Julianne Moore, la gran dama del Cine

Esta actriz pasa por el mejor momento de su carrera. A sus 54 años ha capturado la atención de la crítica y podría ganarse el Oscar. Diners habló en exclusiva con ella en Londres.

Julianne Moore ha demostrado que es una de las mejores actrices de su generación. Con una gran versatilidad para interpretar cualquier tipo de papel, esta actriz comenzó con pequeños roles en televisión y luego pasó al cine para actuar en películas como El fugitivo, junto a Harrison Ford. Justo esta interpretación llamó la atención de Steven Spielberg, quien la eligió para coprotagonizar el éxito taquillero de Jurassic Park.

Su primera nominación al Óscar la obtuvo en 1997 gracias a su rol de una actriz porno en el filme Boogie Nights. Con ese reconocimiento se abrió su camino para interpretar una serie de papeles contundentes, que ya la hicieron pasar a la historia de Hollywood y que le han merecido cuatro nominaciones más a dichos premios, incluyendo al de mejor actriz principal por El fin del romance, Lejos del cielo y Still Alice, y al de mejor actriz de reparto por Las horas.

Ahora, tras un intenso año de trabajo en el que ha aparecido en películas tan disímiles como Los juegos del hambre: Sinsajo, parte 1 y Polvo de estrellas, Julianne se ha robado la atención de la crítica por su actuación en Still Alice, una película basada en el libro de Lisa Genova, en la cual interpreta a la doctora Alice Howland, una profesora de lingüística de la Universidad de Columbia que es diagnosticada con Alzhéimer.

kidsalright_600x400 Su papel en la comedia dramática The kids are alright fue muy valorado por la crítica

 

Con este papel se llevó el Globo de Oro como mejor actriz y, sin duda, esta vez tiene una gran posibilidad de llevarse el Óscar gracias a la diversidad de emociones que explora, pues interpreta a una mujer inteligente que vive frustraciones, esperanzas, iras, preocupaciones, confusiones y desengaños de una manera impresionante y donde, además, demuestra que la vida no termina con un diagnóstico médico. Sobre este tema y su vida conversó esta talentosa actriz con Diners.

Su interpretación de una mujer con Alzhéimer ha sido elogiada como una de las mejores interpretaciones del año. ¿Por qué le interesó un papel como este?
La verdad es que sabía muy poco sobre el Alzhéimer y comencé un proceso desde cero. Al leer el guion me llamó mucho la atención la forma objetiva como se mostró la enfermedad, desde el punto de vista de la persona que la padece y no desde quienes acompañan o cuidan al que la sufre. De esta forma, la audiencia puede meterse en la piel de alguien que tiene que enfrentar los grandes obstáculos que se le presentan tras sufrir de esta condición.

¿Y cuál fue la mejor manera de abordarlo para lograr esta interpretación?
Cuando me ofrecieron el papel, hablé con los productores y les dije que mi única condición era que Alicia tenía que ser un personaje que se mostrara real y de una manera en la que yo no hubiera actuado antes. Así que sentí que la forma más sincera de abordarlo consistía en ser fiel al proceso que padece un paciente con la enfermedad. Luego vi diferentes documentales del tema, hablé con médicos, neurólogos y pacientes, a través de la Asociación de Alzheimer de Nueva York y con instituciones médicas como el Hospital Monte Sinaí, de Nueva York.

thehours_600x400 En su papel de ama de casa en Las Horas

¿Qué aprendió de los pacientes?
Ante todo, que se trata de una enfermedad que, como cualquier otra, se puede encontrar en todos los niveles y calidades de vida. Desde médicos, artistas o negociantes, hasta modelos. Pero es interesante ver la chispa que tienen en sus personalidades, a pesar de la adversidad y la carrera contra el tiempo al que están sometidos.

¿Cómo es su relación personal con la memoria?
Siempre he sido una de esas personas que cuando era niña sabía dónde había dejado las llaves o a qué horas comenzaba un programa en televisión, cosas sencillas que no aprecias cuando eres joven. Y, por supuesto, cuando vas envejeciendo la memoria se va perdiendo, paulatinamente, de una manera natural. Pero el Alzhéimer no se trata solo de la pérdida de memoria, es una enfermedad neurológica que afecta las funciones normales de una persona. La gente con la que hablé para este papel me decía que no se les olvidaba dónde pusieron las llaves, sino que no sabían dónde estaban porque no recordaban cómo abrir las puertas de la casa, porque ya no sabían lo que era una chapa o una puerta, ni para qué servía, simplemente, no lo reconocían más. No sabían dónde estaban en el espacio. Y por eso la memoria es algo tan importante, pues define quiénes y cómo somos y el Alzhéimer toma un paso de ataque de nuestra relación con el espacio y el tiempo, el pasado y el futuro, y hace que todo cambie de una forma muy drástica.

Esta interpretación y la efectuada en Polvo de estrellas tuvieron grandes elogios en festivales como Venecia y Toronto, y la pusieron en el mapa de la temporada de premiaciones. ¿Cómo toma esos reconocimientos?

