9 pequeños lujos para ser feliz

Lujo es lo no desechable, es lo que se usará y usará y siempre estará vigente.

No logo
Para muchas personas llevar las iniciales de un diseñador es símbolo de estatus, sin embargo pienso que nuestras propias iniciales son más valiosas que esas letras grandes y doradas adornando nuestras carteras. Y además no se pueden falsificar. La no-publicidad es un lujo.

Poco equipaje
Viajar es de verdad un lujo, pero viajar con exceso de equipaje lo hace tortuoso y ordinario. Hagamos de cada viaje un reto de poco equipaje lo cual implica saber editar y seleccionar. O en el peor de los casos, mandar algunas maletas por correo. Llegar al aeropuerto con muchas maletas, ¡no!

Para siempre
Lujo es lo no desechable, es lo que se usará y usará y siempre estará vigente, como, por ejemplo, un buen maletín de viaje, una bufanda, una buena gabardina. Son objetos que con el tiempo adquieren un carácter tan único que resulta difícil que el dinero pueda comprarlos.

Comer bien
Es increíble que lo que antes era normal ahora resulta un lujo: la comida orgánica y tener conciencia de que eres por lo que te alimentas. Démosle la bienvenida al delicioso kale, a las semillas de chía o a la quinua. Un lujo verde que nuestra salud agradecerá.

Jua, jua
Reírse de la vida y mucho mejor si es de uno mismo, es el elixir de la felicidad. Una buena sonrisa es su mejor joya.

Tecnología Off
Ser esclavo de la tecnología puede ser una pesadilla. Hacer el ejercicio de apagar por horas el celular o desconectarse por algunos meses con las redes sociales, es el verdadero lujo que se le da a la mente.

Esponjitas
Seamos una esponja con todo lo que veamos: las relaciones que tenemos, Internet, el arte, los libros, las revistas, las películas. Toda esta información se cuela en nuestro inconsciente. En mi caso, la estética ocupa el mayor lugar. Todo lo que hacemos es llenar los ojos con información que nadie nos puede quitar.

Lo que no se ve

El lujo que está, pero que no se ve, son esas buenas sábanas y toallas que sentimos al despertarnos. No deje de hacer de la rutina diaria un ritual egoísta para los sentidos.

No a la Mujer Maravilla
Saber reconocer que el día no se puede estirar. Decir NO a muchos compromisos que solo son por quedar bien y no aportan nada. Tener en cuenta que el tiempo es oro.

Articulos Relacionados

LO MÁS RECIENTE

  • Detrás de la portada: septiembre y nuestro gran especial de yoga
  • Galería: ¿Quiere convertirse en un personaje de Pixar?
  • El regreso, el dolor y la melancolía representados en desnudos artísticos
  • ¿Ya vio ‘La mujer que bota fuego’, el nuevo video de Manuel Medrano?