¿Dónde estaban los líderes de la Segunda Guerra Mundial cuando estalló la Primera Guerra Mundial?

En esta necesaria conmemoración de los cien años de la I Guerra Mundial, se quiso saber qué hacían los líderes de la II. ¿En qué andaban los grandes protagonistas –sin saberlo– del siglo XX?

Cuesta mucho no pensar en, por ejemplo, Hitler y Mussolini únicamente como los sanguinarios líderes de Alemania e Italia que cobraron la vida de millones de personas, destruyeron la típica altivez europea del siglo XIX y dejaron a todo el continente en una encrucijada moral que sigue siendo tema recurrente en la cultura popular. Pero por raro que sea pensarlo, los personajes históricos fueron jóvenes y reales. Hasta Winston Churchill, a quien el pasado lo castigó en forma de encuesta: en 2008, 1 de cada 4 británicos de 20 años opinaron que el Nóbel de Literatura era producto de la imaginación.

Como el destino es incierto pero se construye en el pasado, vale la pena repasar la historia previa de algunos hombres que, si bien controversiales, fueron visionarios y fundamentales hasta nuestros días.

Adolf Hitler (Alemania)
Dónde y cuándo: Braunau am Inn, Austria, 1899 – Berlín, 1945
Quién fue: Líder de la Alemania del III Reich, desde 1933 hasta 1945. Artífice del Holocausto y la invasión a buena parte de Europa, eventos que se saldaron con, por lo menos, 6.000.000 de muertos.

A los 25 años de edad en 1913, Hitler escapó de Viena para irse a Múnich, evadiendo el servicio militar con el Imperio Austro-Húngaro del que nunca se sintió parte. Sirvió, en cambio, para el Ejército Bávaro. Al año siguiente los ejércitos regionales se unificaron para formar el alemán y allí Hitler tuvo un papel discreto pero importante: fue mensajero en el Frente Occidental durante tres años. La Guerra, además, fue el espacio perfecto para que sus fuertes ideas nacionalistas –alemanas, claro– y el antisemitismo tomaran forma. En 1918 recibió la Cruz de Hierro, quizá presagio de la mente política y militar que sería. Aunque el partido Nazi se formó menos de dos años después, nadie imaginaba todavía de qué sería capaz ese hombre enjuto de bigote peculiar.

Franklin D. Roosevelt (Estados Unidos)
Dónde y cuándo: Hyde Park, New York, 1882 – 1945, Warm Springs
Quién fue: Presidente y una de las mentes maestras detrás de la unión de los Aliados para combatir a Alemania, Italia y Japón en los diferentes frentes. Su influencia para hacer de EEUU una potencia de la posguerra fue innegable.

Al americano de la lista la ‘Guerra Europea’ le llegó de forma providencial para dar pequeñas muestras del recio talante político que lo caracterizaría. Con 28 años en 1910 y a la cabeza de un grupo disidente del partido demócrata, el brillante abogado obtuvo un escaño en el Senado. En 1912 apoyó a Woodrow Wilson en su campaña presidencial y obtuvo el cargo de Secretario Asistente de la Marina. Las sucesivas negativas de Wilson a Roosevelt desde 1916 para enviar la flota naval a Europa –quería que el país se mantuviera neutral–, no quebrantaron el carácter de Roosevelt, que en 1918 por fin viajó a Reino Unido y Francia para inspeccionar las instalaciones estadounidenses. Esa decisión, terca y valerosa, le valió el respeto que le tendrían en tiempos muy difíciles.

Winston Churchill (Reino Unido)
Dónde y cuándo: Oxfordshire, 1864 – Londres, 1965
Quién fue: Una de las mentes más brillantes del siglo anterior, Churchill tuvo un dilatado interés en la historia, el arte, la literatura, y la carrera militar. Una presencia clave para la derrota del Eje gracias a su enorme experiencia previa de más de 50 años en la carrera política.