Cada vez que obtengo una nominación por un trabajo, no dejo de sentir un gran honor. Pienso que no importa cuántas veces uno pase por esas experiencias, o por cuánto tiempo uno haya trabajado en esta industria, tener el reconocimiento de los colegas y de las personas del medio resulta muy emocionante. Es algo que no debes pasar por alto porque significa mucho, tanto personal como profesionalmente.

stillalice_600x400 La interpretación que hizo Moore de una mujer con Alzhéimer en Still Alice es estupenda

En Polvo de estrellas interpreta a una estrella de cine, algo no muy lejano de lo que usted es. ¿Qué similitudes hay entre la ficción y la realidad?
Quizás la semejanza más notable consiste en que cuento con una asistente que me ayuda en múltiples actividades y es, además, la niñera de la casa. Ella es un primor, muy inteligente, competente y ha estado conmigo en los últimos nueve años. Se trata de alguien a quien considero de la familia, porque ha visto crecer a mis hijos y eso facilita mi trabajo de ser jefe, madre de familia y profesional, que es lo que uno necesita para poder coordinar las cosas en casa y con los hijos. Así que, definitivamente, no soy como Havana Segrand.

¿Ha conocido alguien como Havana?
Una de las cosas que me interesó de Havana es que ella se manifiesta como una tirana y una niña al mismo tiempo, por lo que tiene casi cosas de todo el mundo y de nadie a la vez. Es un personaje que posee algo de lo más oscuro de nosotros. Todos, en el fondo, deseamos ser notados por los demás. Pienso que en la relación con su madre algo no funcionó bien y ella trata de alcanzar esa validación de su personalidad y de conectarse con el mundo, a través de lo que hace como actriz, pero esos deseos pueden salirse de control…

Hollywood tiene un lado oscuro para los ricos y famosos, sobre todo con los egos. ¿Cómo hace para mantenerse con los pies en la tierra?
Creo que, como en todo círculo, las historias en Hollywood, como en cualquier otra parte, tienen cosas buenas y malas, y la película Polvo de estrellas es, igualmente, sobre relaciones personales y familiares. Lo triste de muchos en Hollywood consiste en que viven en un ambiente donde buscan afanosamente esa validación, que al final de cuentas no le da verdaderas satisfacciones al alma. Y eso es lo que puede ser peligroso aquí o en cualquier industria donde lo exterior y la apariencia son altamente valorados. Pero, honestamente, amo ser actriz, aparecer en películas, me gustan las narrativas, me gustan los libros y examinar historias. Ese es mi trabajo, pero mi vida es con mi esposo y mis hijos, en nuestro hogar. Mi hijo va a la escuela y está feliz con su novia; mi hija comenzó a estudiar en una nueva institución, y mi esposo trabaja en lo que le gusta. Eso hace que mi entorno se sienta sólido, que es lo que realmente importa en la vida. Freud decía que uno necesita trabajo y amor para tener algo en que creer.

blindness_600x400 Junto a Mark Ruffalo en Blindness

Hollywood sigue siendo algo duro con las mujeres cuando se trata de la edad. ¿Qué tanta presión siente en este aspecto en su trabajo?
Como actriz uno lidia con eso probablemente de la misma forma que cualquier otra persona. Uno tiene que considerar factores alternos a madurar con gracia en este negocio, y no siempre existen buenas respuestas para ello. Pero como actriz pienso que mientras uno tenga trabajo y papeles que se acoplen a la edad que uno va viviendo, las cosas van a seguir normales. Uno siempre va a encontrarse con que existirán historias de todas las edades. Pero más que cualquier presión por edad, me siento bendecida por hallar trabajo con personajes sólidos, al mismo tiempo que cuento con una familia y mucho amor a mi alrededor. Creo que me preocupo de igual manera que cualquier humano en el sentido de que uno a veces piensa cuánto tiempo nos queda en el mundo, y un personaje como en Still Alice nos hace confrontar esos pensamientos.

En estos tiempos la cultura de los medios sociales hace parte de la vida cotidiana. ¿Se siente cercana con medios como Twitter, Facebook o Instagram?
Bueno, ya sabes, yo ya soy vieja para esas cosas [risas]. Lo que quiero decir es que esta cultura de internet resulta interesante, sin lugar a dudas, y pienso que la gente se siente que está en un mundo privado, pero se trata de un mundo colectivo con responsabilidades ambiguas. Creo que tenemos aún un buen tiempo por delante antes de que la sociedad aprenda a usarlo apropiadamente. Todavía existen ámbitos preocupantes, sobre todo en los jóvenes. Yo tuve una cuenta de Facebook por un tiempo, por la curiosidad de saber cómo funcionaba, y no me gustó. Mi hija ya no tiene cuenta de Instagram porque sentimos que no era lo suficientemente grande para entenderlo bien. Y no me gustan los selfies, ni posar para tomármelos, ni esa clase de reflexión de la imagen todo el tiempo.

¿Piensa volver a la pantalla chica pronto?
Lo último que hice para televisión fue El cambio de juego, donde interpreté a Sarah Palin para HBO. Y claro, volver a la televisión siempre está abierto, pero pienso que el medio ya no importa más en estos días. He hecho mucha televisión y seguiré yendo a donde haya trabajo y donde haya personajes e historias interesantes que contar.

Articulos Relacionados

  • El arte está en todas partes: hasta en las fotos de paparazzi
  • Playlist: la música que escucha Manuel Medrano
  • No se quede sin ver a los candidatos al premio Luis Caballero
  • El tráiler de Stranger Things ya está aquí