso de vacaciones.

La alimentación también juega un papel fundamental en este proceso. El consumo de productos con sustancias antioxidantes resulta absolutamente beneficioso para la piel. Algunos alimentos recomendados son los vegetales verdes, pescados y frutas ricas en este componente como las moras, fresas, uvas, frambuesas y arándanos, entre otras. Se sugiere no consumir frutas que aceleren la pigmentación de la piel, como las ácidas. El uso de bloqueador solar, gafas o sombreros son imprescindibles también. Para el cuerpo se pueden usar productos que aceleren el proceso de bronceado, de esta forma se disminuirá el tiempo de exposición solar.

Además se recomienda evitar el consumo de productos que provoquen inflamación como aquellos que alteran la digestión, éste es el caso de alimentos altos en grasas y azúcares, además de algunas verduras como el repollo, el brócoli y la coliflor, comidas calientes y altas en picante y gaseosas.

Finalmente, durante la Semana Santa es muy importante continuar con la rutina de hidratación pero con mayor intensidad, como aplicarse crema hidratante dos veces al día y alimentándose de una manera sana.

Articulos Relacionados

  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero
  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí
  • Estreno mundial de la ópera El último día de Francisco Pizarro