Vea también: Winston Churchill en cinco minutos

A los 40 años cuando se desató la Guerra, Churchill contaba ya con 10 libros sobre sus experiencias de guerra en África, un lugar en el Parlamento y el Ministerio del Interior. Hasta la desastrosa campaña de los Dardanelos en 1915, en la actual Turquía, contra otomanos y germanos fue el comandante de la Marina Real. La derrota le costó la cabeza, sin duda un duro golpe para el Bulldog Británico, que en 1916 volvió al ejército para pelear en el frente, en un intento por restaurar su credibilidad. Al año siguiente, asumió como Ministro de Armamento y en 1919 como Secretario de Estado para la Guerra. Incluso con esa hoja de vida su historial apenas comenzaba. Todavía estaba a 20 años de ser Primer Ministro, pero ya se encaminaba a recuperar la moral británica.

El emperador Hirohito (Japón)
Dónde y cuándo: Tokio, 1901-Tokio, 1989
Quién fue: El emperador japonés propuso la alianza que lo unió al Eje con Alemania e Italia en 1940 hasta su rendición en 1945, además de haber aceptado a manos de su General de Marina, el ataque a Pearl Harbor.

Hirohito fue el único nacido en el seno de una dinastía imperial, en un país cuya cultura no era la occidental y vivió de manera tangencial la I Guerra, si bien Japón cumplió una labor estratégica importante al asegurar el Pacífico Sur y el Océano Índico. Sus escasos 13 años en 1914 le impedían estar al tanto de lo sucedido y tomar cualquier decisión de peso a su edad, aunque su presencia en el ejército empezaba a notarse. Fue promovido a teniente en 1916, pero aún no imaginaba las responsabilidades reales que debería asumir en el futuro: diez años después habría de asumir la dignidad imperial y afrontar la crisis financiera que azotaba al estado.

Joseph Stalin (Rusia)
Dónde y cuándo: Gori, actual Georgia, 1878 – Moscú, 1953
Quién fue: El hombre que se unió a los Aliados luego de pactar con Hitler, aprovechó la guerra para ampliar la influencia soviética sobre Europa del Este y dividió 40 años a Alemania.

En 1912, el Stalin de 34 años era marxista consumado, trabajaba como editor del semanario Pravda en San Petersburgo y creaba rencillas en el partido por sus disputas con Lenin. Después de una temporada en el exilio en Polonia y Austria en 1913, regresó a Rusia para ser traicionado, encarcelado y llevado a Siberia durante cuatro años. En 1917, por fin liberado, dedicó todos sus esfuerzos durante dos años a consumar la Revolución, aprovechando la debilidad del Imperio en el frente exterior por los combates contra prusianos y otomanos. Mostrando la mano dura que lo haría conocido en el futuro, abogó por el exterminio de traidores y contrarrevolucionarios, al tiempo que intentaba imponer su influencia en la facción militar de la Revolución.

Benito Mussolini (Italia)
Dónde y cuándo: Predappio, Forli, 1883 – Como, 1945
Quién: La cabeza de la Italia Fascista fue uno de los líderes políticos y militares de la II Guerra Mundial más activos, declarando el conflicto a sus pares británico y francés, además de tener un papel ideológico fundamental.

Tal vez para ningún otro personaje el periodo de la Guerra tuvo un efecto tan tremendo en su postura ideológica. En 1909, era no sólo simpatizante, sino miembro activo del Partido Socialista y ferviente opositor al imperialismo italiano en África. Sin embargo, su enardecido carisma le impidió acatar la postura neutral del Partido frente a la Guerra que apenas se gestaba. A finales de 1914, con 31 años, ya desencantado del marxismo, abraza los ideales de patria y lealtad. Crea el movimiento Fascisti y se une al ejército nacional con el que pelea hasta 1917, hecho decisivo para la gesta de su nueva ideología de unidad nacional y el verdadero territorio italiano. En 1918 inició sus apariciones en la plaza pública y sólo bastarían dos años para convertirse en Primer Ministro.

Articulos Relacionados

  • Galería: Vea las 10 especies marinas no conocidas por el mundo
  • ¿Ya conoce el Ken millennial?
  • Detrás de la portada: Samy Bessudo
  • Galería: 150 años de Frank Lloyd Wright